Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 MIÉRCOLES 8- -11- -2006 ABC CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo EL AVIÓN SILENCIOSO ABC Reuters Fuentes: http: silentaircraft. org http: www. cambridge- mit. org Un avión de pasajeros rediseñado podría aliviar las molestias de las personas que viven cerca de aeropuertos importantes y sufren el ruido ensordecedor de los despegues y aerrizajes Fuselaje la forma disminuye la velocidad de aterrizaje Bordes de fuga Sin flaps Salidas de escapes variables rotan para proveer propulsión vectorial y no usar superficies de navegación El avión silencioso desde fuera de un aeropuerto, sonaría tan tenue como una lavadora o cualquier otro electrodoméstico Podrá transportar 215 pasajeros y estaría en el aire para el año 2030 Tiene una envergadura de 67,5 m y 44 m de largo, con un tamaño comparable a un Boeing 767 Motores sobre las alas evita los ruidos hacia tierra y su encastre en el fuselaje reduce la resistencia Factores que contribuyen al ruido... Flujo de aire sobre el tren de aterrizaje Motores Flujo de aire sobre los flaps Un equipo de 40 investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y la Universidad de Cambridge pasó tres años rediseñando un avión por completo, con prioridad en la disminución del ruido Trenes de aterrizaje aerodinámicos Borde de ataque diseñado para no usar slats en el aterrizaje Boeing 747 SAX- 40 68,5 m 67,5 m El avión silencioso del futuro ya está aquí Ingenieros de Cambridge y del MIT norteamericano diseñan un reactor civil que reduce el ruido y la contaminación s El modelo podría estar en servicio antes del año 2030 EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Vivir cerca de un aeropuerto ya no presentará el inconveniente del ruido, para beneficio del sueño y de los intereses inmobiliarios de los vecinos, si las compañías aéreas se deciden a adoptar un nuevo modelo de avión de pasajeros diseñado para reducir al mínimo su impacto acústico. Sus promotores aseguran que nadie oirá el ruido del avión fuera del perímetro del aeropuerto en sus operaciones de aterrizaje y despegue. Al menos, no provocará más decibelios que un electrodoméstico medio. El SAX- 40 ha sido ideado por un grupo de cuarenta ingenieros de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) y del Massachusetts Institute of Technology (EE. UU. y podría ser una realidad hacia 2030. Aunque no ha pasado de un estadio virtual, experimentado mediante simuladores informáticos, la participación en este proyecto de varias compañías aeronáuticas y líneas aéreas ofrece ciertas expectativas sobre su posible comercialización en el futuro. El particular diseño del SAX- 40, previsto para una capacidad de 215 pasajeros, un alcance de 5.000 millas náuticas y una velocidad máxima de 600 millas por hora, une en un único cuerpo el fuselaje y las alas. Esto permite situar los motores del avión encima de su parte trasera, de manera que la cubierta de la aeronave refleja las ondas sonoras hacia arriba. También está prevista la utilización de materiales de absorción acústica en ciertas partes del aparato. Además, las alas han sido simplificadas, haciendo innecesarios los flaps o hipersustentadores que los aviones convencionales despliegan en el aterrizaje o durante el despegue. Es su diseño integral lo que permite reducir el ruido, no una particular tecnología advierten los ingenieros, que se concentraron primero en limitar la resistencia al aire y reubicar los motores, para luego estudiar otros asuntos no relacionados con el ruido, como el consumo de carburante. Cuando este último aspecto fue analizado, se vio que la forma del SAX- 40 también ofrece la ventaja de un menor consumo de energía, que podría suponer una reducción de hasta el 25 por ciento del carburante utilizado normalmente por los actuales reactores comerciales. Los responsables del proyecto consideran que el volumen de combustible consumido incluso podría ser aún menor. El sector colabora El modelo es el resultado de tres años de trabajo en el programa Iniciativa del Avión Silencioso (SAI en sus siglas inglesas) que ha contado con un presupuesto de casi 3,5 millones de euros. Parte importante de la financiación ha procedido de compañías aeronáuticas y aéreas, como Boeing, RollsRoyce o British Airways; de aeropuertos, como el de Lutton, e incluso de la NASA. Esta implicación da ciertas garantías de que el proyecto no quede en un prototipo más de ciencia ficción, sino que final- mente se proceda a una futura producción de aparatos inspirados en el SAX- 40 para su uso regular en la avión civil, aunque aún puede tardar más de veinte años en ocurrir. Por ejemplo, el Airbus A 380, el avión trasatlántico de dos pisos, tardó 17 años entre ser diseñado y comenzar a ser construido. Respeto al medio ambiente También grupos interesados en promocionar una aeronáutica más sensible con el medio ambiente han dado la bienvenida al proyecto. John Green, de la entidad Greener by Design, ha indicado que al principio era escéptico con la Iniciativa del Avión Silencioso, pero que el resultado le ha sorprendido. Tengo que admitir que, al cabo de tres años, la SAI ha superado mis expectativas. El grupo de ingenieros ha arriesgado con su diseño, pero lo han hecho de modo creíble ha declarado Green al diario The Guardian En el caso de que, finalmente, el nuevo avión llegue a producirse, los ingenieros deberán superar problemas que hasta ahora no se han abordado al tratarse de un diseño virtual. Uno de ellos será establecer la composición de los materiales necesarios para crear la forma ovalada de las líneas; otro, determinar la estructura de los motores con el fin de que se acoplen al nuevo diseño. Velocidad de aterrizaje La mitad del ruido que un avión produce cuando se acerca a la pista para tomar tierra se debe al roce del aire con las alas y a los dispositivos mecánicos de aterrizaje; cuanta mayor es la velocidad con la que se realiza la aproximación, mayor es el ruido. La concepción del SAX- 40 como un ala volante hace que sus características aerodinámicas permitan un aterrizaje más lento- -no más largo, pues el ángulo de descenso podría ser mayor que el de los aviones actuales- y por tanto menos ruidoso. Las simulaciones hechas con ordenador predicen que el ruido producido por el avión sería de 63 decibelios dentro del perímetro del aeropuerto, lo equivalente a la contaminación acústica que existe en una calle con abundante tráfico. El SAX- 40 rompe con los últimos 50 años de diseño de los reactores comerciales Hasta ahora, los diseños aerodinámicos que unen las alas y el cuerpo de la nave han sido sólo utilizados en los vuelos espaciales y en la industria aeronáutica militar. En el mundo comercial, la tecnología se ha concentrado en los últimos cincuenta años casi siempre en la misma concepción de un cuerpo central en forma de gran tubo a cuyos lados se extienden las alas, de las que cuelgan los motores. Salvo en aquellos casos en que los reactores están adosados a la parte trasera del fuselaje, junto a la cola del aparato. Esta estructura tiene la utilidad de que construir aviones más grandes o más pequeños se limita entonces a una cuestión de escala, con elementos intercambiables y más fáciles de mantener. El SAX- 40 supone una ruptura con esa historia de la avión civil y aporta una nueva generación de aviones, cuya imagen recuerda más a los transbordadores de la NASA que a los aparatos de pasajeros convencionales. La nave se ha ideado con unas medidas de 67,5 metros de ancho por 43,98 metros de largo. ABC. es Ver vídeo en abc. es tecnología y más información en: www. cam. ac. uk www. web. mit. edu search