Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Jueves 9 de Noviembre de 2006 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2005. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 32.567. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF 5,20 CHF. Marruecos. 16 Dh. EN SU PUNTO Beatriz Cortázar EL TÓRRIDO VÍDEO DE ROSARIO MOHEDANO asta la saciedad repiten que no hay malos rollos entre ellos y que ni tan siquiera los comentarios que algunos dejan caer por si pican les afectan lo más mínimo. Así me lo confesaba Amador Mohedano la tarde que su hija Rosario presentaba en la SGAE su primer disco, Lo más importante en el que rinde un homenaje a su tía, Rocío Jurado, con la canción Vida vuelve a mí de Antonio Ferrara, que algunos han calificado de oportunista olvidando que quien más apoyó la carrera artística de Rosario fue justamente la propia Rocío. Y es que son ganas de fastidiar. Será un problema de memoria pero recetaría rabitos de pasas a todos aquellos que han olvidado cómo la Jurado subía a su sobrina al escenario cada vez que podía, cómo la piropeaba ante los periodistas para que se fijaran en su gracia, cómo disfrutaba viendo que alguien de la familia recogía un testigo que se hubiera quedado mudo de no ser por ella. Rosario Mohedano no es nueva en estas lides. Desde niña dijo que quería cantar pero es ahora cuando se presenta con un álbum bajo el brazo y será el público, siempre es el público, quien determine si la sobrina de la Jurado ha acertado en su elección. Como un flan estaba su padre Amador en el lanzamiento de este trabajo que tendrá su fiesta de largo en una gala que reunirá a la familia. De negro pero feliz por ver a su retoño ante el micrófono, Mohedano tuvo generosas palabras con el actor Juan Alfonso Baptista El Gato que se ofreció para colaborar desinteresadamente en uno de los vídeos. Dicho y hecho. La pareja protagoniza una tórrida escena que dará que hablar casi tanto como el pecho que descubre en otro de los vídeos. H Angélique y Celline Cécillon miran a su padre, el ex capitán francés de rugby, en el juicio por el asesinato de su madre AP No te perdonaremos nunca Marc Cécillon, estrella del rugby francés, no encuentra perdón. Tras una borrachera y en un arranque de violencia mató a tiros a su esposa. Ahora se arrepiente, pero sus hijas y la sociedad le han dado la espalda JUAN PEDRO QUIÑONERO strella deportiva, alcohólico, mujeriego, violento, celoso hasta la histeria, mató a su esposa a tiros durante una recepción. Veintiséis meses más tarde, Marc Cécillon rompió ayer a llorar, arrodillado, al pie de sus hijas. Demasiado tarde le respondió la mayor: No te perdonaremos nunca Durante los años ochenta del siglo pasado, Cécillon fue una de las grandes estrellas del equipo de rugby francés. Una estrella fugaz, con una lengua truculenta e inquietantes pasiones viriles Nadie sabe cuántas amantes tuvo. Una de ellas fue asaltada físicamente en el aparcamiento de un supermercado a las pocas horas de perder a su esposo. Otra, fue madre de un niño que jamás reconoció. Durante dos días, el tribunal de Isère ha reconstruido la triste y dramática historia de una figura en otro tiempo legendaria, capitán de un equipo nacional, víctima de sus pasiones. El 7 de agosto del 2004, Cécillon y su esposa estaban invitados a una gran fiesta pública, con medio centenar de invitados. Todo iba bien. El deportista se había retirado. Pero se había agravado su alcoholismo violento. dades, la asesinó a tiros con su Magnum 357. Cécillon fue encarcelado. Sus dos hijas, Angélique y Céline, no volvieron a verlo nunca. Su escasa familia lo abandonó. Sus antiguos colegas fingieron no conocerle. En su celda, el deportista ha tenido veintiséis largos meses para reflexionar. Amnésico, visionario, arrepentido o sonámbulo, ayer declaraba ante el tribunal: Pido perdón a mi esposa, a la que amaba. Pido perdón a mis hijas, a las que amo. Sigo amando a la esposa que yo mismo maté con mi pistola. Había perdido el deporte. Estaba perdido, sin rumbo Nadie ha sido muy sensible a su arrepentimiento, llorando en un banquillo, presto a caer de rodillas, una y otra vez. Mariette Chapuis, su suegra, declara: Intenté salvarlo del alcohol, pero nunca me escuchó. La pareja estaba perdida para la vida marital Su hija Angélique (26 años) afirma, mirándolo a los ojos: No te perdonaré nunca. Te sigo queriendo. Pero no puedo perdonarte Céline (24) añade: Mataste a mi madre. No te lo perdonaré jamás. ¿Por qué la mataste? E Arrepentimiento baldío Antes de aparecer por la fiesta nocturna, Cécillon estuvo de copas en varios clubs donde era cliente habitual. Desde sus cerca de dos metros corpulentos, el deportista terminó volviendo a la cita oficial, en un estado de penosa embriaguez, dando gritos, empuñando un revólver. Después de insultar a su esposa, lívida, con un largo rosario de obsceni-