Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN MIÉRCOLES 8 s 11 s 2006 ABC AD LIBITUM NO SE ADMITEN TUTELAS VISTO Y NO VISTO GALLARDÓN CONTRA LOS MOLINOS DE VIENTO L A esencia de la democracia- -una de ellas- -reside en que cualquiera puede llegar a ser alcalde de su pueblo, presidente de su Autonomía e, incluso, jefe del Gobierno de la Nación. El problema surge cuando, verdaderamente, lo es un cualquiera. Los partidos políticos nos hacen correr el riesgo cierto de convertir la democracia en partitocracia y, a cambio, adquieren la responsabilidad de, mediante la práctica de la democracia interna, seleccionar a sus militantes de manera que ese cualquiera, nadie en concreto, que aspira a ganar unas elecciones y ejercer el poder no sea un cualquiera, un tarambana. M. MARTÍN En los escasos treinta FERRAND años que llevamos de experiencia democrática, tras una dictadura no deseable pero exquisita en la selección del personal de sus cargos públicos, asistimos a un deterioro notable en la calidad y formación de los protagonistas de la vida política. No quisiera citar nombres porque el problema, desgraciadamente, no se circunscribe a esta o aquella formación concreta y cursa con el drama de la generalización. Quizás en el socialismo se observa un mayor decaimiento que en los demás grupos y, por ello, llegan a los más altos cargos del partido quienes no han conseguido ser alcaldes de su pueblo o, viceversa, ascienden a la responsabilidad del Estado gentes sin más mérito ni experiencia que el de una pequeña alcaldía. José Montilla, por ejemplo, se dispone a ser president de la Generalitat sin más formación que la propia de un funcionario de partido y con la experiencia lógica de las tabernas de barriada en las que, para evitar equívocos, solía lucir un letrero de advertencia: No se admiten meriendas Había que consumir el género de la casa. Con ese bagaje, quien ha sido ministro de un Gobierno de España y accede a la responsabilidad autonómica con el aval de un partido nacional, como se supone que sigue siendo el PSOE, es capaz de lanzarse un pregón para advertir que no se admiten tutelas Lo que quiere Montilla, para no perder la estatura del andamio que le prestan sus socios de tripartito, es el reconocimiento de España a Cataluña, aunque, eso sí, ofrece una relación de fraternidad con los restantes países del Estado. Montilla, un charnego acomplejado, ha dejado suspenso en catalanismo a su mentor y maestro, Pasqual Maragall, y se dispone a hacer carreras identitarias con su socio Josep Lluís Carod- Rovira. Ese es el talento de José Luis Rodríguez Zapatero, idéntico en la fabricación de monstruos al del doctor Víctor Frankenstein. Nos decía, a través de uno de sus voceros, Alfonso Perales, tener confianza en que Montilla ordenara su tripartito sobre bases diferentes para no repetir los mismos errores, y ahí está el fruto: deslealtad, desapego y nacionalismo en vena. Otro fracaso del proceso de selección en las filas del PSOE y sus franquicias periféricas. L lismo? Gallardón, desde luego, si no ha superado ese ismo, A audacia del socialismo zapateril en Madrid no repoco le falta, porque su fabulosa deuda municipal no ha sipara en gastos. Ahí es nada, querer sentar en el sido óbice- ¡qué gran palabra! -para que los capitalistas llón consistorial al rulé más bonito de la Universiguapos proclamen aMadrid como lacuarta ciudad más soldad, que era, de dar crédito a sus alumnas, el de Sebastián. vente del mundo. -Tenía el trasero más bonito. Siempre enfundado en ¿A quién votar? unos vaqueros apretados. Para ir bizcochando el voto ciudadano, se ameAl decir trasero estas universitarias se evinaza con que, si perdieran, Simancas marcharía tan caer en la tentación de la errata famosa del de profesor a la Universidad, y Sebastián, de vi Ya cuando las damas de una comisión femenina cepresidente al Gobierno rumores que, si prende caridad elogiaron, en lugar del celo, el culo del dieran en la capital, llevarían a los madrileños a señor obispo. En cuanto a los vaqueros, el detalle volcarse sobre las urnas como una estampida de no es baladí, como diría el filósofo Sádaba. ñus. Pero, ¿y si ganaran? Entonces, adiós a Mario- -Unos buenos vaqueros y, por supuesto, no fuGas y CalixtoBieito (a Sebastián sólo le gustael teamar. IGNACIO RUIZ tro clásico, y por su orden) y adiós a lo que la gente Ésa fue la traducción que una locutora de TV hiQUINTANO de progreso llama callejero de la vergüenza zo el otro día de la contestación del cantante Rod- -El hábito de dar nombres de personas a las calles- -reStewart a la pregunta de cuál era su secreto para conservar funfuñaba Borges, abrevadero intelectual de Rodríguez- -la voz a los sesenta años. Very good genes, very good es una horrible costumbre francesa. Lugones prohibió que jeans. Total, que con unos vaqueros apretados como los de se le diera su nombre a una calle, pero no le hicieron caso. Sebastián y una estrecha ley antitabaco como la de la miYo tampoco quiero convertirmeen una calle: es muy triste. nistra delas angustias Salgado, el ya viejo socialismo zapaAdiós, pues, a las calles de Foxá, de Ridruejo, de Peteril se ha echado al ruedo madrileño dispuesto a levantarmán... que suenan a mucha lectura. Hay calles dedicadas le la voz, y ya veremos si el voto, a Gallardón, quien, desa personas que mataron a otras en la Guerra Civil- -explipués de pelear contra la chupa negra de la Trini, tendrá que ca el portavoz del socialismo municipal- Es el momento hacerlo contra un bonito antifonario universitario- dos de quitar esos honores que no merecen. Y el portavoz, un títeres peleando debajo de una sábana fue la descripción hegeliano que sostiene que Gallardón es la extrema dereque los reporteros del Nuevo Periodismo hicieron del de cha nada más que porque asiste a los maitines de RaMarilyn- el de Sebastián, y, probablemente, contra el joy no mira a Prieto o a Largo Caballero, por citar dos streaker que le pongan de liebre los civilones de Ciutanombres expuestos a la veneración indolente de la Demodans quecon esenombre, Ciutadans nohay quedescarcracia, sino a Muñoz Seca, al que los correligionarios del tar que el streaker acabe siendo Jimmy Jump, un tipo portavoz dieron matarile solamente porque leía el ABC. Ya que en Madrid, gracias a sus correndillas en pelotas por el se sabe que dijo a sus puntilleros en el desolladero de Pacésped del Bernabéu, debe de contar con seguidores. Estos racuellos: gigantes políticos son los molinos de viento de Gallardón, -Me podéis quitar todo, menos el miedo. aunque el viento quelos impulsa no venga en la historia del Espropósito de Sebastián, que sólogusta delteatro clásiviento que escribiera el buen Bacon, algo así, dice Sloterdico, y por su orden, quitarle también la calle. jk, comoel Plinio del primer capitalismo. ¿El primer capita- -No digas que para qué nos ha servido que se convocaran estas elecciones. ¿Tú no te has abstenido?