Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA MARTES 7 s 11 s 2006 ABC ¿Lleva usted líquidos en su equipaje? Miles de pasajeros dejaron ayer en contenedores cientos de frascos de cremas, desodorantes, botellas de agua... No conocían los detalles de la nueva normativa europea sobre seguridad aérea POR M. J. PÉREZ- BARCO MADRID. Con resignación y en beneficio de la propia seguridad. Así han aceptado miles de pasajeros las nuevas normas europeas que sobre seguridad aérea entraron en vigor ayer y que afectan sobre todo al transporte de líquidos y aerosoles en el equipaje de mano. Aunque muchos ya estaban advertidos de las restricciones, realmente pocos conocían a fondo el contenido de lo que podían llevar en sus bolsos, en qué cantidad y cómo. Por eso, hubo más de una sorpresa, varios disgustos y alguna protesta. No sin motivo, porque miles de frascos de gel, cremas, pasta de dientes, champú, colonia, hasta alimentos, zumos y botellas de agua se quedaron en los contenedores que Aena dispuso para la ocasión en la terminal 4 del aeropuerto de Barajas. Pero no sólo los pasajeros, también el propio personal de Aena, que informaba con toda amabilidad a los viajeros antes Una pasajera, con su bebé en brazos, acaba de introducir en la bolsa de plástico el biberón y la comida de su hijo de llegar al control de seguridad y les entregaba las bolsas de plástico donde guardar sus pertenencias sospechosas mostraba sus dudas sobre lo que se permitía o no transportar. Y eso ha repercutido en la comodidad de algunos. O si no, ¿cómo entender que a una familia ecuatoriana, con dos bebés y destino a Quito, hayan tenido la oportunidad de llevar la comida de sus hijos para el vuelo en una bolsa, mientras la cara de una madre colombiana era todo un poema al comprobar cómo requisaban la mayor parte de los alimentos que guardaba para su pequeño de trece meses? Un vuelo de nueve horas hasta Bogotá en el que sólo le permitieron dos potitos, un yogur y un zumo. Sólo para una toma, nos ha dicho el personal del aeropuerto. Eso no es suficiente para el niño. Conocíamos las restricciones pero no imaginábamos algo así espetó el padre. CHEMA BARROSO Normalidad en la primera jornada de restricciones en el equipaje de mano Con absoluta normalidad De esta forma definían desde el gabinete de prensa del Aeropuerto de Barajas cómo estaba transcurriendo la primera jornada de aplicación de las nuevas normas de seguridad europea en el transporte aéreo. Lo cierto es que algunas colas se producían a primera hora de la mañana, pero tenían más que ver con incidencias ajenas a la entrada en vigor de la normativa, como fueron las condiciones climatológicas adversas que sufrían otros aeropuertos europeos. Por otra parte, la Organización de Consumidores y Usuarios lamentó ayer la falta de campañas informativas desde órganos institucionales y de cuñas de radio y televisión para dar a conocer el reglamento a los pasajeros. Además, llamó la atención ante la posibilidad de que las empresas de perfumería hagan su agosto con envases de menor tamaño, que siempre cuestan más caros y pueden llevarse en el equipaje de mano. ¿Qué es nuevo? Los líquidos y cremas deben transportarse en una bolsa de plástico transparente que se puede cerrar y mide 20 x 20 centímetros. Se permite una por pasajero. No se llevarán frascos de más de 100 mililitros y en conjunto no se superará un litro de capacidad. De momento, Aena ha distribuido entre 6 y 7 millones de bolsas de plástico en los aeropuertos españoles. Pero en el futuro deberá llevarla el pasajero desde su casa. Los medicamentos se presentarán separadamente en los controles de seguridad, pero no dentro de la bolsa transparente. Y si puede ser, con receta médica así como otros productos dietéticos. La comida para bebés también se transportará en una bolsa aparte. Los productos que se necesiten para consumir a bordo de la aeronave se pueden adquirir en las tiendas del aeropuerto. pacio para un par de frascos de colonia. Uno para mi madre y otro para mi padre dice Elisabet, que no ocultó el profundo pesar que le producía la situación: Llevo a mi gente lo que en mi país no tenemos. Sé que es por seguridad, pero al final pagamos justos por pecadores. Nos podían haber advertido nada más entrar en el aeropuerto o en la cola de facturación y hubiera registrado todos estos regalos junto al resto del equipaje. Ahora no me da tiempo porque tengo que embarcar Prueba de autenticidad A su hermano le ocurría lo mismo. Llevaba, además, un frasco con pimientos que sobrepasaba la cantidad permitida (más de 100 mililitros) Un trabajador de Aena le informó: Si el policía tiene alguna duda sobre el líquido que contiene ese frasco, puede hacer que lo abra y que usted pruebe su contenido en el momento Al final, también los pimientos terminaron en el contenedor. Afortunamente los medicamentos que transportaba este grupo recibieron el visto bueno. No ocurre así en otras ocasiones, más de una vez se requiere de los pasajeros llevar localizada la receta. Sólo queda una advertencia más: Aena ha distribuido entre seis y siete millones de bolsas de plástico en los aeropuertos españoles. En el futuro, deberá llevarlas el pasajero desde su casa. Comida para bebés A ellos nadie les avisó de que una vez superado el control de seguridad podían adquirir alimentos en las tiendas del aeropuerto para consumir a bordo de la aeronave. Y eso que se permite llevar comida para bebés presentándola separadamente en los controles de seguridad, pero no dentro de la bolsa transparente como informa la propia Aena en su página web. Y es que a pesar de los intentos por agilizar las colas habituales- -hay que reconocer que cierta expectación y desorden se producían por las nuevas medidas- -y de los refuerzos del personal, no todo estaba preparado y listo. De hecho, las pantallas de vídeo para informar a los pasajeros de cómo debían colocar en las bandejas del control de seguridad sus pertenencias (chaquetas, móviles, cámaras fotográficas, ordenadores, bolso... se comenzaron a instalar a las dos de la tarde en la terminal 1 de Barajas. Desde luego, el día de ayer reservó para algunos un verda- dero disgusto. Elisabet y sus once compañeros de coro, que habían realizado una gira de un mes por Navarra, no se esperaban tener que abandonar en España todos los regalos que a lo largo del último mes han ido reuniendo para sus familiares y amigos de Cuba. Con tristeza, ella descargó en un contenedor una gran bolsa con esmaltes, colonias, cremas, pasta de dientes y hasta un frasco de agua oxigenada. En la bolsa de plástico autorizada- -donde puede llevar botes de hasta 100 mililitros pero en conjunto nunca superar un litro- -apenas sólo le quedó es-