Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 6- -11- -2006 Primera división s Novena jornada DEPORTES 87 SEGUIMOS A... RONALDO Compromiso y tres remates, aprobó con nota el examen de Fabio Capello JULIÁN ÁVILA MADRID. Desde la grada varios prismáticos vigilaban los movimientos del mismo jugador madridista durante el calentamiento mientras el mozalbete con indumentaria ajustada y botas amarillas lustrosas correteaba con un juvenil. El objetivo era Ronaldo porque aparecía en el equipo titular. Capello ya cree en él. No se sabe si por convencimiento o por presión mediático- pupular, el brasileño volvió a al once. Parecía el partido más propicio para su regreso pues jugaba en casa y el Celta es un conjunto que juega y deja jugar. No fue así. Sobre todo en la primera parte. La disposición en el campo de compañeros y rivales no fue la más idónea para su juego. Nunca gozó de espacios y sufrió muchísimo ante la poblada defensa viguesa. Tampoco ayudó mucho el trabajo del Madrid, que se empleó en llevar el juego por el centro olvidándose de las bandas. Pese a todo Ronaldo se buscó la vida como un maletilla. Desesperado de moverse al límite del fuera de juego decidió retrasar su posición para participar en la elaboración del juego, algo inusual. Y en la primera ocasión demostró que puede ser útil, que tiene pólvora y que impresiona al contrario. Agarró un balón al borde del área y trazó un eslalon con disparo incluido que no acabó en la red por la intervención de Pinto. Dos minutos más tarde probó los reflejos del portero con otro derechazo envenenado. En la segunda parte compartió veinte minutos con Van Nistelrooy y estuvo a punto de romper el empate. En esta ocasión sacó provecho de un contragolpe para chutar a puerta. Se encontró de nuevo con Pinto. No tuvo tiempo para más. Capello le sustituyó y hubo pitos. Pero no para Ronaldo, que cumplió con creces, sino para el entrenador por el cambio. Sergio Ramos se va de su marcador en una jugada del partido centro. Reyes, a la derecha; Raúl, a la izquierda. Fueron los mejores momentos del equipo. Sin calidad, pero con agresividad. Y llegando por las bandas. Al cuarto de hora sale Ronaldo y entra Beckham. Nuevo reajuste. El tercero en una hora de partido. Raúl ya no sabe dónde ponerse. Suerte tiene Capello de que el capitán con tal de jugar lo hace de portero. Comenzó a la derecha, pasó a la iz- IGNACIO GIL LO MEJOR Buena reaparición de Ronaldo. No marcó, pero remató tres veces con peligro entre los tres palos y se movió bien entre líneas. Desde luego tiene más movilidad que Van Nistelrooy, aunque no esté todavía para jugar un partido completo. La efectividad del Celta fue absoluta: cinco remates a puerta: dos dentro, uno al palo y dos paradas de Casillas. LO PEOR El desequilibrio en el que vive el Real Madrid ante un equipo como el Celta, que ni siquiera le atacó y, al contrario, le dio muchos espacios. Todos los reajustes y cambios tácticos y de hombres que realizó Capello confirman que no da con la tecla y que hasta defensivamente, que el equipo parece más sólido, comete fallos y recibe dos goles en casa quierda y con la entrada del inglés se colocaba al centro, al lado de Van Nistelrroy. Daba lo mismo, no era su día. Con la marcha de Ronaldo, el Madrid perdió su inspiración ofensiva. Pudo ser casualidad o todo lo contrario, pero el caso es que el Celta, que no salía de su cocina, comenzó a visitar otras zonas del campo y aprovechó un error de Reyes para hacer su segundo gol con una facilidad pasmosa. No mereció el equipo de Vázquez llevarse los tres puntos, pero tarde o temprano el Real Madrid tenía que probar su propia medicina y toparse con un equipo que se cerrara atrás y saliese a la contra. Y justo le fue a pasar eso el día que más atacó, que más tuvo el balón, que más domino y más remató entre los tres palos. Pero es el riesgo de jugar mal, mal y mal.