Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 LUNES 6- -11- -2006 ABC ESPAÑA www. abc. es Carod explicó en una multitudinaria rueda de prensa la consecución de un nuevo tripartito ELENA CARRERAS Carod regresa como vicepresidente a un tripartito presidido por un Montilla débil El líder de ERC hace valer su fuerza y, en contra de la hoja de ruta del PSOE y con Zapatero en Uruguay, vuelve como número dos a la Generalitat ÀLEX GUBERN BARCELONA. Una segunda oportunidad José Montilla será el próximo presidente de la Generalitat tras obtener el apoyo de ERC, formación que ha rechazado una generosa oferta de CiU para finalmente decantarse por una reedición del tripartito de izquierdas. Con un Montilla debilitado tras un pésimo resultado electoral, el gran vencedor del tour negociador es el independentista Josep Lluís CarodRovira, que regresará al gobierno de la Generalitat como número dos ocupando una vicepresidencia de nueva creación. El acuerdo se alcanzó también en contra del criterio de la mayoría del PSOE- -que hoy analizará el pacto en su Ejecutiva Federal- -y del presidente del Gobierno, que han presionado en favor de un entendimiento con CiU. Con un nuevo tripartito, Zapatero- desde Uruguay- ve modificadas unas previsiones que pasaban por un escenario de estabilidad y la garantía de apoyo de CiU en el Congreso. Ayer mismo, el portavoz parlamentario Josep Duran ya anticipaba que, en caso de pacto de izquierdas, no hay motivo para seguir apoyando al Gobierno. El PSOE tendrá que seguir lidiando pues con el incómodo apoyo de los parlamentarios republicanos. En cualquier caso, la presión del PSOE y los intentos del PSC para renovar un pacto con ERC, pero desplazando a Carod en favor de un Joan Puigcercós menos perjudicial para los intereses socialistas en el conjunto de España, no han surtido efecto. Los republicanos han hecho valer su fuerza- -21 diputados- -y la generosa oferta que CiU les hizo el pasado sábado- -consejería primera y gobierno paritario- -para doblegar el veto inicial del PSC, que ha tenido que aceptar a un crecido Carod, con las llaves en la mano y relativamente reforzado internamente tras el resultado de las elecciones. Hoy mismo, los líderes de las tres formaciones- -Montilla, Carod y Joan Saura- -certificarán con una foto la entente, que luego los distintos órganos políticos de los tres partidos ratificarán. A partir de ese momento, y en un plazo que se quiere rápido- -a mediados de semana podría estar cerrado- los equipos negociadores dibujarán la estructura del nuevo gobierno: áreas de decisión- -menos de las actuales- -y el reparto de las mismas. Las líneas básicas, como reconocer el principio de autoridad de Montilla, y, sobre todo, el encaje de Carod, ya están cerrados. Si bien no se ha concretado qué cargo concreto ostentará el líder republicano, ayer ya dejó claro durante la rueda de prensa en la que se anunció el acuerdo que él ocupará el segundo escalafón jerárquico. A partir de mañaña (por hoy) discutiremos la arquitectura del gobierno, que puede tener un sistema de funcionamiento diferente, pero partiendo de la premisa de que el primer partido en número de votos ocupará la primera responsabilidad, el segundo la segunda y el tercero la tercera en lo que se intuye ya como posible fuente de roces, más cuando ya se ha avanzado que Montilla no quiere limitarse a ejercer un papel institucional- -como sí hizo Maragall- sino que quiere dirigir la labor de cordinación del Gobierno. Con este diseño, ERC puede vender a sus bases- -proclives al entendimiento con CiU- -que la oferta del PSC no ha sido tan barata como la nacionalista, mientras que Montilla, y por extensión Rodríguez Zapatero, pueden vender que Carod no regresa como consejero jefe, aunque en verdad eso lo sea sólo de forma nominal. Sea como fuere, la opción de ERC por Montilla no ha sido fácil, y ayer, fuentes conocedoras de las negociaciones señalaban que la rueda de prensa convocada de urgencia podría responder a una política de hechos consumados cortando la presión de unas bases que iba en aumento y las dudas de una ejecutiva dividida. Carod justificó ayer la opción por el tripartito por la necesidad de priorizar las políti- Nuevo esquema El esquema más probable pasaría por la desaparición del cargo de consejero en jefe, o consejero primero, a cambio de constituir una vicepresidencia sin atribuciones concretas, similar al cargo que ocupaba Joan Saura (ICV) en la pasada legislatura como consejero de Relaciones Institucionales. Alejado de la gestión, Carod podría acabar ejerciendo como comisario del resto de consejerías,