Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 6 s 11 s 2006 Un nuevo tripartito para Cataluña ESPAÑA 15 te proyecto a finales de este año, lo que representa que las obras de este primer tramo podrían arrancar a comienzos de 2007. El escollo principal está ahora en la otra parte del trazado eléctrico, la que conecta con Francia y en la que hasta la fecha no se han avanzado posiciones. La izquierda catalana deberá afrontar desde el consenso las negociaciones con el Gobierno francés, que, hasta el momento, no parece dispuesto a ceder en esta cuestión. Sonados desencuentros Al margen de las diferencias entre Iniciativa y PSC, también han sido constantes los desencuentros entre ERC y sus dos colegas de tripartito. La Ley Electoral y la Ley Territorial, los dos grandes ejes del Pacto del Tinell, son claros ejemplos de los perversos efectos del desequilibrio de poder. Ambas normativas, dos aspiraciones personales de Pasqual Maragall, han sido frenadas desde la Consejería de Gobernación (ERC) controlada por Joan Carretero. La reorganización territorial perfilaba dos claras metas para los socialistas catalanes: recuperar el gobierno metropolitano de Barcelona y cambiar las circunscripciones electorales, lo que ligaba este proyecto al de la Ley Electoral. Saura, Maragall y Carod instantes después de suscribir el Pacto del Tinell, hace poco menos de tres años YOLANDA CARDO El incómodo legado del Tinell El recién editado tripartito catalán deberá afrontar una incómoda herencia: los grandes proyectos que quedaron paralizados por sus desequilibrios internos y que ocultó el intenso debate estatutario E. ARMORA BARCELONA. Tras una tensa legislatura marcada por el debate político, el recién nacido tripartito se enfrenta ahora al reto de retomar los grandes proyectos- -la mayoría bendecidos en el Pacto del Tinell- -que quedaron paralizados por el intenso proceso estatutario y las desavenencias internas entre los tres socios de gobierno (PSC, ERC e ICV- EUiA) Las infraestructuras, piedra angular de esta controvertida legislatura, han padecido los efectos de la falta de equilibrio y consenso entre los tres partidos de izquierda. tro que traza a dos décadas vista la gran obra de Cataluña. Una de las perlas de este plan es el Eje transversal ferroviario, que justo acaba de arrancar su andadura administrativa y que tiró adelante sin el beneplácito de Iniciativa. Qué pasará ahora, que la formación ecosocialista vuelve al primer plano político y con mucha más voz parlamentaria, es una incógnita. A falta de ver cómo cuaja el nuevo Gobierno, alcanzar el consenso en cuestiones como Acelerar la inversión pública en Cataluña El tripartito tampoco ha alcanzado esta meta. Aumentar la inversión pública en Cataluña mediante las negociaciones con el Gobierno era el gran reto que se planteó de arrancada el gobierno tricolor catalán. No obstante, las continuas crisis en el seno del tripartito y un Gobierno central algo menos dado a concesiones de lo que se auguraba a priori, hicieron embarrancar el proyecto. Tampoco se ha logrado romper con la visión centralizada y radial que los agentes sociales han denunciado en reiteradas ocasiones. El traspaso de la gestión de El Prat sigue pendiente. ésta se augura, a priori, complicado. Tampoco hay mayores esperanzas para otros proyectos paralizados por los continuos encontronazos entre socialistas e Iniciativa, como la anunciada interconexión eléctrica con Francia, que sigue paralizada en su tramo decisivo, el que conecta con el país vecino. Reformas ligadas al Estatuto No obstante, los republicanos condicionaron ambas reformas a la redacción del Estatuto y ERC se encaró a los socialistas con una propuesta de ley favorable a Convergència, que contribuyó a agrandar las diferencias entre las dos formaciones. Pese a que las tensiones internas han sido vistas desde fuera como el verdadero origen de la inoperancia del tripartito en algunas cuestiones esenciales como las citadas, el debate estatutario ha sido la espesa neblina que ha ocultado las verdaderas carencias del tridente de izquierdas catalán. La interconexión, a medias El anterior tripartito ha dejado resuelto- -sólo desde el punto de vista administrativo- -el grueso de la parte catalana del trazado, la que conecta las localidades catalanas de Bescanó con Setmenat. El trazado se encuentra ahora pendiente de que el Ministerio de Industria lo eleve al Consejo de Ministros. Previsiblemente, se le dará luz verde a es- Efecto parálisis de ICV Gran parte del trabajo que se realizó desde la Consejería de Obras Públicas de Joaquim Nadal ha quedado ensombrecido por las colisiones de este departamento con el de Medio Ambiente, dirigido por la formación ecosocialista. El efecto parálisis de ICV fue patente en casos como el del túnel de Bracons o el Cuarto Cinturón. Pese a los déficits manifiestos, la izquierda catalana dio luz verde en su última etapa- -con ERC fuera del Gobierno- -al Plan de Infraestructuras del Transporte (PIT) 2006- 2020, el documento maes-