Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos DOMINGO 5- -11- -2006 ABC La directora del Neue Galerie Museum de Manhattan, Renée Price (a la izquierda) coge de la mano a Maria Altmann, a quien fue devuelto el Retrato de Adele Bloch- Bauer I de Gustav Klimt (detrás, en la imagen) A la derecha, el magnate Ronald S. Lauder, que compró el cuadro por 135 millones de dólares Sobre estas líneas, El sueño de Picasso, propiedad de Steve Wynn (a la izquierda) quien había vendido la obra por 139 millones de dólares, pero la venta se desbarató después de que Wynn rompiera el lienzo de un codazo. A la derecha, arriba, N 5, 1948 de Pollock, vendida por el magnate del mundo de la música y el cine David Geffen (abajo) por 140 millones de dólares Los magnates rompen el mercado Ronald S. Lauder, Steve Wynn, David Geffen, David Martínez... Son multimillonarios y coleccionistas de arte. Sus últimas compraventas han desestabilizado el mercado y ya planea la sombra de la especulación POR NATIVIDAD PULIDO MADRID. El mercado del arte anda extrañamente revuelto. En la última década había logrado consolidarse con precios altos sólo para piezas maestras, dejando atrás la tendencia especulativa de los 90, cuando los japoneses, especialmente, rompieron el mercado con ventas astronómicas que nada tenían que ver con el mercado real. El Retrato del Dr. Gachet de Van Gogh, fue comprado el 15 de mayo de 1990 en Christie s- Nueva York por el millonario japonés Ryoei Saito por 82.500.000 dólares- -el paradero del cuadro es un misterio: unos creen que su dueño lo quemó antes de morir, otros que se lo llevó a la tumba- Dos días después, Saito adquiere Au Moulin de la Galette de Renoir, esta vez en la sala Sotheby s, por 78.000.000 dólares. Con semejantes cifras, el mercado del arte se hacía añicos. Las cotizaciones se dispararon y los inversores de arte se frotaban las manos. Son muchos los artistas cuyos precios están infladísimos desde entonces, empezando por el propio Van Gogh. Tuvieron que pasar 14 años para ver superados estos precios. Muchacho con pipa de Picasso, se vendió el 5 de mayo de 2004 en Sotheby s de Nueva York por 104.168.000 dólares. El artista malagueño, que siempre se había mostrado como el valor más seguro del mercado, lograba alzarse como el rey indiscutible. El maravilloso lienzo de Picasso procedía de la colección Whitney y es una de las grandes obras de su etapa rosa, de la que apenas quedan ejemplos en manos privadas. Nadie discutió el precio, debido a que se trata de una obra maestra. Pero el reinado de Picasso duró apenas dos años. El pasado mes de junio saltó la sorpresa: el Retrato de Adele Bloch- Bauer I de Gustav Klimt, había sido adquirido por el magnate de la cosmética Ronald S. Lauder por 135 millones de dólares en una venta privada y lo cedía a la Neue Galerie neoyorquina, que él había fundado en 2001. Pertenecía al Estado austriaco y se exhibía junto a El Beso en la Galería Belvedere de Viena hasta el pasado mes de enero, cuando un tribunal de arbitraje ordenó que la obra, junto a otros cuatro cuadros de Klimt, fuera restituida a Maria Altmann, heredera de Ferdinand Bloch- Bauer, el industrial judío que encargó el retrato de su esposa y cuyas propiedades fueron confiscadas por los nazis. El nuevo récord fue muy discutido. Los expertos creen que Gustav Klimt no merece ser el artista más cotizado de la Historia, lugar que parece destinado indiscutiblemente a Picasso. Un dato muy revelador: diez obras del malagueño han superado los 34 millones de dólares, mientras que sólo tres de Klimt pasan de los 20 millones. Carrera desenfrenada La compra de Lauder ha supuesto un antes y un después en el mercado. Desde entonces se ha emprendido una carrera desenfrenada por batir el récord del pintor austriaco y la sombra de la especulación vuelve a planear sobre el mercado del arte. Un puñado de magnates- -todos ellos forman parte de la lista de los hombres más ricos del planeta que elabora la revista Forbes -se han puesto manos a la obra para volver a desestabilizar el mercado. Tras Lauder le llegó el turno al multimillonario Steve Wynn, propietario de casinos y hoteles en Las Vegas, quien había cerrado el trato con Steven Cohen para venderle El