Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA Violencia en las aulas VIERNES 10 s 11 s 2006 ABC Un pariente de un alumno gitano agrede al bedel del colegio BELÉN MOLLEDA LEÓN. Las agresiones en centros escolares no cesan. En este caso, un conserje del Colegio Gumersindo de Azcárate de la pedanía de Armunia, en León, resultó herido tras ser golpeado e insultado por un joven de 18 años que acudió al centro a pedir explicaciones a un profesor por empujar supuestamente a uno de sus alumnos, quien era pariente del supuesto agresor, según consta en el informe de la Policía Local. El suceso se produjo el miércoles a la una de la tarde, cuando se acababa la jornada matinal escolar, momento en que este joven, identificado como J. H. G, de etnia gitana, fue al centro para pedir explicaciones al profesor después de que un niño, alumno de primaria, le dijera que había sido empujado por el docente. Al llegar al colegio, el bedel se interpuso en el camino del joven, que al parecer acudió a la escuela acompañado por un grupo de personas con actitud agresiva, si bien únicamente fue identificado J. H. G. En este momento sucedió la supuesta agresión, a consecuencia de la cual el bedel resultó herido en el brazo y sufrió daños en el oído. Según las mismas fuentes policiales, el bedel requirió atención médica y acudió al hospital, aunque no tuvo que ser ingresado. No denuncia El conserje rehusó interponer denuncia alguna contra el joven de 18 años y el incidente se dio por zanjado con la petición de disculpas por parte del agresor, tras la intervención de un mediador gitano. Además, tampoco quiere aclarar el asunto, sobre el que hay alguna confusión, ya que, desde algunas fuentes municipales, se asegura que el suceso se produjo cuando un menor arrojó zumo al bedel y este le reprendió, momento en el que llegaron los familiares del pequeño y se montó la trifulca. Además, la Policía Local aseguró que el profesor y la directora del centro también fueron insultados por los amigos del agresor. El suceso se produjo dos días después de que la Junta de Castilla y León abriera un expediente disciplinario a tres menores por la presunta agresión en Ponferrada a una compañera de instituto, la cual sufrió triple fractura de pierna. El público escucha una de las conferencias que se impartieron ayer en el Congreso Familia y Escuela ABC Los expertos identifican la violencia escolar con la crisis del modelo de familia Los padres, por comodidad, trasladan a los profesores la autoridad que no practican sobre sus hijos pese a que los docentes no tienen instrumentos para poder ejercerla LUZ DERQUI VALENCIA. Los padres no quieren asumir una figura autoritaria frente a sus hijos, ya que prefieren que el poco tiempo que pasan con ellos sea alegre. Delegan esa función en las escuelas, pero se enfrentan a los profesores si estos imponen disciplina en el aula, desautorizándolos ante los estudiantes. Los docentes se encuentran así atados de pies y manos, ya que por un lado los estudiantes llegan al colegio sin la llamada socialización primaria -que antes se daba en las familias- y por otro no tienen instrumentos para imponer su autoridad. El resultado son profesores impotentes y alumnos indisciplinados, un caldo de cultivo para los cada vez más frecuentes casos de violencia escolar. Éstas son algunas de las teorías que ayer se escucharon en el Congreso Familia y Escuela, organizado por la Generalitat Valenciana para analizar la cada vez más dificil tarea de los docentes y enseñar a los padres a afrontar los problemas de violencia y acoso escolar. El consejero de Educación, Alejandro Font de Mora, insistió durante la inauguración en la necesidad de recuperar la sensación social de que la familia es importante en el hecho educativo, que es un núcleo esencial sin el que el proceso educativo no puede evolucionar favorablemente Para el catedrático de Filosofía Fernando Savater, las familias ya no son lo que antes eran, los niños ya no ven en sus casas la figura de autoridad y hoy lo único que siempre está en casa es la televisión Dos esferas, una realidad Por primera vez, representantes de la administración, docentes, padres y alumnos se sientan juntos para analizar sobre las actuaciones más convenientes que se deben adoptar en las aulas para evitar la conflictividad. El Congreso sobre Familia y Escuela se enmarca dentro del Plan Previ, que incluye diversas iniciativas con las que la Generalitat Valenciana busca solucionar los problemas de la violencia escolar. El agresor acudió al centro a encararse con un profesor que habría empujado a un alumno, familiar suyo Valencia sancionará a los padres en los casos de conflictividad escolar L. D. VALENCIA. La Generalitat Valenciana estudia sancionar las actitudes violentas de los estudiantes, pero también responsabilizará de ellas a sus padres. El actual clima de conflictividad escolar marcará la Carta de Derechos y Deberes de padres, alumnos y profesores que actualmente redacta la administración valenciana con el consenso de los sectores educativos, y que incluirá medidas para frenar las agresiones y violencia que se vive en las aulas. El consejero de Educación, Alejandro Font de Mora, aludió ayer a la posibilidad de que, al igual que se sanciona a los padres que no escolarizan a sus hijos, se haga con las familias que no cumplen sus obligaciones. Así, puso como ejemplo que si un alumno tiene problemas y se cita a los padres reiteradamente para tratar el asunto y éstos no comparecen y olvidan sus obligaciones, esta situación debe contemplarse en el nuevo texto Estas sanciones podrían incluir la retirada de subvenciones o ayudas para libros de texto. Para el responsable autonómico de Educación, los padres y alumnos no sólo tienen derechos, también tienen deberes, compromisos y responsabilidades, e incidió en que no vivimos en un universo ideal en el que este tipo de actuaciones serían innecesarias. Por el contrario, las circunstancias del momento obligan a llevar a cabo actuaciones que involucren a toda la sociedad en la realidad del sistema educativo Si los niños no conocen la figura de autoridad en casa, no la respetarán en la escuela ni en la sociedad Cómplices de la indisciplina Durante su conferencia sobre la familia en clave educativa el filósofo destacó que es imprescindible que desde pequeños se imponga una disciplina a los niños, ya que es algo de lo que no se van a librar de encontrase en algún momento de su vida. Si no aprenden a respetar a sus padres, tampoco respetarán a los profesores y esto acabará desembocando en faltas de respeto a cualquier miembro de la sociedad. Tarde o temprano tendrá que enfrentarse a alguna autoridad y no sabrá como hacerlo dijo. Así, insistió en que las familias deben ser conscientes de que la falta de valores provocará trastornos personales en el niño y que la libertad exige un camino de disciplina. Savater instó a los padres a asumir su propio rol, ya que no pueden ser amigos o hermanos de sus hijos, ni tampoco pueden dejar solos y desamparados a los profesores, que se sienten como criados que no pueden tocar a los niños para no crear problemas Por último, alertó que si las familias desautorizan a los profesores, se convierten en cómplices de la indisciplina