Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 MADRID LUNES 6 s 11 s 2006 ABC AL DÍA SE DICE, SE COMENTA El escándalo de Ciempozuelos ha dejado tocado al PSOE en su línea de flotación, ya que Rafael Simancas ha convertido el urbanismo depredador en su principal línea de oposición. Ahora se ha vuelto contra él justo en el lugar que, hace no demasiado tiempo, ponía como ejemplo de urbanismo decente A este asunto se unen otros aún abiertos como Morata de Tajuña, Leganés, Getafe o Aldea del Fresno. Por ello, los socialistas han decidido pasar al contraataque y esta misma semana presentarán varios casos de municipios populares ante la Fiscalía Anticorrupción. El principal será el caso Porto al que tratarán de enganchar varias derivadas. Pero Simancas tendrá aún que dar muchas explicaciones sobre el caso Ciempozuelos ya que hay demasiados puntos oscuros. Empezando por la fulminante dimisión del ex alcalde. ¿Qué datos se conocían realmente en el PSM sobre el alcance del caso? Y, ¿desde cuándo? CARTAS DE LOS LECTORES Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepase el espacio destinado a ellas. Luis Prados de la Plaza El PSOE y sus datos sobre el taxi ABC publicó el día 19 de octubre pasado una información que decía: Los taxistas de la capital pierden 17 millones de carreras al año a causa de las obras que hay en la ciudad. La denuncia la realizó ayer el grupo municipal socialista, que BORRASCA uitando las balsas de agua que se forman en los túneles, cuando llueve con la insistencia de los últimos días, las inversiones para esconder los coches debajo de la superficie urbana tienen efectos a corto y a largo plazo, de modo que detrás de las molestias naturales de las obras y el dinero que hay que gastar ahora, vendrán las bendiciones de mañana, en esta ciudad que pasa por uno de los tiempos más intensos de maquillajes internos y externos. Sube la cotización del empeño, a medida que las inauguraciones parciales dejan ver los efectos positivos que habrán de venir. La gente vive al día y esa premura de cubrir etapas a zancadas, en lugar de caminar paso a paso, produce efectos imprevistos, entre otros, el desgaste de la paciencia ciudadana: la manía de quejarse en presente de indicativo, sobre todo para conjugar en segunda y tercera persona del plural: vosotros tenéis la culpa, ellos tienen la culpa Así que se acerca el tiempo de la recolección, coincidiendo con una nueva cita electoral- -una previsión, más que una casualidad- -y hasta la lluvia, tan imprescindible en el campo, visita la ciudad llena de paraguas y gabardinas, elementos indiscutibles del otoño puro que se unen al festival y a las otras manifestaciones urbanas, entre las que se han perdido algunas tradiciones que intentan rescatarse. Siempre recuerdo en noviembre las viejas estampas de las castañeras de Madrid, que ya parece como si no tuvieran tantos rincones ni esquinas disponibles para su actividad. Se vive más deprisa que ayer. La borrasca (una detrás de otra) asiste al espectáculo reparador del negro presagio que los tiempos de sequía traen a las conciencias. A base de recomendaciones sobre el tratamiento de los grifos hemos subido la cifra estadística de las reservas. Convendría, como en otros tantos casos, no conformarse con la noticia de los beneficios actuales recibidos de la lluvia presente, sino insistir en esa educación dirigida a recuperar el sentido común de no derrochar el agua nunca: aunque parezca que sobre. Q EFE Las obras también atascan a las ovejas Las obras de la M- 30 también han afectado al tradicional paso de las ovejas y pastores trashumantes por la capital, que ha tenido que aplazarse hasta el próximo día 12. Unas 700 ovejas deberán aguardar una semana más en la Casa de Campo a la espera de que el Ayuntamiento instale una pasarela. cuantificó las pérdidas por este motivo en 103 millones de euros anuales Debemos felicitarnos por la fina perspicacia de los chicos del PSOE en la oposición municipal, que han sido capaces de determinar que los taxistas de Madrid pierden cada año, por culpa de las obras, 17 millones de carreras y nada menos que 103 millones de euros Los linces del PSOE que en los catorce años de gobierno ¡ja! felipista y en los dos y medio de gobierno ¡ji, ji! zapatiesto no han sido capaces de aprobar una sola ley, reglamento, medida o disposición que merezca la pena, sí han detectado con precisión cartesiana que los taxistas han dejado de realizar 17 millones de carreras, ni una más, ni una menos, lo que les ha representado una disminución de ingresos de 103 millones de euros. Estos listos estudiosos del PSOE nada dicen del ahorro en gasóleo que les haya representado esos 17 millones de carreras no realizadas. Tampoco explican por qué esa catastrófica situación permite mantener el precio de los traspasos de licencia en 150.000 euros, pese a que las más de 15.000 licencias otorgadas se consideran un exceso, por cuanto superan en mucho las concedidas en ciudades de parecidas características. Jesús Machés Huecas DIMES Y DIRETS Antonio Saenz de Miera Presidente de Amigos del Guadarrama PAQUITO ara la gente de Cercedilla, Francisco Fernández Ochoa es, y será siempre, Paquito. Un gran esquiador, el único oro español en unos Juegos Olímpicos de invierno, y, sobre todo, un hombre bueno, generoso y cordial; símbolo de una época, también de oro, P del esquí en las laderas del Guadarrama. Nevaba entonces y el deporte de la nieve daba vida a los pueblos de la Sierra y especialmente a Cercedilla, que, unida por el tranvía eléctrico al Puerto de Navacerrada, se convirtió en capital del esquí y en vivero de grandes esquiadores. El triunfo de Paquito en Sapporo en 1972 culminaba una brillante tradición que comenzó con los Arias y los Jiménez. Nada menos que 29 campeones de España salieron de Cercedilla en quince o veinte años: sus nombres aparecen con justicia en la peana de una escultura de Rafael Muyor inaugurada con motivo del homenaje popular tri- butado a la gente de la nieve de Cercedilla. Sobre esa simbólica base, Paquito celebra, con los brazos levantados, su Medalla de oro. Para la mayoría de nosotros, desde luego para la gente de mi generación, aquella hazaña fue un acontecimiento casi incompresible, pues los éxitos deportivos eran siempre para otros. No se borrará fácilmente de nuestras retinas, la imagen, vivaz y profundamente simpática de aquel Paquito juvenil y entusiasta; su asombrosa agilidad y elegancia en el descenso, tal como le vimos, creo que todavía en blanco y negro, en nuestras televisiones. Fue un éxito espectacular y, para los que conocían su preparación y destreza, esperado. Se cuenta que cuando Marc Hodler, miembro de honor del Comité Olímpico, le vio en el último entrenamiento, exclamó sin dudarlo: ahí está el oro. Paquito era el mejor. Lo había mamado desde su más tierna infancia en el Puerto de Navacerrada; lo había aprendido de sus maestros (es conocida su admiración por Pepe Arias a quien casi obligó, no hace mucho, a volver a calzarse unas modernas botas de esquí) y lo llevaba en la sangre. Su triunfo enorgulleció a todos los españoles y nos levantó el ánimo en una época en la que no andábamos sobrados de autoestima colectiva. Hombre sencillo hasta lo indecible, Paquito nunca se había subido a ningún pedestal. Ahora le han subido y ahí esta, con los Siete Picos al fondo, como un ejemplo a seguir, por su tesón, por su entereza en los buenos y en los malos momentos. No es fácil llegar ser el mejor en algo, lo que sea. Paquito lo fue, y con él lo fue todo el pueblo de Cercedilla. Él nos dio nuestros 15 minutos de gloria, nos sacó por arte de magia de la Sierra y nos llevó, en volandas, hasta Japón. Desde aquél día no sólo Paquito forma parte de nuestra mejor historia, sino que ha logrado que la Sierra de Guadarrama y Cercedilla tengan, también, un hueco en la historia del deporte en España.