Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 5- -11- -2006 MADRID 67 El 38 de los niños sufre ansiedad cuando le quitan su teléfono Un 11 por ciento de los menores reconoce que ha mentido, engañado o robado a sus padres para poder recargar el saldo M. I. SERRANO MADRID. La adicción de los niños y los jovenes madrileños a las nuevas tecnologías no es ninguna broma. Según las últimas estadísticas, unos 170.000 niños entre los 10 y los 14 años tiene móvil, lo que supone cerca del 62 por ciento de este grupo de población, cifra que puede llegar a los 250.000 si se incluye a los adolescentes de 16 y 17 años. Se sabe, además, que el 84 por ciento usa el ordenador y que el 68 por ciento está familiarizado con internet. A la vista de un estudio de la asociación Protégeles, en colaboración con la institución Defensor del Menor de Madrid, sobre Seguridad Infantil y costumbres de los menores en el empleo de la telefonía móvil el 38 por ciento de los menores presenta reacciones adversas y sufre ansiedad cuando le quitan su móvil. Peor es todavía que un 28 por ciento admita que se siente agobiado sin el teléfono móvil y que el 10 por ciento lo pasa fatal sin este aparato. Entre los alumnos de sexto curso de Primaria que disponen de móvil, un 63 por ciento ha recibido SMS invitándole a participar en sorteos o juegos de azar: el 51 por ciento alguna vez y un 12 por ciento muchas veces. En el caso de los alumnos de Bachillerato ese porcentaje se dispara hasta el 73 por ciento. Importante es también el hecho de que el 68 por ciento de los menores de edad haya recibido mensajes no solicitados y, entre ellos, el 13 por ciento reconoce que los recibe con mucha frecuencia nuevas tecnologías. Ya se han producido casos- -dicen- -que han requerido una atención profesionalizada y especializada El teléfono móvil- -advierte el estudio- -ha superado con creces la funcionalidad básica con la que fue concebido y se ha convertido, especialmente para los jóvenes, en un instrumento de ocio y añade: Los mensajes cortos (SMS) se han revelado como la opción más empleada por los menores, que ha llegado incluso a crear sus propios códigos para comunicarse modificando el lenguaje escrito Consumidores En cuanto a las pautas relativas al consumo, el informe asegura que los menores se están convirtiendo también en grandes consumidores de productos asociados al móvil: desde el terminal mismo hasta la adquisición de fondos y melodías. Aunque en muchas ocasiones heredan los teléfonos de sus padres, el 78 por ciento de los menores ya ha tenido más de un aparato. De éstos últimos, el 24 por ciento ya tiene su tercer móvil y otro 24 por ciento el cuarto. El estudio ya desarrolla pautas de investigación de menores con móvil a partir de los 10 11 años. A esa edad el 70 por ciento realiza llamadas telefónicas con su terminal sólo uno o dos días por semana mientras que otro 21 por ciento las realiza tres o cuatro días. Sólo el 9 por ciento restante realiza llamadas casi todos los días Códigos propios Los expertos que han elaborado dicho estudio reconocen que al igual que sucede con otras herramientas como internet, algunos menores pueden desarrollar trastornos de adicción hacia algunas de estas Un gasto excesivo El citado estudio está repleto de datos. Así, el 19 por ciento de los menores reconoce haber mandado mensajes amenazantes o insultantes, al margen de las bromas, mientras que el 9 por ciento que dispone de móvil ha recibido ya imágenes pornográficas en su terminal. Lo del gasto es punto y aparte. El 25 por ciento de los menores reconoce que se gasta más de 20 euros al mes a cuenta de su móvil y el 7 por ciento sobrepasa un gasto de 40 euros al mes. El 11 por ciento reconoce que engaña a sus padres, miente o roba si es necesario para poder recargar el saldo. El informe revela que entre los menores de ambos sexos el acoso sexual a través del móvil es algo que se sufre ya con relativa frecuencia: un 18 por ciento de los menores ya se ha sentido acosado a través del teléfono y algunos de ellos as en diversas ocasiones (3 Una buena forma de dar patadas al diccionario El uso y abuso del móvil por parte de niños y adolescentes es, además de dañino, una forma de dar patadas al diccionario. Este es un ejemplo de mensaje enviado a través del móvil: Ola. q tal? yo mu ben. Q vas acer mañana? T yevas el coxe o m lo yevo yo? Qdamos a ls 5 n la uerta d tu ksa, ok? Bss wapa! Tkm La traducción, sería, más o menos, la siguiente: Hola. ¿Qué tal? Yo muy bien. ¿Qué vas a hacer mañana? ¿Te llevas el coche o me lo llevo yo? ¿Quedamos a las cinco en la puerta de su casa, vale? Besos guapa. Te quiero mucho O, tambien, este otro ejemplo entre escolares: Wenas. Yo toy ben No s lo k are xo lo+ sguro s q m qde n ksa aciend cosas. Spram mañan cuand salgs dl cole. Bss que traducido diría: Buenas. Yo estoy bien. No se lo que haré pero lo más seguro es que me quede en casa haciendo cosas. Espérame mañana cuando salgas del colegio. Besos En días lectivos El 65 por ciento de los alumnos de 11 años envía menos de cinco mensajes durante los días lectivos, es decir, apenas un mensaje al día. Otro 12 por ciento envía entre cinco y diez mensajes pero, ojo, porque un 20 por ciento envía ya una media de 15 mientras que un escaso 3 por ciento llega a los veinte mensajes de lunes a viernes, es decir, en días lectivos en los que, supuestamente, tienen menos tiempo libre. Por último, y dentro del ámbito de las nuevas tecnologías, los expertos también se han introducido en el mundo de los menores e internet. Resulta sorprendente que a los diez años de edad los niños ya sepan conectarse a internet y que lo hagan, además, con relativa asiduidad. De hecho, el 64 por ciento de los menores de esa edad se conecta varias veces a la semana y un 26 por ciento casi a diario. Sorteos y juegos de azar Estas situaciones se dan tanto entre alumnos de Educación Primaria como de Secundaria, aunque el porcentaje más alto se da entre los alumnos de Bachillerato, nivel en el que un 25 por ciento ha sido acosado. óvil cuando se está enganchado a este aparato EPA