Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 6- -11- -2006 Los ex alcaldes socialistas de Ciempozuelos iban a abrir tres sociedades en Belice 11 cas sociales emprendidas en la pasada legislatura, tras constatar que ninguno de los partidos tiene un horizonte nacional que vaya más allá del desarrollo del Estatuto No es hora de hacer frentes de ningún tipo, sino de trabajar en favor de la cohesión social aseguró Carod, para quien un gobierno CiU- ERC sólo trabajaría para quienos nos han votado, y no para todo el país En todo caso, y al margen del papel específico de Carod, sí ha trascendido que el acuerdo a tres nace, al menos esa es la intención, puliendo de antemano los vicios que arruinaron el primer tripartito. En este escenario, y de manera previa a los nombres y al reparto de áreas, los esfuerzos de Montilla han ido encaminadas a fijar las normas de relación interna de la nueva coalición, que se quiere funcione de manera cohesionada y no en base a los compartimientos estancos que caracterizaron el gobierno Maragall. Compromiso de solucionar discrepancias sin airearlas en público y, lo más importante, reconocimiento explícito de la autoridad del presidente Montilla. Josep Bargalló podría asumir Cultura Será a partir de hoy cuando empiecen a conocerse detalles del futuro gobierno, aunque ya se adelanta que habrá menos departamentos y con un reparto muy similar al de 2003. Joan Puigcercós habría aparcado misiones más ambiciosas en favor de la consejería de Gobernación, de nulo desgaste y amplia penetración territorial. ERC también asumiría- -además de la vicepresidencia de Carod- Educación, Benestar Social y Cultura, que podría recaer en Josep Bargalló. Josep Huguet entraría en Industria. Por su parte, ICV se quedaría con dos departamentos, además de la presidencia del Parlament. Por la puerta grande Carod se vio obligado a dejar el Gobierno catalán al poco de tomar posesión como consejero jefe por su reunión con ETA, desvelada por ABC. Prometió que volvería s Montilla y Puigcercós estudiaban la forma de relegarlo hasta que llegó CiU y le prometió el oro y el moro MARÍA ANTONIA PRIETO BARCELONA. Quienes les conocen bien explican que la sintonía que existe entre Pasqual Maragall y Josep Lluís CarodRovira es fruto de una serie de coincidencias políticas y culturales. Los dos han sido líderes electorales indiscutibles para sus respectivos partidos y los dos se han saltado a la torera las reglas internas de toda formación política. Necesitados y odiados al tiempo por los aparatos de sus partidos, Maragall y Carod no han mostrado ninguna predisposición natural hacia la disciplina de partido. Algo iluminados, vanidosos y anárquicos, su nivel cultural e intelectual está muy por encima del de sus respectivos entornos. Lo saben y lo aprovechan. Maragall y Carod se caen bien, muy bien. Pero hay algo que les diferencia: el segundo tiene la suerte de cara. Pese a que el líder de Esquerra se puede adjudicar la paternidad de las crisis más sonadas del extinto tripartito; pese a que su partido, controlado por Joan Puigcercós, ya le ha puesto fecha de caducidad, Carod tendrá una segunda oportunidad En virtud del acuerdo alcanzado ayer entre el PSC, ERC e ICV el dirigente republi, cano vuelve, victorioso, al Gobierno que se vio obligado a abandonar tras hacer público ABC su encuentro con la cúpula de ETA en Perpiñán. Según las informaciones a las que ayer tuvo acceso ABC, puede que no tenga grandes atribuciones ni gestione la mitad del presupuesto catalán, y hasta puede que su cargo de vicepresidente sea más simbólico que político, pero será el número dos del Gobierno. El fracaso del tripartito y el desapego hacia el nuevo Estatuto exhibido por los catalanes han acabado con el presidente en funciones, Pasqual Maragall, pero no han podido con Carod- Rovira, quien ya de pequeño tenía claro que quería ser president la reedición de un tripartito sin Carod al tiempo que buscaban una salida digna para un dirigente que ya se consideraba amortizado. En esas llegó Artur Mas. Rechazado el mismo viernes por Montilla, el sábado por la mañana citó a Carod y le ofreció la conselleria en cap y un reparto prácticamente igualitario del Gobierno, pese a que CiU tiene 48 escaños frente a los 21 de ERC. Carod tomó nota de la generosa oferta y se la trasladó a su partido. A partir de ese momento no había marcha atrás: si Montilla, Puigcercós y Saura querían reeditar el Gobierno catalanista y de izquierdas tenían que aceptar el regreso al mismo, y por la puerta grande, de Carod. Además, la pérdida de tan sólo dos escaños- -las encuestas auguraban un retroceso de seis o siete diputados- -confirman que Carod, que en los últimos tiempos ha exhibido un discurso de perfil bajo y sin estridencias, se ha reconciliado con una parte importante del electorado que le dio la espalda en el referéndum del Estatuto. Dirigentes de su formación aseguran que, vigilado de cerca por Montilla y por Puigcercós, difícilmente volverá a poner en apuros al nuevo Gobierno. El tiempo dirá si este profesor de catalán nacido en Cambrils en 1952, aficionado a los castells que viste de Armand Basi y que presume de ser un outsider de la tradición política catalana, es capaz de gobernar sin gesticular. De momento, los hechos demuestran que se reunió con ETA a espaldas de Maragall, que pidió el boicot para los Juegos de Madrid, que se colocó una corona de espinas a las puertas del Santo Sepulcro y que, al pedir el no al Estatuto, provocó la caída de un Gobierno. Puigcercós opta por dirigir Gobernación, un departamento de menor desgaste pero que le permite penetrar en el territorio toria se ha vuelto a repetir y ha terminado igual de mal para la federación nacionalista. Tras la reunión constructiva que mantuvo con Carod el pasado sábado, el líder de CiU, Artur Mas, concibió alguna esperanza de presidir el Gobierno catalán, pero sólo unas pocas horas después Esquerra anunció la reedición del tripartito. El propio Carod telefoneó anoche a Mas para comunicarle su decisión. La comisión permanente de CiU analizará hoy el nuevo escenario político. El portavoz parlamentario del PP catalán, Francesc Vendrell, señaló que la reedición del tripartito es una desgracia para los catalanes y supone un nuevo fracaso para Rodríguez Zapatero. Planes truncados Lección aprendida Ninguna de estas exigencias ha supuesto un impedimiento para ERC. Desde la formación republicana, y después de la experiencia de la pasada legislatura, se ha asumido que una cosa es hacer de oposición y otra gobernar, con lo que las estridencias y las salidas de tono son siempre perjudiciales. Hemos aprendido la lección aseguraba Carod en la misma noche electoral. En esta línea, ERC podría haber asegurado que continuaría con el tono bajo- autodisciplinado, sin gesticulaciones en definición de Joan Puigcercós- -que la formación independentista adoptó después del trago que supuso el proceso estatutario. La dirección de CiU no hizo ayer valoración oficial. La his- La suerte, no obstante, no llega sola. Los hados que han bendecido al líder independentista llevan grabadas las siglas de CiU. El pasado viernes, Carod estaba prácticamente fuera del Gobierno catalán. El presidenciable socialista, José Montilla, y el número dos de ERC, Joan Puigcercós, negociaban El primer tripartito ha acabado con Maragall, pero no ha podido con Carod, quien ya de niño tenía claro que quería ser president El líder de ERC estará vigilado de cerca por Montilla y Puigcercós, los auténticos artífices de los dos tripartitos