Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 MADRID VIERNES 10 s 11 s 2006 ABC Quince mil personas abarrotan la Plaza Mayor en honor a La Almudena Gallardón reclama desafiar el terror, como siempre lo hicimos, hasta vencerlo s Rouco alerta del rechazo a la Iglesia JESÚS BASTANTE MADRID. Una fría pero soleada mañana invitó a más de 15.000 madrileños a seguir en vivo la Eucaristía con motivo de la festividad de Nuestra Señora de La Almudena en la Plaza Mayor. En su día, la patrona de Madrid fue recibida con una salva de aplausos por parte de la feligresía cuando, minutos antes de las once de la mañana, apareció en procesión por uno de los arcos del foro, escoltada por las congregaciones y hermandades. Poco después, las autoridades civiles, encabezadas por el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, y la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, hicieron acto de presencia. También acudió a la Plaza Mayor la concejala de Bienestar Social, Ana Botella, así como diversos representantes militares y de asociaciones civiles. Aunque, como siempre, el protagonismo, antes y después de la ceremonia, corrió a cargo de los fieles. La ceremonia fue presidida por el cardenal de Madrid, Antonio María Rouco, quien estuvo acompañado por sus obispos auxiliares, el arzobispo castrense, los obispos de Getafe y Alcalá, y el Nuncio de Su Santidad, Manuel Monteiro de Castro, así como de dos centenares de sacerdotes y los seminaristas de la diócesis. Madrid es cristiana Durante su homilía, Rouco Varela invitó a los fieles a hacer memoria de nuestra historia común sustentada en las convicciones religiosas y morales de las distintas generacio- El cardenal Rouco Varela ofició la homilía Una patrona entre muros La devoción a Nuestra Señora de La Almudena está íntimamente ligada a la historia de Madrid. Según cuenta la tradición, el 9 de noviembre de 1085 se rasgó el frente de una torre de la muralla de la Puerta de la Vega, apareciendo tras la grieta una imagen de la Virgen, que los cristianos del Magerit morisco habían ocultado. En 1382 ya se nombra como Almudena a una imagen de la Virgen, que el pueblo de Madrid siempre ha venerado y a la que ha acudido en numerosas ocasiones. La más famosa, en 1648, cuando durante unas fuertes inundaciones el Concejo Municipal pidió la intercesión a la imagen, prometiendo acudir a la fiesta de su patrona perpetuamente para siempre jamás De hecho, durante la Eucaristía, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, renovó el voto a la Virgen. La imagen actual de la Virgen de La Almudena fue coronada solemnemente el 10 de noviembre de 1948 y declarada patrona de la diócesis de Madrid por el Papa Pablo VI el 1 de julio de 1977. La imagen permaneció en la concatedral de San Isidro hasta 1993, cuando Juan Pablo II consagró la catedral de La Almudena. nes de madrileños. Tras reconocer que Madrid es cristiana el cardenal reconoció que, a lo largo de su historia, no han faltado los pecados y las negaciones teóricas y prácticas del Evangelio entre los cristianos y los miembros de la Iglesia en Madrid aunque recordó que ha abundado mucho más la Gracia En cuanto al presente y al futuro de la fe en Madrid, el purpurado, pese a apuntar que se mantiene viva la herencia creyente y cristiana de nuestra historia tuvo que reconocer que la increencia se presenta en la actualidad madrileña no solamente como un fenómeno aislado sin mayor significado e influencia social y cultural, sino como el marco último de la concepción y de la fundamentación de la vida de no pocos. Una increencia que se presenta unas veces como un rechazo sin más de la Iglesia y de la específica cosmovisión cristiana del hombre y de la moral; otras, en cambio, como negación radical o cuestionamiento sistemático de Dios mismo ¡No ha pasado la hora del Madrid cristiano! reclamó el cardenal Rouco, quien calificó de formidable el reto de la evangelización que se presenta para los cristianos madrileños, especialmente para los más jóvenes, que sienten nostalgia y necesidad de Dios y a los que el arzobispo de Madrid ha convocado este fin de sema- na a la Misión Joven en un acto festivo que se celebrará en la Plaza de Oriente. Para Rouco, en el Madrid de hoy se necesita asentar de nuevo los fundamentos éticos de la vida en común, económica, social, cultural y política, sobre los principios de la dignidad inviolable de la persona humana, creada y redimida por Cristo, de sus derechos fundamentales y de los del verdadero matrimonio y de la familia, atendiendo siempre a las exigencias solidarias del bien común En este sentido, calificó de verdaderamente desalmando el tratamiento del derecho a la vida del no nacido, incluso en los últimos meses del embarazo de la madre, es decir, con la práctica de los llamados abortos tardíos Desafiar al terror En el transcurso de la ceremonia, el alcalde de Madrid renovó el Voto de la Villa a su patrona, vigente desde 1648. En el mismo, fuertemente aplaudido por la concurrencia, Gallardón pidió a la patrona su ayuda para que Madrid siga siendo un lugar más solidario y humano donde podamos apreciar las preciosas diferencias entre sus habitantes. Que en tiempos de oscuridad sigamos siendo luz reclamó el regidor, quien reclamó respeto y tolerancia con todas las razas, lenguas, credos, ideas y formas de vivir en Madrid, para no