Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN MARTES 7 s 11 s 2006 ABC AD LIBITUM LA ESCOPETA DE ZAPATERO STADÍSTICAMENTE parece imposible que cada vez que José Luis Rodríguez Zapatero aprieta el gatillo de la escopeta de sus decisiones le salga el tiro por la culata. Así viene sucediendo y, de no ser porque la gestualidad del líder socialista es como la de Buster Keaton, nos asustaría con sus gestos de dolor. Tan grave y reincidente es el caso que alguno de sus próximos haría mucho bien explicándole al presidente del Gobierno que se le llama culata a la parte trasera del arma, a la que es de madera y se ajusta a las formas del hombro y la mejilla. ¿No será que esté apretando hacia sí mismo el cañón de la esM. MARTÍN copeta? FERRAND Mientras se le va debilitando, esfumando, el principal de sus argumentos políticos de combate- -el mal llamado proceso de paz en el País Vasco- los acontecimientos que él mismo provoca y conduce le van cercando en su trinchera monclovita en cuya defensa ya está agotado el nosotros no hemos sido que con tanta soltura y frecuencia maneja José Blanco, la voz del disimulo. Las elecciones catalanas, animadas por su innecesario e imprudente entusiasmo estatutario, han deteriorado la fuerza y la influencia de los socialistas catalanes. No es lo mismo un Pasqual Maragall, errático pero tonante, que un José Montilla venido a menos, cualitativa y cuantitativamente decaído, al frente de una reedición del tripartito agravada por la presencia de Josep Lluís Carod- Rovira, protagonista sin riesgo de desgaste por la responsabilidad. Zapatero quiso jugar con Artur Mas y CiU a El aprendiz de brujo, pero ni tiene la pluma de Johann Goethe ni maneja el pentagrama como Paul Dukas. Ha conseguido los efectos contrarios a los por él pretendidos y, de paso, ha puesto en marcha fenómenos y movimientos que le harán incómoda la vida presidencial en lo que queda de legislatura y poco menos que imposible el manejo del PSOE en el tiempo que, de aquí a mayo, ha de preparar las elecciones autonómicas y municipales. Vista la extraña configuración de la escopeta de Zapatero, que no es ni biroja ni revirona, como sospechamos cuando apuntó a la Alcaldía de Madrid y le salió un Miguel Sebastián, hay que entender que es de avería. No parece que en las crecientemente inquietas filas socialistas luzca por su habilidad ningún maestro armero. Tampoco que Convergencia y Unió, desde ahora en síndrome de abstinencia de poder, continúe ayudándole en el Congreso de los Diputados, y menos aún que ERC, que también suma y resta, deje de jugar sus bazas con el oportunismo que define su naturaleza. Encima, desde la izquierda, Ciutadans y lo que del grupo se deriva servirá de contraste fehaciente de las omisiones e incoherencias del PSOE. Incluso podría ser que el PP culminara su apuntado despertar y el líder de la escopeta terminara hecho un colador. Con su propia escopeta. POR OTRA PARTE CAROD Y EL TORO DE OSBORNE E D sar, divertirse. En los últimos años, sólo en contadas URANTE la recién terminada campaña electoocasiones un número significativo de ciudadanos ha ral, el periodista y escritor Joan de Segarra ensalido a la calle para manifestar su posición: fue con trevistó para La Vanguardia al candidato Caocasión de la protesta por el cambio de la legislación farod- Rovira mientras tomaban el aperitivo en la supermiliar o de la negociación con los terroristas. famosa tasca barcelonesa El Xampanyet, situada enDesde luego, esa actitud de apariencia pasota no se tre el Museo Picasso y la basílica de Santa María del corresponde con el ideal de una ciudadanía cotidianaMar. Cuando salían, el patrón del bar, agradecido quimente interesada por las cuestiones que afectan al cozá de que un personaje conocido hubiera hecho el vermún, pero con todo resulta bastante lógica. En mut en su casa, sintió la necesidad de disculEspaña, la vida política se desarrolla exclusivaparse ante el político independentista porque mente en el cauce de los partidos políticos y, a entre la parafernalia decorativa del local no falsu vez, éstos se encuentran férreamente controtaba el famoso toro de Osborne, el icono de ese lados por sus secretarías o sus comités ejecutiespañolismo que Esquerra Republicana de Cavos. Cuando Alfonso Guerra advirtió: El que talunya quiere desterrar de su tierra: Es por el se mueva no sale en la foto expresaba justanegocio le dijo. mente ese control: cualquier iniciativa no sanEntre tantos acontecimientos grotescos que cionada por la autoridad partidaria sólo provose han producido en la campaña, ésta parece JOSÉ MARÍA caría desgracias políticas al promotor. Ese prinuna anécdota futil y hasta cierto punto simpátiGARCÍA- HOZ cipio de actuación provoca que el futuro de los ca. Pero bien mirada, supone el reflejo a pie de políticos no esté en función de su popularidad o de la calle de la separación entre política y negocios. El paaceptación social de sus propuestas, sino del secretatrón de El Xampanyet tendrá su propia ideología, sus rio general del partido, y, por eso, cualquiera que aspipreferencias políticas, y de acuerdo con ellas depositare a progresar en la vida política se centrará más en adirá su voto (o no) en las urnas, pero en el terreno estricvinar las preferencias de los jefes del partido que los detamente mercantil se adecua a lo que pide el mercado. seos de la ciudadanía. ¿Que a los guiris les gusta las tascas típicas, con su toPor su parte, el común de los ciudadanos, al advertir ro y su música flamenca? Pues se pone. Puede que no se que la actividad política se desarrolla en una burbuja adecue al estándar de corrección política que quieren cada vez más cerrada, se siente progresivamente meimponer los nacionalistas, pero ya se sabe que de la conos concernido por ella. Seguramente en ese distanciarrección política no se come. Y ese sentido común de no miento entre la llamada clase política y la gente de la mezclar política y negocio no es una característica excalle se encuentra en el origen de tendencia bajista que clusiva del pueblo catalán, tan mirado para cosas de la presenta la participación electoral. pela sino de cualquier ciudadano español. Y quizá lo más significativo de la anécdota de El En muchas ocasiones se escuchan o se leen críticas Xampanyet, siempre según la contaba Joan de Segahacia esa gente que, desentendida de la vida política, rra, es que ante las explicaciones del patrón, Carod Rodedica el cien por cien de su tiempo a trabajar, a ganarvira guardó silencio. A lo mejor tenía prisa, pero tamse la vida. Cuando se dirimen cuestiones tan importanbién a lo mejor era el silencio del que se encontraba tes como las que actualmente ocupan el debate públiatrapado entre el discurso político nacional y la vida co, la ciudadanía da la espalda a ese debate y se centra real. en algo mucho menos brillante, como su vida laboral y josemaria garcia- hoz. com familiar: trabajar, sacar adelante a los hijos, descan-