Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL Elecciones legislativas en Estados Unidos VIERNES 10 s 11 s 2006 ABC Rafael Bardají ¿POR QUIÉN DOBLAN LAS CAMPANAS? or América. Puede que todos aquellos que odian a Bush- -y admito que hay muchos- -piensen que los resultados electorales del pasado martes den como resultado una América más humilde, menos ambiciosa, plegada a los vientos de multilateralismo y pacifismo imperantes en el mundo. Incluso pueden creer que todo eso forjará un entorno más seguro. Se equivocan. Y no es una cuestión de opciones y simpatías políticas. Los republicanos han perdido no porque su presidente fuera un revolucionario, sino porque no han hecho más que poner trabas a la agenda de la Casa Blanca, impidiendo, por ejemplo, la reforma necesaria del sistema de pensiones o forzando al presidente a aceptar una política anti- emigración en la que no cree. Entre otras cosas. En cualquier caso, quienes celebran la victoria de los demócratas en Estados Unidos- -y estoy seguro de que habrá muchos en España- -deberían pensarse muy bien con quién están brindando. Y para eso nada mejor que darse un paseo por los chats islamistas. Son ellos quienes creen en su victoria. Los demócratas un elemento más para debilitar la voluntad occidental. Guste o no, no hay alternativa a América. Cuando sus críticos afirman que Occidente ya no existe ni que sea necesario revivirlo, son incapaces de decir qué puede sustituirlo que nos garantice el mismo nivel de prosperidad, libertad y seguridad. ¿China? ¿El Islam? ¿Una Europa decadente en población, riqueza y valores? Por eso el mundo necesita más América no menos. Necesita que América se involucre en el mundo, no que se repliegue. No sé que harán los demócratas ahora. Si corresponsabilizarse del papel que los Estados Unidos deben jugar en el mundo o, por el contrario, intentar llevar adelante su programa radical. Si éste es el rumbo elegido, América acabará replegándose sobre sí misma. Y nosotros, lo queramos o no, también nos quedaremos solos. Sólo que los americanos sabrán cómo defenderse y nosotros sólo podremos rendirnos cuando llegue la hora. P El ex presidente George Bush padre, con su antiguo asesor y ahora nuevo jefe del Pentágono, Robert Gates AP En el nombre de Bush padre James Baker como estratega y Robert Gates como ejecutor. Veteranos de la cantera de Bush padre para salir del laberinto de Irak. La marcha de Rumsfeld pudo ser una exigencia del ex secretario de Estado POR MERCEDES GALLEGO CORRESPONSAL NUEVA YORK. Papá Bush y James Baker le dieron a Sonny (por Bush hijo) la Presidencia para que jugase con ella, y la ha roto. Así que ahora se la están quitando escribía ayer la columnista del The New York Times Maureen Dowd. Se refería a la sustitución del secretario de Defensa Donald Rumsfeld por uno de los colaboradores del ex presidente. El nominado, Robert Gates, guarda en custodia los papeles del 41 presidente de EE. UU. en la Universidad A M de Texas, después de haber trabajado con él muchos años tanto en su propia presidencia como en la de Ronald Reagan, con quien Bush padre fue vicepresidente. La cantera de quien dicen es el verdadero genio político de la familia ha nutrido la Administración del hijo desde el principio, empezando por el vicepresidente Dick Cheney, ministro de Defensa de Bush padre durante la invasión de Panamá y la primera Guerra del Golfo. Cheney fue contratado para buscarle un vicepresidente al hijo y acabó nominándose a sí mismo. A partir de ahí, el hombre al que llaman el presidente en la sombra reclutó a sus viejos colaboradores. asuntos de la URSS. El hombre que se graduó en Historia Europea y se doctoró con una tesis sobre la Unión Soviética y China coincide en mucho con la profesora pianista, además de que ambos piensan acabar sus días en la Universidad. Son sólo algunos de los colaboradores de Bush padre más conocidos, recolocados en el gobierno del hijo, pero la vuelta de Gates tiene también mucho que ver con el que fue secretario de Estado de Bush padre, James Baker, viejo amigo y socio del expresidente. Baker ya salvó a Bush hijo de la bancarrota con la compra de su empresa petrolera, y volvió al rescate cuando se empantanó su victoria presidencial del año 2000. Entonces fue portavoz durante el interminable recuento y dirigió el esfuerzo judicial que le llevó hasta la Casa Blanca. Sí, pero sin Rumsfeld Había rumores sobre sus discrepancias con la política internacional del presidente, por eso a nadie le sorprendió que recibiese el encargo de buscarle una estrategia de salida para Irak, misión para la que reclutó a Gates, entre otros. La Comisión bipartidista que lidera, junto con el ex congresista demócrata Lee Hamilton, ha visitado Irak varias veces, se ha reunido con los generales y está a punto de salir con recomendaciones. Pero antes de hacerlo, los expertos dicen que Baker tenía que asegurarse de que habría alguien al frente del Pentágono que facilitase la puesta en práctica de la receta. Baker no es tonto dijo a la columnista del The New York Times otro de los viejos halcones. No va a salir con el plan para Irak y dejar que Rummy se lo tumbe. Quería una audiencia en la que todo el mundo esté leyendo la misma página antes de que se desvele el plan Eso explica que Gates, que hace 22 meses se resistió a aceptar el cargo de Director de la Agencia Nacional, se haya cuadrado ante la misión. Viejos conocidos A Rumsfeld le conoció ya cuando ambos trabajaban para el gobierno de Gerald Ford, sobre quien los cronistas de la época dicen que juntos ejercieron la pinza sobre el presidente para controlar al resto del gabinete. La relación entre ambos es tan estrecha que algunos esperaban que la caída de uno conllevase la del otro. Con Reagan, Rumsfeld fue enviado especial para Oriente Medio, donde se le responsabilizó de armar a Sadam Husein durante la guerra con Irán. Con Bush padre, el recién defenestrado ministro estuvo a cargo de la Comisión para Evaluar la amenaza de misiles balísticos. Gates también encontrará una vieja amiga en la secretaria de Estado Condoleezza Rice, asesora de Bush padre para Los ayudantes de quien dicen es el verdadero genio político de la familia han nutrido la Administración del hijo desde el principio Baker ya salvó a Bush hijo de la bancarrota al comprar su petrolera y le apoyó en la compleja victoria del año 2000