Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 DEPORTES JUEVES 9 s 11 s 2006 ABC La depresión acabó con mi carrera, no tenía ganas de vivir Julia Vaquero s Atleta del Kelme Olimpo -La edad no pesa. Pesa más la enfermedad y sus secuelas. -Explíquese. -En el 2000 sufrí un trastorno bipolar que me hacía estar o muy eufórica o con una depresión muy grande, que ha sido lo más habitual. Eso me impidió entrenarme y por lo tanto tuve que abandonar el atletismo. ¿Qué efectos le causó? -No recuperaba y tenía mucha ansiedad y angustia. Pensé que sería un problema transitorio, pero pronto vi que no respondía al tratamiento y que no me recuperaba de las sesiones fuertes. ¿Siguió entrenándose? -Hacía mis cositas, quería volver, pero el organismo no me respondía. En medio, en noviembre de 2002 me quedé embarazada pero ni siquiera así veía el final del túnel. Me encontraba fatal. La depresión acabó con mi carrera, no tenía ganas de vivir. -Sólo corrió pruebas populares. -Hice algunas en 2004 y 2005, pero sin ninguna regularidad. Cuando me encontraba bien salía a rodar, pero me venían muchos bajones y salía a entrenarme un día sí y tres no. Así era imposible hacer algo. ¿Su vuelta indica que se encuentra mejor? -El psiquiatra me ha cambiado muchas veces de tratamiento en vista de que ninguno funcionaba. Pero el último, que comencé en junio, me ha hecho encontrarme mejor. Este verano corrí pruebas populares y vi que podía entrenarme todos los días y a ritmo alto. Ya era algo. Digamos que estoy limitada, pero muy mejorada. Por otro lado, mi hija (Xulia) que ahora tiene tres años, ha empezado el colegio, va muy contenta y esta alegría me la ha transmitido a mí también. La niña es otra motivación más. ¿Qué resultados ha tenido? -En unas carreras he estado bien y en otras mal. Aún no estoy curada y si pega el bajonazo los resultados se resienten. ¿Cómo surge la posibilidad de volver si no está curada? -En el 2000 dejé el atletismo por la puerta de atrás. Entonces no tenía ganas de hablar de mi enfermedad porque se veía como algo vergonzoso. Incluso, llegué a odiar el atletismo. He Sus datos Nació el 18- 9- 70 en Chamonix (Francia) pero desde pequeña vivió en La Guardia (Pontevedra) Palmarés: 4 en el Mundial de cross del 96; 9 en 10.000 m. de los Juegos del 96; 4 en el ranking mundial de 5.000 y décima en el de 10.000, en el 96; campeona de España de cross entre el 92 y 98 (ambos inclusive) de 5.000 en el 93 y 96; y de 10.000, en el 98. Marcas: Récords de 3.000 m. (8: 41.23, sólo superado por Marta Domínguez) de 5.000 (14: 44.95, aún vigente) y de 10.000 (31: 14.51, mejorado por Marta este verano) Dominó el fondo femenino español al final de los 90, pero un trastorno bipolar que degeneró en una fuerte depresión le hizo abandonar. Seis años después vuelve, aunque no está curada POR MANUEL FRÍAS MADRID. Vuelve al atletismo con 36 años, después de haber estado seis lejos de las pistas y arrastrando las secuelas de una grave enfermedad. ¿De todo, qué pesa más? Jan Martín continúa la saga que comenzó su padre y siguió su tío ABC Jan Martín s Jugador del Real Madrid EL PODER DE LOS GENES El hijo del mítico Fernando Martín jugó sus primeros minutos oficiales con el Real Madrid el martes, ante el PAOK. La casta vuelve a la Casa Blanca POR MIGUEL ÁNGEL BARBERO MADRID. Trabajo, sacrificio, capacidad atlética, fuerte carácter... son algunos de los calificativos que utilizan los que conocen a Jan. Y coinciden plenamente con los que atesoraba Fernando, que le sirvieron para convertirse en el primer español en llegar a la NBA. Hace veinte años de esa gesta y ahora es su hijo quien adquiere protagonismo en el baloncesto nacional. Después de debutar ante el PAOK con el primer equipo merengue completa una formación que, curiosamente, es la misma que antes tuvieron su padre y su tío Antonio: el paso por el Estudiantes para llegar al Real Madrid. Su trayectoria, no obstante, ha sido más complicada. Huérfano desde los cinco años, su madre le llevó a un kibbutz de Haifa (Israel) donde se crió hasta los trece. La experiencia le vino bien para aprender conceptos como el valor de lo colectivo y para soltarse con los idiomas (habla español, inglés, alemán y hebreo) Sin embargo, ante sus buenas cualidades físicas, su familia paterna intercedió para que el enano se trasladase a vivir a Madrid y continuar aquí con su educación. Desde entonces su evolución ha sido la de cualquier baloncestista de calidad. Destacó en el Canoe y en las selecciones inferiores antes de que Pepu Hernández le hiciera debutar en el Ramiro. Recuerdo su gran capacidad de sacrificio, su entrega defensiva y la evolución que empezó a tener hacia las posiciones exteriores comenta el hoy seleccionador. Efectivamente, a pesar de su estatura (2,04) se adapta a marchas forzadas a jugar de alero, aunque eso llevará tiempo. En cuanto mejore su velocidad de tiro el cambio llegará naturalmente, sin prisa apunta el técnico blanco, Joan Plaza. Pasó también por el Fuenlabrada y el Castellón, hasta que este año llegó como figura al filial madridista de la LEB- 2. Y en esa difícil categoría, jugando ante extranjeros treintañeros con los colmillos retorcidos, se está creciendo y le están fluyendo los genes de los Martín: coraje, seriedad... Por eso Plaza le va a apoyar a tope: No es que le vaya a abrir las puertas de la plantilla; le voy a obligar a ganarse el puesto Por carácter y ganas, desde luego, no va a quedar. aceptado la vuelta ahora, con todas las consecuencias, porque quería darme una oportunidad, estar con mis compañeros, sentirme atleta y que me quedase una buena impresión de este deporte. ¿Se ha puesto fecha de caducidad? -No, voy a ir paso a paso. Me he dado un año de plazo para ver cómo responde mi cuerpo. -El nombre de Julia Vaquero aún tiene tirón, pese a la larga ausencia. -Me ha abrumado todo el ruido que ha originado mi vuelta y me emociona muchísimo que la gente aún se acuerde de mí. ¿Qué se puede esperar de usted en esta nueva etapa? -No pienso en lo individual, sino en hacer una buena labor de equipo en las competiciones de club. Me voy a dedicar más a la media maratón. -Sus marcas siguen ahí. El récord de 5.000 aún le pertenece y el de 10.000 sólo lo ha superado Marta Domínguez y este verano. -Aquellos 10.000 no fueron todo lo rápidos que yo quería. Estaba entonces para bajar de los 31 minutos y esa carrera sabía que era mi última oportunidad porque los problemas de salud ya me estaban afectando. Que se haya tardado diez años en mejorar esta marca y que aún esté vigente el récord de 5.000 me da pena porque significa que no ha habido recambio.