Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL Elecciones legislativas en Estados Unidos JUEVES 9 s 11 s 2006 ABC La ultraliberal Nancy Pelosi lideró el vuelco en la Cámara de Representantes La demócrata norteamericana se convertirá en enero en la primera mujer portavoz. Si algo les ocurriese a Bush o a Cheney, ella sería la cabeza del Estado M. GALLEGO. CORRESPONSAL NUEVA YORK. Hasta ayer lo llamaba incompetente desconectado de la realidad y peligroso pero hoy Nancy Pelosi tendrá la oportunidad de decirle todo eso a la cara al presidente George W. Bush, que le ha invitado a almorzar en la Casa Blanca. Práctica como es, Pelosi se ha adaptado rápidamente al papel de mediadora entre el presidente y la Cámara de Representantes, de la que se convertirá en la primera mujer portavoz. Un puesto que carga más poder de lo que sugiere su título. De hecho, si algo ocurriese a Bush y al vicepresidente Dick Cheney, Pelosi sería la tercera en línea sucesoria, lo que le da el puesto político más importante que haya tenido nunca una mujer en Estados Unidos. Estoy deseando tener una conversación con el presidente dijo ayer, tras recibir la llamada del mandatario en la que ambos hicieron votos de entenderse. En la desesperada recta final, los republicanos convirtieron a Pelosi en el ogro de la campaña, porque el distrito de San Francisco que representa es el más liberal del país. Allí la comunidad gay ha hecho colas para casarse en el Ayuntamiento, el salario mínimo es de casi tres dólares más que en el resto del país y todo los niños tienen seguro médico. Pelosi, madre y abuela de cinco, es una defensora del aborto, de las investigaciones con células madre y de la retirada de tropas de Irak, guerra por la que votó en contra cuando todos la apoyaban. Si votas por un congresista demócrata, estarás votando por Nancy Pelosi para líder de la Cámara de Representantes decían los anuncios republicanos. La estrategia no funcionó. Los analistas creen que Pelosi no era conocida en la calle, por lo que resultaba difícil que asustase al electorado. Nancy Pelosi, la nueva líder de la Cámara de Representantes, celebró su triunfo en la capital aprendió de su padre, alcalde de Baltimore, a memorizar los nombres de quienes conocía y a llevar una estricta contabilidad de los favores que hacía, para poder cobrárselos en tareas de campaña cuando necesitaba manos extras. Camina con paso firme, viste Armani, no pone la pistola en la cabeza, pero tampoco olvida a quien no vota con el partido en alguno de los temas importantes, y tiene firmes a sus asistentes. REUTERS ABC. es Su estrategia En realidad Pelosi, de 66 años, casada con un millonario, sueña con hacer historia desde que el Partido Demócrata la nombrase líder de la formación en la Cámara Baja en 2002, cuando su predecesor, Dick Gephardt, dimitió para aspirar a las presidenciales. Junto con los congresistas Rahm Emanuel y Charles Shumers, de Illinois y Nueva York respectivamente, Pelosi ideó la estrategia que ha permitido a su partido lograr no sólo los quince asientos que necesitaba para alcanzar la mayoría sino casi doblarlos. Los 232 asientos que ayer le proyectaban los recuentos es justo lo que tenían los republicanos. El intercambio de papeles les supone la pérdida de 29 escaños por todo el país. Su estrategia ha sido convertir unas elecciones locales en nacionales y poner a Bush en las papeletas, aunque no apareciera su nombre. Las elecciones se convirtieron así en un referéndum sobre la labor del presidente y sobre la guerra de Irak. Para esta campaña Pelosi ha recaudado más de 50 millones de dólares, sólo por debajo de Hillary Clinton. La más pequeña de cinco hijos, todos varones, tuvo que abrirse paso en una familia de hombres ambiciosos. Pelosi La pregunta del día: ¿Cree que tras el ascenso de los demócratas crecen las posibilidades de que EE. UU. retire sus tropas de Irak? Opina en http: www. abc. es Pedro Rodríguez Keith Ellison, el primer musulmán en el Congreso IRAK, PROBLEMA COMPARTIDO l menos una vez cada dos décadas, el electorado de Estados Unidos tiene por costumbre cambiar radicalmente el balance de fuerzas políticas en el Congreso federal, la institución preeminente del pionero diseño constitucional esbozado hace más de dos siglos en Filadelfia a pesar del auge y protagonismo de la institución presidencial iniciado con Theodore Roosevelt. Los resultados de este martes- -con una clara mayoría para los demócratas en la Cámara Baja y posibilidad de controlar el Senado a la espera de los resultados finales en Virginia- -entran en esa A El candidato demócrata a la Cámara de Representantes por el estado de Minnesota es el primer musulmán que llega al Congreso, tras derrotar al conservador Alan Fine. Ellison nació en Detroit, vivió en Minneapolis y estudió Derecho en Minnesota. Sus comienzos tienen su origen en el activismo político. Utilizó su profesión de abogado para defender los intereses de la comunidad negra. gran tradición de giros electorales contundentes y responsabilidades repartidas. Y se explican mucho más como una derrota de la Administración Bush por Irak que por los aciertos de la oposición demócrata. A partir de ahora, la papeleta iraquí se convierte en un problema bipartidista. La forzada salida de Donald Rumsfeld como secretario de Defensa es solo el comienzo de una nueva estrategia a la espera de las recomendaciones que este invierno tiene que formular la comisión de estudio encabezada por el ex secretario de Estado James Baker y el ex congresista Lee Hamilton. Hombres sabios encargados de buscar una salida digna y una solución aceptable para un fiasco bélico que los estadounidenses han dejado de respaldar. Hasta ahora, los demócratas, con unos líderes empezando por los Clinton que en su momento no dudaron en respaldar el uso de la fuerza contra Sadam Husein, no han ofrecido su propia alternativa con respecto a Irak. Con el colmo de un senador John Kerry, durante las últimas presidenciales, utilizando técnicas de marketing electoral para determinar si le convenía sacar a relucir los abusos de Abu Ghraib durante sus debates con Bush. Pero ante la legislatura que comenzará en enero, Washington se enfrenta al reto decisivo de encontrar una solución compartida para un problema compartido. Durante su etapa como gobernador de Texas, Bush se propulsó a la Casa Blanca en parte gracias a su capacidad para entenderse con la oposición en el Estado de la estrella solitaria. Los triunfantes demócratas, marcados por un refuerzo de moderados y conservadores entre su ampliada promoción de cargos electos, han descartado retos como cortar la multimillonaria financiación de la guerra pero insisten en lograr para el 2007 un significativo redespliegue. El presidente, con dos años todavía de mandato, también ha abandonado su insistencia en mantener el rumbo actual. La política como el arte de lo posible retorna a Washington al agotarse definitivamente el cheque en blanco del 11- S.