Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 CIENCIAyFUTURO MARTES 7 s 11 s 2006 ABC El acelerador ILC resolverá enigmas del Universo 400 expertos deciden cómo será y cuánto costará el futuro acelerador lineal de electrones y positrones, que deberá desvelar muchas incógnitas sobre los secretos más recónditos del cosmos POR LUZ DERQUI VALENCIA. Será uno de los proyectos de mayor envergadura internacional en los próximos años, una apuesta a escala mundial que permitirá llegar a nuevas aproximaciones sobre cómo se constituyó el Universo, y resolver las incógnitas a las que se enfrentan los científicos. El nuevo Acelerador Lineal de Electrones y Positrones (ILC) será protagonista del encuentro de trabajo internacional que hoy comienza en Valencia con la participación de 400 expertos de todo el mundo. Durante tres jornadas, científicos e ingenieros pondrán en común los últimos trabajos que se han llevado a cabo en Estados Unidos, Japón y Europa y decidirán sobre el diseño y la tecnología necesarios para desarrollar el colisionador, cuya puesta en marcha está prevista para 2015. De esta reunión no sólo saldrá el borrador del nuevo acelerador, sino también su coste aproximado, con el fin de que los diferentes países que colaboran en el proyecto puedan estudiarlo y decidir la medida de su participación. La importancia de este proyecto radica en que su puesta en marcha, junto a la del Gran Colisionador de Hadrones situado en el Laboratorio de Física de Partículas de Ginebra, permitirá explorar nuevas regiones de energía más allá del alcance de los actuales sistemas, ofreciendo claves fundamentales para los expertos sobre los secretos del cosmos. De esta forma, se podrá dar respuesta a las emergentes preguntas que aparecen y sobre la identidad de la materia oscura del Universo, explorando, además, la gravedad cuántica y dimensiones espaciales adicionales según explicó Juan Fuster, director del Instituto de Física Corpuscular y coordinador en España del ILC. Más allá de la ficción La longitud del futuro ILC será de unos 35 kilómetros, aunque en una segunda fase se podría ampliar incluso hasta los 50 kilómetros. Dos aceleradores enfrentados lanzarán unos 10.000 millones de electrones contra sus antipartículas, los positrones, casi a la velocidad de la luz. En los próximos días deberán revisarse las distintas opciones de diseño, así como el presupuesto y la posible financiación. La puesta en marcha de este proyecto internacional está prevista para el año 2015. Por primera vez España participa en las decisiones de un proyecto de estas dimensiones Recreación de lo que podría llegar a ser en apenas nueve años el futuro colisionador de partículas ABC partículas, que estudia los componentes elementales de la materia y las interacciones entre ellos. Participación activa América, Asia y Europa. Los tubos del ILC tendrán una longitud aproximada de 35 kilómetros, que en una segunda fase del proyecto podría ampliarse a 50. La máquina estará compuesto por dos aceleradores lineales enfrentados, que lanzarán diez mil millones de electrones contra los positrones, sus antipartículas, casi a la velocidad de la luz. En este caso, además, Valencia se ha configurado como un participante activo y no un mero espectador ante una iniciativa de gran magnitud, según destacó Fuster. El Instituto de Física Corpuscular, encargado de organizar este encuentro internacional, es un centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad de Valencia. La reunión que hoy se inaugura en la capital del Turia jugará un papel crucial en la puesta en marcha del ILC, ya que deberá diseñar el proyecto, evaluar su funcionamiento y estudiar el presupuesto, así como el plan de industrialización, su emplazamiento y el alcance y concepto de los detectores. Ésta será la última vez que todos los científicos vinculados al proyecto se reunirán antes de que el presupuesto para la máquina sea decidido a principios de 2007, por lo que en los próximos días deberán revisarse las opciones de diseño y las alternativas más económicas. Ensamblaje de los distintos componentes del ILC ABC Fuego cruzado Las cavidades del acelerador darán a las partículas cada vez más energía, hasta que finalmente choquen en un ardiente fuego cruzado en el centro de la máquina. El ILC emitirá partículas que chocarán 14.000 veces cada segundo a energías sumamente altas de aproximadamente quinientos mil millones de electronvoltios. Cada espectacular colisión creará una serie de nuevas partículas que podrían contestar algunas de las preguntas más fundamentales sobre la materia y el tiempo, según explican los expertos. Es la primera vez que en España se deciden las bases de un proyecto de interés mundial que revolucionará la física de El nuevo acelerador descifrará las nuevas claves de la materia oscura El Colisionador Lineal de Electrones y Positrones de nueva generación, más conocido entre los expertos con las siglas ILC (International Linear Collider) servirá para descifrar algunos de los muchos secretos que aún existen en torno a la formación del Universo, y más concretamente en lo referente a cuestiones tan fundamentales como la materia y el tiempo, dos de los grandes enigmas del presente. Se trata de un proyecto cuya importancia es comparada por los científicos con la que en su día se le dio al ITER de fusión nuclear. No en vano, el ILC que se instalará en Ginebra, emitirá haces de partículas que chocarán entre sí en torno a 14.000 veces por segundo y a 500.000 millones de electronvoltios. Si todo sale como está previsto, el proyecto será una realidad en apenas nueve años. A partir de entonces, los científicos tienen la esperanza de aclarar conceptos en torno a la denominada materia oscura y a la gravedad cuántica Una revolución para la física Para Fuster, se trata de un proyecto de las dimensiones e importancia del proyecto ITER de fusión nuclear, que se llevó a cabo gracias a un esfuerzo considerable internacional que involucró a todas las regiones de Más información: www. linearcollider. org