Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL Sadam Husein, condenado a la horca MARTES 7 s 11 s 2006 ABC Florentino Portero DESPUÉS DE LA SENTENCIA E ra un hito tan esperado como inevitable. La reconstrucción de Irak necesitaba que Sadam y los máximos representantes del régimen baasista fueran juzgados. Lo han sido sólo por unos hechos ocurridos en los primeros ochenta, en los que fueron asesinados más de cien personas. Algo insignificante frente a los asesinatos en masa de kurdos y chiíes ocurridos años después, pero suficiente para hacerse merecedor de la máxima pena: morir en la horca. El juicio a Sadam es mucho más que el proceso a una persona y al conjunto de sus colaboradores. Sadam representó la hegemonía de la minoría suní, en torno al 20 por ciento de la población, sobre el resto del país. Esta minoría gozó de privilegios exclusivos y fue testigo silencioso de las atrocidades que el régimen cometía sobre los restantes grupos. Hubo excepciones, personalidades suníes que se opusieron a la dictadura, pero fueron los menos. Por todo ello, los suníes están también presentes en el banquillo y la experiencia no está resultando nada agradable. Kurdos y chiíes han salido a la calle para celebrar un momento histórico. Los suníes lo han hecho para amenazar con un baño de sangre. Si la minoría suní no asume su responsabilidad por los horribles hechos ocurridos durante el gobierno de Sadam Husein, si no acaba de aceptar que la dictadura no volverá y que en el futuro tendrán que aprender a convivir, si no se oponen decididamente a las milicias baasistas que practican el terrorismo contra chiíes, kurdos y norteamericanos... entonces el proceso abortará y todo Irak entrará en una fase poco envidiable. Los suníes confían en que entonces contarán con la ayuda de los estados árabes para derrotar a los chiíes, así como de Turquía para arrasar el Kurdistán. Piensan que la victoria es posible, que pueden recuperar el control del país. Sin embargo, en cualquiera de los casos, un conflicto nacional o uno internacional con la posible entrada de Irán, los costes para los propios suníes serán terribles. Manifestantes paquistaníes partidarios de Sadam Husein queman una bandera estadounidense en la ciudad de Multan AP Los periódicos estadounidenses no quieren que se le cuelgue todavía The New York Times pide que se posponga la ejecución del tirano para que se le pueda juzgar por la masacre kurda MERCEDES GALLEGO CORRESPONSAL NUEVA YORK. Todos los periódicos estadounidenses celebraban ayer la sentencia de muerte que ha recibido el dictador iraquí Sadam Husein, pero los matices les distanciaban. Se salía del pelotón The New York Times que espera que por lo menos el proceso de apelación posponga la ejecución del tirano lo suficiente como para que se le pueda juzgar por las masacres que cometió contra los kurdos. En otras ocasiones el rotativo neoyorquino se ha pronunciado contra la pena de muerte, pero esta vez evitó referirse a ella. Por el contrario, observó que los horrendos crímenes de Sadam Husein merecen un castigo ejemplar pero no cree que el juicio que ha recibido sea suficiente para pasarle todas las cuentas. El periódico encuentra muchas irregularidades en un proceso que ve utilizado con fines políticos por el actual primer ministro iraquí Nuri Kamal al- Maliki. Por eso acusa al presidente George W. Bush de haberse excedido al calificarlo de un hito en los esfuerzos del pueblo iraquí para reemplazar el gobierno de la tiranía por el de la ley Por su parte, The Washington Post admite que el resultado del juicio ha sido imperfecto, seguro, pero bien hallado Aún así, advierte que será visto por los suníes de Irak y de los países árabes vecinos más como un acto de venganza del gobierno liderado por los chiíes- -o una apuesta preelectoral de Bush- -que como un fallo legítimo Quien no tiene nada que objetar es The Wall Street Journal que considera la sentencia como un admirable legado al sacrificio americano en Irak Su único apunte es que para que ese legado sea permanente EE. UU. tiene que derrotar a la insurgencia que batalla en nombre del tirano. Si bien la Casa Blanca ha sido categórica al negar que haya influido de alguna manera en la fecha del veredicto, el presidente Bush lo aprovechó el domingo para sus mítines de campaña. El primer ministro británico, Tony Blair, aseguró ayer que el Gobierno británico está en contra de la pena de muerte, aunque precisó que el juicio ha permitido recordar la brutalidad del régimen del ex presidente iraquí. Régimen brutal Estamos en contra de la pena de muerte, sea a Sadam o a cualquier otra persona declaró el líder laborista. No obstante, dijo que lo impotante es reconocer que este juicio nos ofrece un recordatorio de la completa brutalidad de ese régimen Por su parte, el ex presidente del Gobierno José María Aznar dijo que Husein es responsable de la muerte de millares de personas y que tiene las suficientes culpas para pagarlas de esa manera Los lectores de abc. es aprueban la condena a Sadam, pero no la horca ABC MADRID. La mayoría de los lectores de abc. es están de acuerdo en que el ex dictador iraquí haya sido condenado a la máxima pena posible, pero, a su vez, la gran mayoría de los que están de acuerdo con un castigo ejemplar rechazan la pena de muerte, incluso en los casos de tiranos y de genocidas como éste De acuerdo con la línea de pensamiento mayoritaria en la sociedad española, una parte muy amplia de los que respondieron a la pregunta de abc. es ¿Qué opina sobre la condena a la horca a Sadam Husein? considera que se le debería aplicar la cadena perpetua La coincidencia es amplísima al valorar como razonable que Sadam reciba un castigo proporcionado por los gravísimos delitos que cometió en el ejercicio de su cargo, aunque no faltan comentarios, minoritarios, en los que se cuestiona que el juicio y el tribunal conformados hayan sido los adecuados. Incluso alguna referencia aislada cuestiona también la intervención en Irak.