Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 ECONOMÍA Nuevos movimientos en el sector energético VIERNES 10 s 11 s 2006 ABC (Viene de la página anterior) peniques- -4,9 euros- También descendió la cotización de Unión Fenosa (un 0,5 hasta 40,06 euros) por las posibles consecuencias negativas que podría tener la fusión entre Iberdrola y Scottish Power con el interés de ACS de integrar a esa eléctrica española con su participada Unión Fenosa. Y es que la supuesta compra de Scottish Power por parte de Iberdrola tiene varias lecturas. Por un lado, Ignacio Galán ya había amenazado en medio de la vorágine de opas que vive el sector con que el grupo dispone de 25.000 millones de euros para comprar, tanto en España como en el extranjero. Tras desistir en operaciones en Polonia, República Checa e Italia, Scottish Power es la primera opción para Iberdrola. Además, esa empresa tenía colgado el cartel de se vende desde que, hace justo un año, E. ON hiciera una oferta que finalmente no fue aceptada por el consejo de la firma británica. La irrupción de los Entrecanales en la opa de Endesa acerca a Pizarro y Bernotat Acciona sigue adelante pese a que la eléctrica puede levantar las cautelares y convocar junta para retirar los blindajes A. LASO D LOM J. GONZÁLEZ MADRID. La dirección de Endesa que encabeza Manuel Pizarro está cada vez más cerca de la oferta de E. ON sobre la eléctrica española. Y el culpable de esa aproximación no es otro que la constructora Acciona, que irrumpió en este enrevesado proceso en septiembre sin haber sido llamada por ninguno de los actores empresariales en la operación, aunque algunos como Gas Natural e Iberdrola lo festejaron. E. ON se interesó por Endesa a petición de la española en diciembre de 2005, cuando ésta buscaba un caballero blanco para abortar la oferta hostil de Gas Natural. La persona encargada de establecer la relación con los alemanes fue Rafael Miranda, consejero delegado de Endesa, y Pizarro se mantuvo siempre en una situación de cierta lejanía, incluso a veces de ligera hostilidad respecto a la opa de la alemana, como por ejemplo cuando en la junta calificó de muy baja la oferta de E. ON, entonces a 27,5 euros. Quizás no le gustó que pasasen de echar una mano a querer quedarse con todo Y ese ha sido el equilibrio en la dirección de Endesa durante muchos meses, con un Miranda más próximo a E. ON y un Pizarro más independiente y volcado sólo en el beneficio de sus accionistas, una cruzada que emprendió el día que rechazó unirse a Gas Natural- La Caixa. Pero sin exagerar, es decir, cada uno en su papel, pero también bastante coordinados. De manera que la llegada de Acciona, ya con más del 20 del capital de Endesa y con intención de alcanzar el 24,9 %o el 29,9 si lo permite la nueva ley de opas, ha aproximado a Pizarro y a los alemanes al punto que algunas fuentes aseguran que hasta podría haberse celebrado en octubre un encuentro entre el presidente de la eléctrica con el de E. ON, Wulf Bernotat, lo que no ha sido confirmado oficialmente. Los contactos de José Manuel Entrecanales y Pizarro no sólo no han dado frutos, sino que han alejado las posiciones. Desde la eléctrica se acusa frontalmente a Acciona de ser un instrumento del Gobierno, del todavía asesor económico de Zapatero, Miguel Sebastián y próximo candidato a la alcaldía de Madrid, lo que desmiente la constructora. Y Entrecanales y Bernotat tampoco han congeniado ni coinciden ahora en sus intereses. La realidad es que si la CNMV aprueba en breve la opa de E. ON y luego el consejo de Endesa no valora demasiado mal el precio, levanta las medidas cautelares ante la justicia (aunque siga con los plei- Pizarro, con el presidente de Perú, Alan García, ayer en Lima tos) y lo que es más importante, convoca una junta extraordinaria para levantar los blindajes estatutarios, las cosas se le pueden poner a Bernotat como a Fernando VII jugando al billar, sobre todo si sube su oferta de los 35 euros. A menos que Gas Natural logre otro bloqueo judicial en Barcelona por lo de la información privilegiada, la opa arrancará. Mientras, Acciona sigue buscando un aliado y tiene ya algún conejo en la chistera pero ni Endesa ni Caja Madrid la han recibido bien. Es más, la caja que preside Miguel Blesa está más en una actitud vendedora ante la opa de E. ON que lo contrario. Es difícil renunciar a 1.700 millones de plusvalías, aunque probablemente no vendería todo. En cualquier caso, la entidad no se ha pronunciado. No es el momento. Y su silencio sigue siendo un aliado de Pizarro. La hostilidad del PP con Gas Natural y su posterior si- REUTERS Fusión con Fenosa Para muchas fuentes la operación tiene el genuino estilo de Galán de ir por delante, ya que Iberdrola se ha quedado en un segundo plano en el proceso de opas que se está llevando a cabo en nuestro país y tampoco se fía al cien por cien de la propuesta de fusión con Unión Fenosa planteada por Florentino Pérez. Hay que recordar que ACS es el primer accionista de Fenosa y a finales de septiembre adquirió un 10 de Iberdrola, operación que fue considerada por el sector como un primer paso para una posterior fusión de ambas compañías, que no se llevará a cabo hasta que el Gobierno cambie las normas de competencia para que uno más uno sean dos o más y no como ahora, que uno más uno es menos de uno En cualquier caso, si Iberdrola la participación de ACS en Iberdrola no se diluiría, por lo que su estrategia de fusión no variaría. Todos hablan con todos, también con los de fuera (Iberdrola- Scottish) de modo que cualquier combinación es posible lencio sobre Acciona podrían aventurar problemas en el consejo de la caja cuando éste tenga que decidir, sobre todo viendo cómo están las cosas en el PP y el equilibrio de Blesa en su consejo, aunque la pasta siempre une mucho. La guerra de verdad se libra ahora entre E. ON y Acciona, pero la constructora juega sobre seguro y tiene cubierta la retirada. Ha comprado a 32 euros y la oferta alemana está en 35. Siempre podría vender. No obstante, no piensa tirar la toalla, y aún puede tener importantes aliados. No sólo los italianos de Enel o otros grupos europeos, sino incluso Gas Natural y todo el entramado empresarial de La Caixa (Agbar, Abertis, Repsol, etc) con un Antonio Brufau muy reforzado con el nuevo tripartito. Todos hablan con todos, incluso con los de fuera (Iberdrola- Scottish) así que cualquier combinación aún es posible. Fernando Cortés EL FACTOR HUMANO N o me atrevo a decir que sea sólo culpa de Zapatero- -aunque él tiene mucho que ver- pero da la sensación de que en la vida político- económica española, en estos mo- mentos, casi nadie está a gusto con el papel que le toca representar. Otra cosa, por supuesto, es que por una simple cuestión de modales lo adecuado sea decir justamente lo contrario. Un ejemplo claro lo tenemos en la guerra eléctrica. Sé que la reordenación del mapa energético de nuestro país no es un tema que despierte el entusiasmo de la mayoría de los ciudadanos, ni que provoque acaloradas discusiones en los hogares; pero eso es porque nadie se ha preocupado de estudiar el aspecto humano que rodea al asunto. Detrás de las opas hostiles, las sinergias y las cuentas de resultados se esconde una apasionante histo- ria de amor y odio en la que los protagonistas no son las empresas, sino las personas. Es muy obvio que al presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, no le ha hecho ninguna gracia la entrada de ACS en el capital de su compañía, por lo que tiene de cesión personal de poder. Y así está dispuesto a hacérselo notar, todos los días, a Florentino Pérez. El acercamiento a Scottish Power puede interpretarse en esta clave, aparte de lo que tiene de huida hacia adelante. Manuel Pizarro, mientras, vive montado en el Dragón Khan. Al presidente de Endesa le disgustan las dos opas que tiene encima de la mesa. La de Gas Natural siempre le ha parecido un insulto a su inteligencia y la de E. ON, una puñalada de pícaro. La aparición de los Entrecanales es ya el remate a un año indescriptible. El más sorprendido de todos, sin embargo, es Antonio Brufau, que cada mañana, al levantarse, se pregunta qué demonios se le ha perdido a Del Rivero en Repsol YPF. Las parejas que se plantean- -Iberdrola con ACS, Endesa con E. ON o con Acciona, y Repsol YPF de la mano de Sacyr- -pueden tener todo el sentido del mundo; y, sin embargo, no soy el único que piensa que esta triple historia va a terminar Mal. Probablemente, muy mal.