Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 8- -11- -2006 Otra polémica al ser apartado un policía por llevar a sus hijos a la mezquita de un radical Tony Blair, primer ministro británico 37 Bombardeo telefónico El acoso de los partidos políticos mediante el telemarketing ha llevado a algunos americanos a las lágrimas en esta campaña. La persecución no paró ni ayer, durante la jornada de votación. Cualquier momento parecía bueno para intentar convencer POR M. GALLEGO CORRESPONSAL NUEVA YORK. Ni jornada de reflexión ni paz electoral. La campaña seguía ayer a todo gas mientras los votantes depositaban las papeletas en las urnas, y no sólo por el despliegue de candidatos y el bombardeo de anuncios televisivos, sino por el insoportable acoso telefónico que ha llevado a algunos ciudadanos hasta las lágrimas. Era el caso de una señora de Ohio, que dejó entre sollozos un mensaje desesperado en el contestador del Washington Post Según publicó el rotativo, los trabajadores del hospicio donde convalece su madre, en estado terminal, no logran comunicarse con ella porque las llamadas de los partidos políticos acaparan la línea. Quienes viven en los estados más reñidos de esta campaña han sido las mayores víctimas del telemarketing político. Allí, en el último mes, el teléfono sacaba de la ducha a los ciudadanos y les interrumpía la cena. Al principio eran llamadas esporádicas, pero a medida que se acercó el día de las elecciones sin que las encuestas despejasen los resultados, el acoso se volvió casi insoportable. En Hermitage (Missouri) Jack Bernstein, 83 años y dos veces operado de corazón, sabía ayer lo que le esperaba cuando contestó el teléfono. ¿Eres otro republicano? preguntó antes de oír una sola palabra. El anciano contó que el teléfono empezaba a sonar a primera hora del día y no paraba hasta las 9 de la noche, límite legal. Como mucho estoy un minuto antes de colgarles. Estas conversaciones son muy monótonas, ya me las sé publicano el que más lo utiliza. A la pesadilla del electorado ha llegado esta campaña un nuevo monstruo, como es el robo- call o llamadas robóticas. En estos casos es una grabación la que suelta el rollo cuando alguien descuelga del otro lado, y si la máquina se encuentra con un contestador, le deja grabado el mitin completo. Son estas llamadas, en las que el ciudadano no se puede desahogar ni tiene a quien llamar de vuelta para pedir que le saquen de la lista, las que dejan a los votantes más furiosos. Los demócratas acusan a los republicanos de haber tejido cuidadosamente estas grabaciones para tenderles una trampa. Lo primero que se oye es el nombre del candidato demócrata al que se ataca, por lo que si el receptor cuelga inmediatamente le culpará de la llamada, y si se queda escuchando, oirá las descalificaciones contra él. Neila Cartus, una psicóloga del estado de Nueva York que hace llamadas políticas para el candidato demócrata John Hall en el Valle del Hudson, asegura que esta vez ha encontrado más receptividad entre los votantes republicanos que en campañas anteriores. Uno sabe que son republicanos porque no te dicen por quién van a votar, pero se quedan escuchando tus argumentos, mientras que antes te colgaban el teléfono Las llamadas que no traen quejas son las de los famosos. El ex presidente Bill Clinton o el actor Paul Newman, pidiendo el voto para el candidato demócrata, o el cómico Joe Piscopo en New Jersey, para el republicano Tom Kean. Todas ellas enlatadas, eso sí, pero no todos los días las celebridades llaman a casa de uno. Un arma barata El veterano de la II Guerra Mundial dice que la mayor parte de las veces que contestaba el teléfono se encontraba con un republicano del otro lado, porque son los que tienen más dinero En realidad, la campaña de ataque telefónico es uno de los intrumentos electorales más baratos que tienen los partidos, si bien es cierto que todas las fuentes consultadas coinciden en que es el Partido Re- Una mujer de Ohio se quejaba, entre sollozos, de que el hospital en que convalece su madre estaba colapsado por llamadas de los partidos ¿Eres otro republicano? replicaba Jack Berstein, dos veces operado del corazón, hastiado de tanto sonido telefónico Bush votó en una estación de bomberos en Texas se llevaron a cabo durante el día, en un frenético intercambio telefónico a pie de urna. Algo que, paradójicamente, los conservadores llamaban ataques preventivos REUTERS ABC. es Desde primeras horas de la mañana, resultados al instante de las elecciones legislativas en abc. es internacional