Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 MADRID LUNES 6 s 11 s 2006 ABC Itinerarios para todos los gustos y bolsillos Ocio, pero también arte y cultura. Estos son los tres ingredentes básicos de las Rutas Culturales que organiza el gobierno regional madrileño. Hay poco tiempo para relajarse. Lo principal es empaparse de las costumbres y los monumentos de cada itinerario. De momento, hay programadas seis rutas por España, tres por Europa y un crucero por el Mediterráneo. El usuario paga el 60 por ciento del coste, el 40 por ciento restante lo pone la Comunidad de Madrid. El viaje más barato es el de Asturias (145 euros que paga cada mayor) el más caro, el crucero, que sale a 492 euros por persona. Hay traslados en avión, barco y autocar. Los hoteles son de cuatro estrellas y está incluida la pensión completa. Los mayores madrileños atienden a las explicaciones de su guía en el Palacio de la Ópera de Viena COMUNIDAD Cultura con mousse de gelocatil Un centenar de mayores viaja a Praga, Budapest y Viena por sólo 420 euros gracias al programa Rutas Culturales 2006 que organiza la Comunidad de Madrid. s El objetivo de estos viajes es implicar activamente a los ancianos en la sociedad para favorecer su autonomía y su desarrollo personal. s Desde luego, hay que estar en muy buena forma para poder participar en estos viajes culturales y artísticos POR MARÍA ISABEL SERRANO ENVIADA ESPECIAL VIENA. ¿Han desayunado bien, con sus vitaminas y sus hidratos de carbono? Espero que nadie se haya olvidado de la mousse de gelocatil porque el día va a ser completito y duro Este era el saludo con el que Pepe, un guía sevillano con mucha guasa, recibía cada mañana, en el autocar, a los cincuenta mayores de su grupo que acababan de subir a bordo. Lo del gelocatil no había que tomárselo a chufla porque lo que los ancianos tenían por delante era una jornada maratoniana de ir de acá para allá, de subidas y de bajadas, de ver este y aquel palacio o monumento, de no parar ni un momento, de aguantar de pie todas las explicaciones de los guías... Y para eso se necesitaba estar en plena forma física y, también, de humor. tros le decían. Vas tú a ver de lo que somos capaces le insistían mientras poníamos rumbo al Palacio de la Ópera de Viena. Otro grupo, con otros cincuenta mayores, tenía como guía a Mariuca, una italiana afincada en la capital austriaca desde hace muchos años y que se explicaba en un español muy gracioso. Viena era la etapa final de tres días de un viaje que empezó cinco días antes en Praga y había pasado por Budapest. Nadie diría que estos mayores llevaban en su cuerpo un tute de aupa. Resistían. En Viena querían más. No estaban dispuestos a perderse nada, ninguna explicación... Su vitalidad resultaba arrolladora. Este centenar de abuelos- -como a muchos les gustaba que les llamáramos- -forman parte de una de las Rutas Culturales 2006 para Personas Mayores de la Comunidad de Madrid que se organizan a través de la Consejería de Familia y Asuntos Sociales. Van por la segunda edición. Enriquecer conocimientos Este año, casi once mil mayores se van a beneficiar de tales rutas programadas para fomentar las inquietudes de estas personas y enriquecer su conocimiento sobre lugares, costumbres y culturas diferentes aseguraba la consejera, Beatriz Elorriaga, mientras observaba, absorta, la resistencia de los mayores tras una larga caminata por el centro de la capital austriaca. Dolores Díaz Moreno viaja con su marido, Pedro. Arreglada hasta más no poder, con sus pantalones y su atuendo de lo más cómodo y elegante, nos asegura que está encantada con este viaje. A nosotros nos gusta mucho más la cultura, las piedras, que la playa. Esto es muy bonito y conocer mundo no tiene precio. Además, la Comunidad de Madrid nos lo pone muy fácil porque este viaje de siete días con avión, pensión completa, en muy buenos hoteles, sólo nos cuesta 420 euros por persona En ese momento, el grupo se para. Mariuca, la guía, va a en- señar a los mayores cómo le hacían bajar a Sissi- -la famosa emperatriz del imperio austrohúngaro- -las escaleras palaciegas. Mariuca toma a Purificación como modelo. Hay que bajar despacio, sin prisa, con mucha elegancia. Las mujeres no podían mirar hacia abajo, miraban de frente y, por eso, un caballero siempre las conducía para que no tropezaran dice mientras ella misma hace de caballero para que Purificación no tenga ningún percance. Lo consiguen. Ángeles, la mayor del grupo, presume de sus 81 años. Estamos ya en un espectáculo de valses vieneses y da gusto verla. Se ha puesto sus mejores galas y se ha pintado. Los ojos la brillan especialmente. Pienso seguir disfrutando de estos viajes hasta que Dios me de fuerzas nos dice. Despedida De la misma opinión es Dolores Arranz. ¡Hija! Estos viajes no los puede hacer cualquiera. Hay que estar en forma porque las palizas son morrocotudas. Yo me siento muy bien y muy ágil. Mientras mis piernas y mi corazón aguanten, seguiré echando las peticiones La cena de despedida, en Viena, fue un trago. Se lo habían pasado todos muy bien. Habían aprendido mucho. Los vimos, incluso, tomando apuntes en los palacios imperiales. Brindaron y cantaron. Besos y abrazos. Intercambio de teléfonos. Y lo más sorprendente: todavía les quedaba marcha para otros tantos días. Estos mayores son la caña oiga. No podrás con nosotros Los ancianos sonrientes y con una marcha para dar y tomar retaban incluso al incauto Pepe. No vas a poder con noso-