Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 MADRID VIERNES 10 s 11 s 2006 ABC AL DÍA SE DICE, SE COMENTA Y más del escándalo de Ciempozuelos. Las informaciones apuntan cada vez con más fuerza a que Rafael Simancas tenía información sobre las andanzas de sus dos ex alcaldes. De ahí, la fulminante dimisión de Torrejón, forzado por el secretario general del PSM, Andrés Rojo. Si lo sabía el Sepblac, lo sabían Interior y Hacienda; si lo sabían ambos Ministerios, ¿es posible que fueran informados dirigentes del PSM? Eso sin hablar del papel de la Fiscalía. Y si disponían de alguna información, ¿por qué no tomó ninguna medida? El caso Ciempozuelos le ha causado además a Simancas un grave problema interno, ya que comienzan a aflorar tensiones en el seno de su propia formación sobre las estrategias que se están utilizando y el riesgo de que la táctica del ventilador termine por volverse contra quienes la están poniendo en marcha. Y se susurra, veladamente, un nombre... CARTAS DE LOS LECTORES Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepase el espacio destinado a ellas. Ignacio Ruiz Quintano Sobre la sanidad pública Me gustaría informar de un suceso que ocurrió el pasado 9 de noviembre: mientras realizaba una labor de voluntariado en las ambulancias de una conocida ONG, trasladamos a un paciente, de nacionalidad rumana, al centro de salud más MORA n Madrid el rollo político está en echarle una mosca en la sopa a Gallardón, el verso libre que hace cameos en las bodas de Fígaro de la Casa de la Panadería. La mosca la soltarían los civilones de Ciutadams aunque no saben todavía qué clase de mosca soltar. El último nombre contemplado ha sido el de Gotzone Mora, pero a ver quién es el ciutadam que ata a esa mosca por el rabo. A los civilones de Ciutadams se les deben de haber hecho los dedos huéspedes: un voto que le quiten a Sebastián, por liberalón, y otro voto que le quiten a Gallardón, por progresistón, son dos votos, y dos votos es todo lo que necesitan para decidir quién nos conviene de alcalde. La verdad es que, si uno fuera votante, no sabría a quién votar. A la izquierda, desde luego, no: su reino no es de este mundo. Y a la derecha, tampoco, por motivos personales. ¿Aguirre? Hace tres lustros que me prometió una loseta forestal con el nombre de mi hija para poner al pie de una acacia en la puerta de mi casa. Y hasta ahora. ¿Gallardón? Hace ya algunas semanas que me prometió un DVD de Don Giovanni Y hasta ahora. ¿Mora? Me dicen que posee- polvo sudor y hierro -las seis virtudes: Veracidad, Modestia, Fortaleza, Fidelidad, Justicia y Humanidad. Pero una mujer así habría nacido para Isabel la Católica, no para bisagra de la Alcaldía de Madrid. Y si todo lo que quieren los civilones de Ciutadams es echar una mosca en la sopa de Gallardón, mejor Calderón me llamo Calderón y doy suerte que Gotzone Mora. El tal Calderón, que se llama Calderón y da suerte, sería el señuelo ideal para el regeneracionismo de Ciutadams Por la izquierda, le quitaría a Sebastián los votos de quienes se niegan a ganar en el callejero municipal la guerra que perdieron en el campo de batalla. Por la derecha, le quitaría a Gallardón los votos de quienes en noviembre prefieren un mal Tenorio en español a un buen Ibsen en catalán. Y los votos así arrebatados a la derecha y a la izquierda se los entregaría a Aguirre, que es el centro, a cambio de que con el dinero público, que no es de nadie, Aguirre nos diera de balde los goles del Bernabéu: el de Nicolita al Steaua, el de Emerson al Celta... E ABC Atropello mortal en la A- 2 Un hombre de nacionalidad ecuatoriana, de 30 años, murió la madrugada de ayer tras ser atropellado por un vehículo a la altura del kilómetro 12 de la A- 2, cuando se disponía a cruzar la autopista junto con otro hombre, también ecuatoriano, de 17 años. El conductor del vehículo se dio a la fuga tras el impacto cercano. En la admisión de dicho centro se solicitó la documentación al paciente, respondiendo éste que no la tenía, ante lo que se negaron a atenderle por carecer de las garantías suficientes de que les fuese a pagar el importe de la asistencia. Hasta ese día, nunca se nos había negado la asistencia a un paciente. Nos dicen en el centro que desde hace 4 meses la Consejería de Sanidad de la Comunidad ha dado instrucciones para que no se preste asistencia a pacientes indocumentados por el alto riesgo de que no paguen. Según tengo entendido, en el artículo 43 de la Constitución se reconoce el derecho a la sanidad y en la LOE 4 2000 se estipula: Los extranjeros que se encuentren en España tienen derecho a la asistencia sanitaria pública de urgencia ante la contracción de enfermedades graves o accidentes, cualquiera que sea su causa, y a la continuidad de dicha atención hasta la situación de alta médica ¿Si el paciente hubiese sido de español se hubiese actuado igual? ¿Si la enfermedad hubiese sido un infarto de miocardio se hubiese actuado igual? Antes me sentía orgulloso de nuestra sanidad, a la que consideraba una de las mejores del mundo por su carácter público y universal... Ahora no sé qué pensar. José Luis Muñoz de Nova DIMES Y DIRETES Rafael Puyol Fundación Instituto de Empresa LA MORTALIDAD n un mundo tan inquieto por el presente, casi nadie reflexiona suficiente sobre el futuro. Algunos porque, aunque próximo, lo juzgan inexorable y molesto. Otros porque lo ven demasiado lejos para que les suscite preocupación. Y sin embargo, el futuro, que ya no es lo que era, debería interesarnos a todos. Porque cada vez son más los que van a tenerlo. Porque para ellos va a ser progresivamente más largo. Porque planteará necesidades y exigencias que es preciso prever y procurar. Muchas disciplinas incluyen entre sus preocupaciones el análisis del porvenir, pero hay una, la demografía, que sumi- nistra la materia prima para las previsiones de las demás. Como otros países industrializados que han llegado al final de su transición demográfica, España ofrece un buen ejemplo de nación con un futuro poblacional incierto, y algunos indicios para la preocupación, fundamentados en las características especiales de su trayecto- ria. En estas y en próximas colaboraciones pretendo desgranar algunos aspectos básicos de nuestra imagen demográfica en un horizonte cercano que muchos de los 44 millones de españoles actuales podrán ver y protagonizar Empecemos por lo más desagradable ¿Cómo va a evolucionar la mortalidad en los próximos 20 años? Hay una E buena y una mala noticia. La positiva es que va a mejorar nuestra esperanza de vida al nacer. Los varones, más impacientes para dejar este mundo, viven ahora 77 años largos y las mujeres 84. En el (extenso y corregible) censo de desigualdades entre los sexos los hombres se llevan, esta vez, la peor parte. Dentro de 20 años el sexo masculino subirá a 80 años y el femenino a 86. Caben otras posibilidades si alguno de los descubrimientos científicos en evolución obtienen los resultados deseados en términos de conservación de vidas humanas. Pero no resulta fácil prever cuando se van a producir, ni cuales van a ser sus efectos concretos sobre la mortalidad. La mala noticia es que, debido al envejecimiento, crecerá el número total de defunciones. En el año 2005 pasaron a la eternidad 387.000 personas. Y en el 2025 lo harán 472.000. Decía en otra ocasión, que ocuparse de la muerte en el futuro ofrece garantías de una clientela creciente. Habrá más funerales que bodas y que bautizos. Pero eso se lo contaré otro día.