Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL Elecciones legislativas en Estados Unidos JUEVES 9 s 11 s 2006 ABC Siete estados prohíben el matrimonio entre homosexuales Los norteamericanos aprovecharon para votar en 205 referendos de toda índole A. ARMADA WASHINGTON. En el libro Una nación conservadora. El poder de la derecha en Estados Unidos dos reporteros de la revista británica The Economist analizaron a fondo el origen del caudal de votos que forjó la doble (aunque apurada) victoria electoral de George W. Bush y concluyeron que, frente a parámetros europeos, la sociedad estadounidense es mucho más conservadora. Los intentos de preguntarle a Adrian Wooldrige, uno de los autores, si lo que antes de la cita electoral del martes ya apuntaba como un claro avance demócrata y si ese vuelco político podría dejar en entredicho parte de sus tesis, resultaron infructuosos. Pero que muchos demócratas hayan ganado sus comicios con un discurso netamente conservador o que siete estados hayan prohibido el matrimonio entre individuos del mismo sexo tal vez les dé la razón. Unas elecciones- -y menos unas legislativas parciales- -no son barómetro suficiente para radiografiar por completo un país de 300 millones de habitantes y con tantas facetas y estratos como Estados Unidos. Además de elegir a 36 gobernadores y renovar un tercio del Senado y la totalidad de la Cámara de Representantes, los electores de 37 estados tuvieron que pronunciarse acerca de 205 referendos de índole diversa: desde enmendar constitucionalmente los matrimonios gays (vetados a partir de ahora en Colorado, Idaho, Carolina del Sur, Tennessee, Dakota del Sur, Virginia y Wisconsin. La propuesta no alcanzó en Arizona el número necesario de sufragios) a la prohibición total del aborto, incluso en caso de violación e incesto (sólo se aceptaría en caso de peligrar la vida de la madre) que fue derrotada en Dakota del Sur. Los partidarios de la medida pretendían socavar la sentencia del caso Roe contra Wade, por la que el Tribunal Supremo garantizó en 1973 el derecho a abortar en Estados Unidos. Los partidarios del matrimonio homosexual piensan llevar la batalla a otras instancias, al igual que los que pretenden que el aborto sea desterrado de la legislación estadounidense. Schwarzenegger sigue el escrutinio flanqueado por su mujer, su suegra y sus cuatro hijos REUTERS Schwarzenegger salva la cara frente a la ola demócrata encabezada por Spitzer Pese a la pérdida de seis gobernadores, la victoria republicana en los estados de California y Florida constituye un alivio para el partido de George W. Bush A. ARMADA. ENVIADO ESPECIAL WASHINGTON. El ex actor Arnold Schwarzenegger salvó no sólo la mansión del gobernador en California, el Estado más poblado de la Unión, sino también ayudó a contener la avalancha demócrata que encabezó el imparable Eliot Spitzer, ex fiscal jefe de Nueva York, que hizo el martes un espectacular desembarco en la política estadounidense. El triunfo de Spitzer, que tiene ante sí la ingente tarea de limpiar la podrida maquinaria estatal de Albany, no fue la más sonada del campo demócrata, que por primera vez en 12 años recuperó la mayoría al hacerse con 28 puestos frente a 22 gobernadores republicanos. La victoria de Ted Strickland en Ohio proporciona al partido del burro una plataforma crucial para las elecciones presidenciales de 2008. Ohio fue decisivo en la reelección de George W. Bush en 2004, y todavía colea el recuento de algo más de cien mil votos que volvió a dar la Casa Blanca a los republicanos. Además de recuperar las mansiones de Arkansas, Colorado y Maryland, la de Massachusetts fue especialmente significativa, puesto que convirtió a Deval Patrick (abogado especializado en derechos civiles, ex miembro del Departamento de Justicia con Bill Clinton) en el segundo negro que ocupa el puesto de gobernador en la historia de Estados Unidos. Sin embargo, en una estrategia que tal vez pueda servir de guía al presidente Bush en los dos asendereados años de mandato que le quedan con mayoría demócrata en la Cámara de Representantes, el ex actor de origen austriaco derrotó con claridad al aspirante demócrata, Phil Angelides, tesorero del Estado, al inclinarse políticamente a la izquierda, con iniciativas que han llamado poderosamente la atención fuera de California: incremento del salario mínimo, penalización de los fabricantes de coches que no reduzcan la emisión de gases y desarrollo de energías alternativas (en línea con el tratado de Kyoto sobre el cambio climático, que la Casa Blanca ha desdeñado sistemáticamente) prestación sanitaria para 6,5 millones de residentes sin cobertura, descuentos en las medicinas para los más desfavorecidos y- -en otro gambito poco grato para la cúpula republicana y el presidente- -autorización para investigar con células madre. Todo un curso de bipartidismo, ya que para casi todas esas medidas Schwarzenegger ha tenido que granjearse el respaldo de una cámara estatal que dominan los demócratas. En el otro extremo del país, Eliot Spitzer, martillo de la corrupción de las grandes compañías que operan en Wall Street, tiene ante sí cumplir las promesas de acabar con la corrupción y el secretismo que ha dominado en la capital del Estado durante años. De todo un poco Medidas más progresistas- -o por lo menos defendidas por el Partido Demócrata- -como un incremento del salario mínimo (de 5,95 dólares por hora a 6,75 dólares) fueron aprobadas en los seis estados donde se propuso la idea, entre ellos Ohio y Missouri. Por contra, la autorización que el Supremo otorgaba a los estados para expropiar terrenos de manos privadas por necesidades públicas ha sido revocada en nueve estados, pero mantenida en Idaho y California. Los votantes de Michigan, a pesar de la oposición de sectores empresariales y sindicales, decidieron enterrar la discriminación positiva (también denominada acción afirmativa) que permitía que miembros de minorías recibieran un trato preferencial a la hora de ser admitidos en universidades o de obtener contratos del Gobierno estatal, y en Arizona, donde eran tantos los temas sometidos a referéndum que las colas para votar fueron más largas que en otros Estados, los votantes aprobaron el uso del inglés como idioma oficial. Una ley que grupos defensores de los derechos de los inmigrantes consideran discriminatoria. Republicano atípico Schwarzenegger no estuvo solo en la zona de consuelo. Jeb Bush, hermano del presidente, que no se presentaba a la reelección, vio cómo su sucesor, el ex fiscal general de Florida, aseguraba en manos republicanos la llave de Florida, otro Estado clave en lizas presidenciales. La reelección del intérprete de Terminator ha sido notable, ya que, tras haber ganado las elecciones en 2004, parecía a punto hace seis meses de enterrar sus ambiciones políticas ante el fracaso de una batería de iniciativas legislativas. Dulce y amargo Los resultados en los referendos ofrecieron buenas y malas noticias al programa republicano: Boda homosexual Siete estados decidieron pedir una enmienda constitucional que establezca que el matrimonio es sólo entre un hombre y una mujer. Un estado rechazó esa iniciativa. Aborto. Dakota del Sur votó contra una propuesta para prohibirlo casi por completo. Células embrionarias. Missouri se plegó ante la campaña del actor Michael J. Fox y aprobó la polémica posibilidad de investigar con esas células, que pueden conducir a la clonación humana. Marihuana. Nevada y Colorado rechazan declarar legal la posesión de una onza (28,35 gramos) La estrategia del ex actor podría servir de guía para los dos años difíciles que aguardan a George W. Bush