Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 10 s 11 s 2006 INTERNACIONAL 33 La Justicia acorrala al Gobierno Blair por una posible financiación ilegal Scotland Yard toma declaración a medio Ejecutivo por los préstamos al partido, recaudados por un asesor del presidente EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Tony Blair difícilmente podrá evitar un interrogatorio policial por el caso de los préstamos recibidos para su última campaña electoral, después de que todos sus ministros hayan sido requeridos por Scotland Yard para expresar por escrito lo que sabían sobre la supuesta financiación irregular laborista. Algunos de ellos, además, van a ser también interrogados los próximos días. Si Blair recibe la visita de la Policía, será la primera vez en 70 años que un primer ministro es interrogado en una investigación sobre corrupción política, y lo sería probablemente como sospechoso y no en calidad de mero testigo como está ocurriendo con sus ministros, entre ellos Gordon Brown, previsto sucesor en Downing Street. Scotland Yard ha preferido recabar información de los colaboradores de Blair antes de proceder a la entrevista con el premier a fin de preparar mejor ese encuentro. El caso se centra en los 14 millones de libras (20 millones de euros) de préstamos que Blair obtuvo para su campaña de 2005 a través de su recaudador personal, lord Levy. La investigación persigue dos objetivos: determinar si esos préstamos se lograron bajo la promesa de conceder a cambio un nombramiento, como el de miembro de la Cámara de los Lores, y si la fórmula de préstamos burlaba la ley de financiación de los partidos políticos. Prevención de Abusos de 1925 si se demuestra que el dinero suponía la compra de un título honorífico. La investigación, que aunque finalmente no descubra nada ilegal podría llevar a modificar la normativa sobre préstamos, afecta también a los demás partidos. El Partido Conservador, por ejemplo, recibió en su campaña 16 millones de libras (31 millones de euros) en préstamos, si bien sólo uno de los prestamistas conocidos fue propuesto para lord. El entonces dirigente tory Michael Howard, ha sido interrogado, aunque sólo como testigo. nathan Powell, entre otros. La probabilidad de que la investigación abarque a Blair viene señalada también por el hecho de que, a pesar de las críticas, el fiscal general del Estado, lord Goldsmith, ha rechazado inhibirse en el caso, a pesar de su dependencia política del primer ministro. El jefe de Scotland Yard, Ian Blair, ha delegado en cambio todas las decisiones a un subordinado. Bajo fianza En cualquier caso, las detenciones practicadas sólo se han llevado a cabo en el campo laborista. Además de lord Levy, la Policía ha detenido a dos de los millonarios que dieron dinero a Blair, Des Smith y Christopher Evans. Los tres se encuentran en libertad bajo fianza. Se ha interrogado también al jefe de la campaña de Blair, Alan Milburn; al anterior presidente del Partido Laborista, Ian McCartney, y al jefe de gabinete del primer ministro, Joh- Los unionistas deciden hoy si aceptan las propuestas de Saint Andrews ABC LONDRES. El Partido Democrático del Ulster (DUP) que encabeza Ian Paisley, debe clarificar hoy si acepta o no el documento de consultas sobre las llamadas propuestas de Saint Andrews, que establecen las bases para restaurar el Gobierno autónomo en Irlanda del Norte, que fue suspendido en octubre de 2002. En los últimos días los líderes del DUP se han reunido con el Partido Unionista del Ulster y líderes de la Iglesia presbiteriana y metodista para decidir su posición. El primer ministro irlandés, Bertie Ahern, aseguró ayer que aún veía posible que el Sinn Fein y los unionistas del DUP acepten el acuerdo de Saint Andrews. Estoy convencido de que lo lograremos señaló Ahern tras reunirse con el presidente de la Comisión, europea José Manuel Durao Barroso, y subrayó que su Gobierno está trabajando muy duro para lograr que todas las partes acepten el acuerdo. Una encuesta realizada a petición de la BBC demuestra que el 54 por ciento de los encuestados apoya el acuerdo, mientras que el 23 por ciento se muestra en contra. La mayoría de los unionistas moderados y de los nacionalistas lo apoyan, en cambio, el 22 por ciento de los votantes del DUP creen que su partido nunca debe compartir el poder con el Sinn Fein. Oscuras maniobras De acuerdo con la legislación, toda donación superior a 7.500 euros debe ser declara públicamente junto con la identidad de quien la realiza, por lo que lord Levy aconsejó a doce donantes, cuatro de los cuales luego fueron propuestos para lores, que sus aportaciones las entregaran como préstamos, lo que permitía ocultar su identidad. Esa actuación habría vulnerado la Ley de Partidos Políticos de 2000 si los préstamos se hicieron a un interés inferior al comercial o con la intención expresa de renunciar después al cobro de intereses o a la devolución del préstamo. También se habría ido contra la Ley de Un interrogatorio policial en Downing Street, el temor del primer ministro E. J. BLASCO LONDRES. El hecho de que todos sus ministros hayan recibido una carta de Scotland Yard solicitando información sobre el caso de los préstamos, y no Tony Blair, indica que para él la Policía está preparando probablemente un interrogatorio. Los colaboradores del primer ministro ya han comenzado a movilizarse para que la entrevista con los agentes tenga lugar en algún sitio fuera del alcance de las cámaras, y no en el número 10 de Downing Street, cuya puerta está continuamente en los encuadres de fotógrafos y televisiones. Tony Blair quiere evitar a toda costa la imagen de los agentes llegando a su residencia oficial de primer ministro, y desea que, si no es posible tener el encuentro en otro lugar, al menos se celebre en su oficina de la Cámara de los Comunes o en su casa oficial de fin de semana en Chequers, adonde no tiene acceso la prensa. Lo último que quieren- -decía en su edición de ayer The Daily Telegraph citando una fuente del Gobierno en referencia a Blair y sus asesores- -es que la Policía aparezca en Downing Street para tener una charla. No van a permitir que suceda