Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 CULTURAyESPECTÁCULOS MIÉRCOLES 8 s 11 s 2006 ABC Brines, García Baena y Calvo abren los actos del 80 aniversario de Caballero Bonald ABC JEREZ. Con unas emotivas lecturas poéticas de Francisco Brines, Pablo García Baena y José Manuel Caballero Bonald comenzaron anoche los actos del 80 cumpleaños del poeta jerezano. La ministra de Cultura, Carmen Calvo, inauguró la exposición que conmemora una maravillosa vida poética, la de Caballero Bonald, organizada por la Fundación Caballero Bonald, el Ayuntamiento de Jerez y la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales. En el Alcázar de Jerez, Brines declamó a Brines, García Baena recitó a García Baena y Caballero Bonald a Caballero Bonald. El autor de Manual de infractores confesó que cumplir ochenta años no merece un agasajo porque es un motivo de alarma. Es la primera vez que alcanzo esta edad, que es como atravesar una frontera biográfica que es a la vez el fin de un trayecto y un punto de partida. Antes se decía que a los ochenta el ser humano llega a la decrepitud. Yo estoy decrépito, pero no tanto. Sigo resistiendo a través de todas las personas queridas que me apoyan. Estoy abrumado por lo que se avecina, pero no tengo la culpa de todos estos actos Carmen Calvo mostró su entusiasmo por estar en una liturgia laica, civil y democrática en torno a Caballero Bonald. Gracias por habernos dedicado tu vida, José Manuel, gracias por tu valentía y atrevimiento y por esa poesía que es un ejemplo para todos. Has sabido decir lo que los reclutas de a pie no han sabido decir Junto a la ministra de Cultura acudieron la consejera de la Junta de Andalucía, Rosario Torres, y la alcaldesa de Jerez, Pilar Sánchez. A Caballero también le arroparon amigos como Armas Marcelo y Felipe Benítez Reyes, comisario de la exposición. de su vida: Juan Ramón. Ella fue su sostén y eje. Sin ella, JRJ no tendría el Nobel Acogen niños desamparados El 11 de agosto de 1936, Zenobia informa a Juan Guerrero de que en Madrid ella y JRJ han acogido a niños desamparados por estar sus padres en el frente: Hemos tomado un piso bajo en Velázquez, 69- -casi esquina Lista- -y hemos pedido a la Protección de Menores doce niños de cuatro a ocho años y nos hemos instalado con nuestra familia multiplicada en un día. Los niños juegan seis horas diarias y J. R. los vigila la mayor parte del tiempo en el jardín. A las doce tienen un apetito tan devorador que, cuando se ha terminado de servir el primer plato al que hace el número doce, el número uno ya clama para el segundo plato. Tenemos provisiones para ellos para un mes, pero hay leche, huevos, pan en abundancia y, sólo ante la responsabilidad que representa el prohijar a doce caballeretes capaces de estas proezas gastronómicas, hemos comprado legumbres un poco al por mayor. Los chicos han desplazado toda nuestra vida interior y nos absorben por completo. Y a Juan Ramón le es completamente imposible ocuparse de nada literario. El hombre que toda su vida buscó el silencio vive en el más completo estruendo y estrépito. Los chicos compensan de todo La última carta de Zenobia es del 30 de mayo de 1956. Escribe a Ginesa desde la cama, gravemente enferma: Soy una pura burra y los calmantes sólo me atenúan un poco el sufrimiento. Sería mejor que la dejaran a una morir en paz. Lo que más me atormenta es J uan R amón Por todo esto yo quería ir a España. Preferiría que nos muriéramos los dos al mismo tiempo Tres días después de que Juan Ramón ganara el Nobel (25 de octubre de 1956) el cáncer doblegó a esta noble mujer, que tuvo su premio en vida. Graciela Palau de Nemes (en el centro) recibe la Gran Cruz de la Orden de Alfonso X El Sabio de manos de Mercedes Cabrera (a la izquierda) y de Carmen Hernández- Pinzón SIGEFREDO Preferiría que nos muriéramos los dos al mismo tiempo El epistolario de Zenobia Camprubí desvela a la mujer que fue el orden de Juan Ramón Jiménez y no la sombra del poeta ANTONIO ASTORGA MADRID. La madre de Zenobia Camprubí, Isabel Aymar, no quería que Juan Ramón Jiménez enamorara a su hija. Norteamericana de sangre y afición, no le parecía práctico el oficio de poeta y, para alejar a Zenobia del escritor, se marchó con ella a Estados Unidos. Así se lo confía JRJ, entonces director de publicaciones de la Residencia de Estudiantes, a su amigo Juan Guerrero Ruiz- -abogado, perito mercantil y juanrramoniano mayor del reino según acuñó el inolvidable maestro de críticos Ricardo Gullón- -en junio de 1915. Zenobia acuerda amistad con Juan Ramón, pero en un principio se niega a casarse con él. ¿Por qué está usted siempre con esa cara de alma en pena? le espeta al circunspecto creador. E insiste: Es usted un ciprés, más parado que los del Generalife El enamorado poeta estaba dispuesto a seguirla hasta el fin del mundo y, por arreglo mutuo, en Nueva York se casan con el consentimiento de Isabel Aymar. Ese año, 1917, arranca el Epistolario de Zenobia a Juan Guerrero Ruiz con una nota agradeciéndo las copiosas y bellísimas flores que les había enviado. Guerrero matrimonia con Ginesa Aroca en 1920 y se forja la amistad de Zenobia con ella. Muchos años después, las profesoras y apasionadas juanramonianas Graciela Palau de Nemes, la mujer que desde el Departamento de Lenguas Extranjeras de la Universidad de Maryland presentó ante la Academia Sueca la candidatura de Juan Ramón para el Nobel, y Emilia Cortés Ibáñez han volcado toda su entusiasmo en la edición del Epistolario I de Zenobia con Juan Guerrero (1917- 1956) Lo publica la Residencia de Estudiantes con la colaboración de la Fundación El Monte y la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales. Palau- -a quien ayer la ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, le impuso la Gran Cruz de la Orden de Alfonso X El Sabio- -y Cortés han reunido 693 cartas que Camprubí dirigió a Guerrero durante 39 años: A Zenobia le ha tratado mal la historia- -denuncia Cortés- Nunca estuvo a la sombra de Juan Ramón, nunca fue una mujer sin personalidad, anulada. Zenobia es el orden del poeta y ya antes de casarse decidió cuál sería la obra ABC. es Amplio recorrido por la vida y obra de Juan Ramón Jiménez en abc. es cultura