Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 8 s 11 s 2006 CULTURAyESPECTÁCULOS 87 CLÁSICA CLÁSICA Ciclo de la Orquesta Nacional Obras de Weber, Offenbach y RousselsOrquesta Nacional de EspañasDirector: Marc MinkowskisSolista: J. Pernoo, violonchelosLugar: Auditorio Nacional, Madrid Grandes voces Obras de Vivaldi, Haendel, Albinoni, Porpora, Geminiani y LottisIntérpretes: Andres Scholl, contratenor, y Academia bizantinasDirector: Octavio dantonesLugar: Teatro Real, Madrid La autoridad de Minkowski ANTONIO IGLESIAS No resultan escasos los nombres que, nacidos en la Marina, la abandonan por la música; y éste es el caso de Albert Roussel, compositor francés que deja de prestar sus servicios por los mares para que, sin adscribirse a escuela determinada alguna, llegue hasta ejercer notorias influencias en los albores del siglo XIX por él vivido. Toda su obra- -digna de ser mayormente conocida- -es reveladora de un oficio, verdadero savoir faire en su escuchada aquí Tercera Sinfonía, Op. 42 llevada por la batuta de Marc Minkowski con autoridad suma, evidenciando sesudo conocimiento de esta partitura, que obtuvo una magnífica respuesta de nuestros profesores (nada ha de decir un cierto despiste habido en su vivace dentro de una aumentada plantilla que la tornaba en grandiosa consecuentemente. Roussel llenó la segunda parte del programa escuchado en el ciclo de la Nacional; antes, iniciando la sesión, alabaríamos a nuestra centuria sinfónica en la obertura de Der Freischütz de Carl Maria von Weber, en una magnífica versión que nos permitió admirar la asombrosa valía del cuarteto de trompas. Pero el interés de la sesión se centraba en la siguiente obra, debida al padre de la opereta francesa, Jacques Offenbach: su Gran concierto para violonchelo y orquesta, Militar que se nos ofrecía como estreno en España. Pues bien; quizá la obra deba su adjetivación a su enorme duración, y quizá asimismo a que podamos tomarla como ejemplificadora de unos gérmenes temáticos que permiten sus grandes desarrollos, en un tono rapsódico. De todos modos, es partitura que pone a prueba las excelencias de una técnica solista, la del violonchelo en este caso. Su artífice fue el todavía joven Jérôme Pernoo, en posesión de muy bellas calidades, dominador de la dificultad y feliz en sus parlamentos cantabile En un menor grado, aplaudimos su técnica brillante, incapaz del dominio total cuando la rapidez, y me refiero en concreto al dificilísimo Allegretto final. Título de grandeza ALBERTO GONZÁLEZ LAPUENTE Se anuncian como Grandes voces Son las de Ben Heppner, Barbara Frittoli, Olga Borodina, Angela Gheorgiu y Plácido Domingo. También la de Andreas Scholl, quien ha inaugurado este ciclo que corre en paralelo a la temporada de ópera del Teatro Real. Aunque Scholl sea distinto a todos ellos. La dimensión de su grandeza tiene poco que ver con la estricta dimensión de su voz. Responde a la nobleza de su carácter, a su dignidad. Scholl es uno de los grandes contratenores del momento. Madrid ya lo sabía, aunque ahora visite por primera vez este teatro. Por eso, algún espectador recordará que es capaz de cosas maravillosas en un espacio correctamente dimensionado, cómodo, donde corra la voz y vibre adecuadamente. Y el Real no lo parece, o no lo fue en este concierto con ese gran telón azul colgado detrás de los músicos encargándose de reducir la materia a esencia: la de Scholl y la de sus acompañantes, la Academia Bizantina de Octavio Dantone, un grupo que, en ese ambiente, hubo de comenzar el concierto explicando que tocaban con cuerdas de tripa. Pero el oído es sabio hasta el punto de olvidar cualquier inconveniente. También los buenos intérpretes. De entrada, hubo que apaciguar al grupo italiano, inicialmente nervioso, con un continuo demasiado cargado y muy pendiente de su arrebatado primer violín, Stefano Montanaro, músico de enormes habilidades, tensa personalidad y tendencia al histrionismo. Scholl y Haendel impusieron la calma y con ella llegó el buen gusto, la largura melódica, la moderación en el adorno, la belleza de la voz, a veces algo atrás, y un gramo de simpatía. Medicina para que las cosas pudieran ser de otro modo. Y todo ello en un programa dedicado al gran Senesino, aquel castrato y divo del siglo XVIII y, por eso mismo, caprichoso, insolente y orgulloso. Es decir, tan distinto a Scholl y a la Academia, capaces de encontrar la emoción en lo lírico antes que en la agilidad. Al menos en este recital. A pesar de que fuera deslumbrante el fragmento final de Giulio Cesare Valery Gergiev, ayer durante el ensayo en el Teatro Real JAVIER DEL REAL En un auditorio, la prioridad absoluta es la acústica El director Valery Gergiev estrenó ayer en el Teatro Real Semyon Kotko de Prokofiev, ópera desconocida en España SUSANA GAVIÑA MADRID. Valery Gergiev es un de los grandes directores de orquesta del mundo, y está al frente de una de las más importantes instituciones, el Teatro Mariinsky de San Petersburgo, bajo cuya supervisión ha crecido y ha dado a conoce el repertorio ruso a través de sus giras. Con las fuerzas del Mariinsky como le gusta denominarlas, Gergiev ha tomado España en la última semana, y el Teatro Real en los últimos dos meses, como reconocíaayer su director artístico, Antonio Moral. Tras la inauguración de la temporada con su compañía de danza, interpretando El corsario pasaron el testigo a los jóvenes solistas de la Academia del Teatro Mariinsky, para subir a escena El amor de las tres naranjas de Prokofiev Ayer, los músicos más curtidos- las mejores voces del Mariisnsky -desembarcaron en el teatro madrileño para interpretar una ópera raramente programada incluso en su país de origen, Rusia, y que sonó anoche por vez primera en España, Semyon Kotko Una partitura con la que comenzaron los problemas de Prokofiev con las autoridades soviéticas, y que no pudo ser estrenada hasta 1940. Estoy realmente contento de difundir esta obra, que forma parte de mis responsabilidades, como la tienen los españoles de difundir su repertorio Para el director de orquesta supone además la oportunidad de que se amplíe la visión que se tiene sobre el compositor de Guerra y paz La actuación de ayer fue la segunda parada de Gergiev y sus músicos en Madrid en la última semana, dentro de una gira que acabará el próximo día 12 en Barcelona, después de recalar hoy en Zaragoza, y el sábado en Valencia. En total, diez conciertos en menos de dos semanas, durante las que han colocado sobre los atriles hasta siete programas diferentes, con obras de Wagner, Brahms, Rachmaninov, Chaikovski, Shostakovich, Mahler o Rimsky- Korsakov. El director de orquesta no ve en ello mérito alguno, porque muchas de estas obras las hemos rodado en otras giras y en otras ciudades Gergiev no deja pasar la oportunidad de mostrar su satisfacción ante la consecución de uno de sus últimos retos: la inauguración de un nuevo auditorio, el próximo 29 de noviembre, en San Petersburgo. Quedan apenas veinte días, y hacer las últimas pruebas de acústica y otros ajustes La construcción de esta sala, con una capacidad para 1.200 localidades y que ha costado alrededor de 50 millones de dólares, es la señal de que existe una nueva situación cultural en Rusia. Está cambiando su dinámica y es el momento para llevar a cabo nuevas iniciativas Y bromea: En estos meses nos hemos reunido más con los responsables de economía que con los de cultura Este espacio se sumará al histórico teatro del Mariinsky y a otra sala dedicada al ballet. Sobre este nuevo auditorio, que tardó 14 meses en ser construido, recuerda que tuvo que pedir perdón a los arquitectos a la hora de aleccionarlos sobre las prioridades: Los que tienen la última palabra son los especialistas en acústica porque un auditorio no es sólo un edificio, es un instrumento También por ese motivo, no fue ambicioso respecto a su capacidad, a más entradas peor es la calidad y la acústica Elogios para España Valery Gergiev, que ha viajado a España con 250 músicos- -la plantilla del Mariinsky es de 2.000 personas- -elogió la evolución cultural de España en los últimos años, reflejada en la construcción de sus auditorios. Hace años no hubiera podido realizar una gira como ésta Si bien, algunos de ellos pueden tener problemas, valoró la situación en su conjunto y auguró que en unos años se obtendrá el máximo rendimientos de ellos Rusia vive una nueva situación cultural que permite llevar a cabo importantes iniciativas