Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 MADRID DOMINGO 5 s 11 s 2006 ABC La comunidad india en Madrid celebra el Año Nuevo hindú La comunidad india residente en Madrid celebró ayer el Diwali o Año Nuevo hindú- -2063 de la era Vikrama- -con una fiesta presidida por la embajadora de India en Madrid, Surikanthi Tripathi. Organizada por la Indian Sindhi Association of Madrid, la sala Florida Park se transformó en una escenografía al más puro estilo de Bollywood. Al acto asistieron José María Aznar y Ana Botella. Las salas de música en directo muestran su Jazz con sabor a club ABC MADRID. Trece clubes y locales de música en directo agrupados en la Asociación La Noche en Vivo de la Comunidad de Madrid participan en el XXIII Festival Internacional de Jazz de Madrid, que arrancó el pasado viernes y se prolongará hasta el próximo 24 de noviembre. La iniciativa, denominada Jazz con sabor a club servirá igualmente para afianzar el compromiso de estas salas con la cultura y, en concreto, con la música de jazz. En el caso de su participación dentro del citado Festival Internacional de Jazz de Madrid, su actividad sumará un total de 160 actuaciones de música. Aunque la mayoría serán artistas españoles, en su particular oferta jazzística también colaborarán renombradas figuras internacionales, como el pianista Ben Sidran, la cantante Xiomara, los guitarristas Kurt Rosenwinkel y Luis Salinas, el trombonista Steve Turre, los saxofonistas Bob Sands y Grant Stewart, el trompetista y percusionista Jerry González o el baterista Horacio El Negro Hernández. JULIÁN DE DOMINGO Locales emblemáticos En esta oferta de jazz se incluyen locales tan emblemáticos como Café Central, Sala Clamores, Café Populart, Segundo Jazz, El Despertar o el reciente Bogui Jazz, cuya trayectoria forma parte esencial en la evolución del género en Madrid. Por otro lado, a la propuesta se incorporan otras salas reconocidas por su labor con otro tipo de músicas, como es el caso de La Boca del Lobo, Siroco, El Junco, El Rincón del Arte Nuevo, Taboo, Zanzíbar o Moe. Todos estos clubes representarán el rostro más auténtico del jazz, dando cabida en sus programaciones tanto a artistas emergentes como a músicos fuera de toda sospecha comercial. Por otro lado, su actividad libre de cualquier tipo de atadura al calendario permite la evolución y maduración diarias de los músicos, que sólo encuentran en estos clubes un espacio digno para el enriquecimiento y desarrollo de su talento. A todo ello se suma la particularidad del jazz, una música basada en la improvisación cuya primera toma de contacto con el mundo profesional siempre se produce en este tipo de recintos donde el arte, más que disfrutarse, se acaricia y se roza, ofreciendo la relación más humana entre artista y público.