Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 7- -11- -2006 85 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos Los Beatles regresan a Abbey Road George Martin, productor del cuarteto de Liverpool, reconstruye en los estudios londinenses el sonido de una revolucionaria antología del cuarteto. El nuevo álbum del grupo sirve de banda sonora al espectáculo Love del Circo del Sol POR JESÚS LILLO MADRID. Fue el malogrado George Harrison quien, hechizado por las representaciones de la compañía canadiense, planeó la puesta en escena de un espectáculo del Circo del Sol basado en The Yellow Submarine proyecto que con el tiempo fue aumentando en volumen y ambición hasta derivar en Love función que desde el pasado 30 de junio se representa en el Mirage de Las Vegas. Como banda sonora del montaje, el veterano George Martin, responsable del sonido original del cuarteto, se hizo cargo de la tarea de reconstruir e hilvanar en los estudios Abbey Road un total de veintiséis piezas del repertorio de los Beatles: partiendo de las viejas cintas grabadas por el grupo- -muchas inéditas, como las utilizadas en el nuevo arranque orquestal de Strawberry Fields Forever Martin y su hijo trabajaron minuciosamente durante dos años para componer un nuevo álbum de la banda de Liverpool, una antología marcada por el riesgo de poner al día el catálogo más popular de la historia del disco. El resultado es un parque jurásico de los Beatles, cuyas canciones han sido manipuladas genéticamente para adaptarlas al formato de las funciones del Circo del Sol y, de paso, a los nuevos tiempos. Que haya sido el propio George Martin el encargado de redefinir estas piezas evita, a priori, la controversia que pudiera provocar entre los seguidores del cuarteto la arbitraria actualización de su obra: Martin vuelve a la mesa de mezclas para presentar una edición alternativa de lo que él mismo, con las manos más o menos libres, firmó hace tres décadas. Sin pausa Love presentado ayer en España y cuyo lanzamiento está previsto para el próximo 20 de noviembre, es un recorrido de 86 minutos y sin pausa por la última etapa de los Beatles. El malabarismo instrumental y los revolucionarios recursos sonoros que marcaron los procesos de grabación y producción de las obras mayores de la banda permiten a George Martin volver a experimentar con los fragmentos de unas canciones que ahora estrenan violencia, fantasía, nitidez y peliculeros efectos especiales, magnificados en la versión 5.1 del disco, tecnología que por primera vez se aplica a la obra de los Beatles. Hay en Love algunas piezas de rock- Get Back Drive My Car -cuya contundencia y crudeza, también renovadas, pasadas a sucio por George Martin, revelan el primitivismo de los Beatles, pero la mayoría del nuevo disco aprovecha los hallazgos con que, en el segundo tramo de su carrera, encerrados en el estudio y decididos a forjar y pervertir sonidos, los cuatro de Liverpool hicieron del pop una de las bellas artes del siglo XX. Son esas canciones las que, contrahechas, ensambladas con transiciones en forma de toboganes Los Beatles, en una fotografía de junio de 1967, tras una sesión de grabación en Abbey Road sonoros, sirven de onírico decorado musical a la función diseñada por los patrones del Circo del Sol. El argumento de las veintiséis piezas que componen Love sigue intacto, pero su aspecto cambia, a veces de forma radical, para exhibir los nuevos arreglos creados por George Martin, cuyo fascinante empeño arqueológico ha servido para poner en el mercado un sofisticado juego que permitirá a los más veteranos seguidores de los Beatles descubrir y enjuiciar su nueva producción, paralela a la histórica, y, a los más jóvenes, descubrir una obra, de riguroso estreno, en la que no es difícil encontrar claves instrumentales y rítmicas, propias del hip- hop o el post- rock, que impregnan un sorprendente y apabullante laberinto de canciones, decorado de psicodelia circense para un reencuentro con la mayor leyenda del pop. gura Martin, que a sus ochenta años ha tenido el valor de reabrir el archivo de Abbey Road y realizar la nueva versión de un legado que parecía intocable. No sólo el veterano productor británico pone de manifiesto su genio en Love sino que son los propios Beatles los que, a través de esta nueva mezcla, muestran al público del siglo XXI su capacidad para seguir, si no por delante, a la altura de cualquier experimento musical. Este álbum reúne de nuevo a los Beatles porque, súbitamente, tenemos de nuevo a John y EPA George junto a Ringo y a mí... Es algo mágico confiesa Paul McCartney sobre el contenido de Love en el que priman las canciones compuestas por Lennon y, en menor medida, George Harrison. Arte e industria Aunque en los últimos años la discográfica EMI no haya dejado de explotar el legado de los Beatles a través de antologías navideñas- -las últimas con extras inéditos, como Free As Bird y Real Love Love se presenta este otoño como un producto más artístico que comercial La compañía británica ha editado seis ejemplares de Love custodiados por sendos equipos que estos días viajan por el mundo para que directivos locales del sello, prensa especializada y profesionales del sector de la distribución puedan escucharlo antes de su salida al mercado, de nuevo amenazada por la sombra de la piratería: un obligado cacheo con detector de metales trata de evitar la filtración del disco más esperado de los Beatles de los últimos veintiséis años. Un disco circense Love es la banda sonora del espectáculo que estrenó el Circo del Sol hace unos meses en Las Vegas. La idea nació gracias a la amistad que mantenían Guy Laliberté, fundador de la compañía, y el fallecido beatle George Harrison. La grandiosidad del montaje obligó a reformar totalmente el teatro del hotel The Mirage. Los asientos giran 360 grados y tienen sonido surround y visión panorámica para que los espectadores puedan sentirse envueltos por la música y el espectáculo. Los Beatles siempre trataron de encontrar nuevas formas de expresión, y este disco es un paso adelante asegura George Martin Love recrea, sin pausa, veintiséis piezas del catálogo del cuarteto británico Un paso adelante Los Beatles siempre trataron de encontrar nuevas formas de expresión, y este disco es un paso adelante en ese sentido ase-