Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN SÁBADO 11 s 11 s 2006 ABC AD LIBITUM LOS COMPLEJOS DE PIQUÉ EN FIN UN PATO COJO EN LA CASA BLANCA nistán de los talibanes) y el resultado, en unos casos ESDE el miércoles pasado, George W. Bush es un por sobreactuación (Irak) y en otros por inacción (Pales pato cojo Ingresa así en la infamante orden tina) es un incendio en Oriente Medio de proporciones (la de los lame duck) a la que son relegados aqueinéditas. Nuevos poderes disputan la hegemonía a los llos presidentes que llegan a la segunda mitad de su sealiados de Occidente mientras se empantanan, si no se gundo mandato. Como Bill Clinton o Ronald Reagan, agravan, los conflictos de toda la vida. los únicos que alcanzaron ese estadio desde la presidenMientras le llega la posibilidad de esa rehabilitacia de Eisenhower (1952- 1960) Los patos cojos siguen ción póstuma, Bush, como todos los patos cojos que le mandando, y mucho, pero pintan poco. No pueden ser rehan precedido, paseará su melancolía por el ala elegidos, y esa limitación les convierte en polítioeste de la Casa Blanca ¡qué magnifica serie cos amortizados, en personajes condenados a condenada a la clandestinidad! En el plazo de una excedencia prematura, a una irrelevancia menos de un año, las maquinarias de los premortificante. Se trata de una prescripción cruel candidatos pondrán a punto los filtros de las pero higiénica, que sólo se aplica a la más alta primarias y la atención del público virará defimagistratura del país. Suficiente como ejemplo. nitivamente a sotavento. A partir de entonces, Como en tantas otras cosas, el sistema americaademás de haberse convertido en una figura deno tiene todavía unas cuantas lecciones que dar corativa, el presidente saliente se transformaa las democracias europeas, que exigen de sus diEDUARDO rá en una máscara del pasado a la que se confirigentes más bien pocas cosas. SAN MARTÍN nará al baúl del olvido; y sobre la tapa de ese Pasados esos dos últimos años lacerantes, baúl se sentarán con todas sus fuerzas los candidatos a los patos cojos alcanzarán la menos humillante condila sucesión para impedir que se filtre el recuerdo más ción de ex presidentes y serán elegidos para alguna miinsignificante. sión de Estado, darán conferencias o presidirán alguna Los infortunios de la guerra de Irak han pesado cofundación y, si así lo quieren, ganarán mucho dinero. mo una losa sobre los candidatos republicanos y han Además, con algo de suerte y con la ayuda de la benevocreado una atmósfera general a favor de un cambio, pelencia olvidadiza de los electores, hasta podrán recupero no han decidido cada una de las batallas en disputa, rar parte del prestigio perdido en la agonía de sus presicuyo desenlace ha dependido mucho, como casi siemdencias. Les sucedió a los ya mencionados Reagan y pre, de asuntos domésticos y de la personalidad de cada Clinton. ¿Ocurrirá lo mismo con uno de los presidentes candidato. Dos ejemplos: Joe Lieberman, el senador demás ridiculizados y menospreciados, sobre todo fuera mócrata por Connecticut, que fue derrotado en las pride su país, en el crepúsculo de su mandato? marias del partido por su apoyo a la guerra, se presentó Para su desgracia, Bush junior ha ligado de tal forcomo independiente y ha conseguido una holgada victoma su prestigio a la suerte de una estrategia exterior ria (contar su escaño como demócrata representa, para tan bien intencionada como sumamente arriesgada, según qué cosas, una simplificación) George Allen, ex tan visionaria en sus objetivos como pésimamente ejesenador también republicano por Virginia y posible cutada sobre el terreno, que la historia sólo le absolverá candidato presidencial, perdió el último y decisivo escasi Estados Unidos consigue salir del atolladero con el ño de su partido por una torpeza dialéctica en forma de menor coste posible. No va a ser fácil, ni rápido. La gueinsulto (le llamó macaco a un colaborador indio- amerra contra el terror emprendida por su administración ricano de su oponente, Jim Webb. Pequeños detalles como reacción al 11- S desenfocó pronto su objetivo, desque los electores americanos sí tienen en cuenta. pués de que se iniciara en el escenario correcto (el Afga- S ER bilingüe, como ser ambidiestro, tiene más de bendición que de castigo. Quizás alguien pueda sorprenderse con la maña de quien maneja unas tijeras con la mano izquierda; pero, salvo que circulen entre bastidores otras motivaciones, no cabe deducir de esas habilidades inconveniente alguno para la convivencia. Ni en Galicia, donde nací, ni en Cataluña, donde viví años de grato recuerdo, tuve nunca problemas con los bilingüismos que se ejercen en ambos territorios y he llegado a la conclusión- -provisional, como deben ser en España todas las conclusiones sensatas- -de que en esM. MARTÍN to de las hablas y sus FERRAND usos no se dan más problemas que aquéllos que se derivan de la mala educación. La cortesía tiene más fuerza que la rabia. Tampoco se debe perder de vista que entre nosotros, en las regiones naturalmente bilingües, algunos utilizan la circunstancia como un uniforme político para diferenciarse del resto de los españoles y, así animados, emplean el idioma como una maza para agredir a los demás. Es un fenómeno interesante para la psiquiatría o, quizás, para el análisis de las patologías sociales; pero no es prudente, ni lúcido, introducir el caso en la fenomenología política por mucho que algunas siglas determinantes no tengan más contenido, ni más enjundia, que el de la imposición de un idioma. Así se advierte, por ejemplo, cuando en el difícil pacto entre el PSC y ERC el mayor obstáculo conocido radica en el control de la política lingüística que, naturalmente, Josep Lluis Carod- Rovira reclama para sí. Algo de todo punto lógico porque al líder republicano y separatista le ocurre lo que a los hermanos Serafín y Joaquín Álvarez Quintero: traducidos y sin acento se quedan en nada, en algo pastoso y sosaina. En ese ambiente, escaso de equilibrio y oscuro de intención, sorprende que Josep Piqué les haya pedido a los tres diputados de Ciutadans que se disponen a incorporarse al Parlament que eviten la provocación y la confrontación lingüísticas Debe ser que, como Asterix sospechaba de los romanos, estos chicos del PP están todos locos. La normalidad sólo se alcanza a partir de la conducta normal de cada uno de nosotros. Entender como provocador que alguien se exprese en castellano, la lengua oficial del Estado, como indica el artículo 3 de la Constitución, aun reconociendo que las demás lenguas españolas serán también oficiales a sus respectivas Comunidades Autónomas es alejarse del sentido común y evidenciar un complejo que no conviene como pedestal para el líder catalán del PP, el otro partido nacional español. Los naturales recelos que, en defensa de su flanco izquierdo, el PP debe mantener frente a Ciutadans no puede sostenerse en que alguien como Piqué- -tan evolutivo, tan adaptable- -quiera resultarle simpático a quienes le desprecian ante notario, para que conste. D ¿Salir de Irak? ¿Y en qué situación dejo a los dirigentes europeos que engañaron por mí?