Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 CIENCIAyFUTURO JUEVES 9 s 11 s 2006 ABC Breves Neurología La contaminación química daña el cerebro infantil La contaminación química podría haber causado daños cerebrales a millones de niños de todo el mundo, según una investigación realizada por científicos norteamericanos de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard en Boston, publicada en la revista The Lancet Estos expertos consideran que la mayor presencia de sustancias químicas en el medio ambiente podría causar una epidemia de enfermedades neurológicas en la próxima generación. La exposición- -dicen- -a tóxicos como el mercurio y el plomo durante el desarrollo cerebral explicaría el incremento del autismo, la hiperactividad o la parálisis cerebral. Cáncer Sanciones para incentivar el diagnóstico precoz Alemania está dispuesta a penalizar a los ciudadanos que no estén dispuestos a cuidar de su salud. La revista médica British Medical Journal asegura que el Gobierno alemán podría sancionar a los ciudadanos que no acudan periódicamente a los programas de detección precoz del cáncer. Los alemanes que no acudan a la revisión y enfermen podrían pagar hasta el 2 de sus ingresos totales para costear su propio tratamiento. Los telescopios Hubble y Spitzer captan la mejor foto de la nebulosa de Orión Han hecho falta las fuerzas combinadas de los telescopios Hubble y Spitzer, de la NASA, para obtener esta espectacular imagen de la nebulosa de Orión. La foto, tomada en infrarrojos, ultravioletas y luz visible al mismo tiempo, muestra una explosión de color en este semillero que está a 1.500 años luz de la Tierra y del que nacen continuamente nuevas estrellas. La zona central de la imagen tiene un brillo más de 100.000 veces superior al del Sol. Reconstruyen un virus que infectaba a los humanos hace millones de años La técnica utilizada por los investigadores se basa en identificar y examinar los vestigios que esos virus han dejado grabados en nuestro genoma JOSÉ MANUEL NIEVES MADRID. Utilizando las más modernas técnicas de ingeniería genética, los científicos están empezando a darse cuenta de que son capaces de resucitar formas de vida ya extinguidas. No se trata, por el momento, de emular a Parque Jurásico y conseguir dinosaurios vivos, pero tal y como van las cosas, tampoco sería de excluir que en próximas décadas hazañas como esa lleguen a ser posibles. Por ahora, los logros se limitan a recuperar formas de vida mucho más simples, como los virus. El año pasado, por ejemplo, un grupo de biólogos norteamericanos fue reconstruyó el virus responsable de la pandemia de gripe de 1918. Ahora, otro equipo de investigadores, esta vez franceses, ha hecho lo mismo con otro virus extinguido hace millones de años. Un virus que afectaba a nuestros antepasados, mucho antes de la aparición de los primeros representantes de Homo sapiens. La técnica utilizada por los investigadores se basa en identificar y examinar los vestigios que esos virus han dejado grabados en nuestro genoma. En la actualidad, se conocen más de 100.000 segmentos de ADN humano que muestran fuertes similitudes con algún retrovirus, una familia que incluye también al tristemente famoso HIV responsable del sida. Los retrovirus se caracterizan por insertar una copia de sus propios genes en el genoma de las células que invaden. Y ese proceso, que se repite y se acumula en el genoma a lo largo de incontables generaciones, deja profundas huellas en la carga genética de las especies vivas. En el caso de los seres humanos, los investigadores estiman que el 8 por ciento del total de nuestro genoma está constituido precisamente por esta clase de ADN viral conocido científicamente como retrovirus endógenos humanos o HERV Y se da la circunstancia, además, de que muchos de estos restos de antiguos organismos invasores tienen su contrapartida, también, en los genomas de otras especies. Estos virus infectaron a nuestros antepasados, se insertaron en su genoma y fueron pasando después de generación en generación, hasta llegar a nosotros. Sin embargo, hasta ahora nunca se había encontrado un HERV que fuera plenamente funcional, esto es, capaz de realizar con éxito las principales funciones vitales del virus del que procede. Bautizado cono Fénix el razonamiento de uno de los integrantes del equipo, Thierry Heidmann, apunta a la necesidad de que todos los HERV deben descender, por fuerza, de antepasados que fueron plenamente operativos. El doctor Heidmann, junto a sus colegas, investigó el ADN de una familia de HERV que sólo se dan entre los humanos y deduciendo, a partir de las diferencias halladas en sus muestras, las partes del virus que faltaban. Después, reconstruyó mediante ingeniería genética las piezas que faltaban y las insertó en células humanas. Algunas de esas células fabricaron nuevos HERV que eran capaces de infectar a células vecinas. La investigación aparece publicada en la última edición de Genome Research Los científicos planean ahora utulizar su hallazgo para el estudio de la influencia de los HERV en el desarrollo del cáncer. Infertilidad El humo del tabaco reduce el éxito de la gestación A la larga lista de problemas del tabaco, científicos españoles y lusos han añadido uno más: reduce la posibilidad de que el embrión se implante en el útero y prospere la gestación. Fumar reduce la fertilidad femenina y afecta directamente al útero, convirtiéndolo en un recipiente menos atractivo para el embrión, según un estudio del Instituto Valenciano de Infertilidad publicado en la revista Human Reproduction Es la primera vez que se relaciona el fracaso de la implantación con el humo del tabaco. Más información en: www. genome. org