Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 ECONOMÍA Empresas DOMINGO 5 s 11 s 2006 ABC Enrique Serbeto ELECCIONES CATALANAS Y OPA ara quienes lo dudaban, he aquí la prueba: tres días después de las elecciones catalanas, el ministerio de Industria desbloquea la OPA de E. ON sobre Endesa. ¿Alguien cree que es por casualidad? Un sábadoes, como todo el mundo sabe, el día más habitual para que se anuncien decisiones administrativas, deshaciendo lo que ha dicho la Comisión Nacional de la Energía. ¿Seguro que esto no tiene nada que ver con el hecho de que se ha terminado ya la campaña electoral para José Montilla? La gestión del Gobierno en el asunto de Endesa está siendo desastrosa hasta el final, y las sospechas a estas alturas son ya evidencias palmarias. Solo faltaba este detallito de vincularlo con las elecciones catalanas, para dejar claro lo que ya era evidente: que desde un principio Montilla actuó según sus propios intereses (o los de terceros pero en combinación con los suyos) y que hasta ayer mismo, el gabinete ha sido cautivo de sus requerimientos, ya fuera forzando las leyes para reformar las competencias o lapidando el prestigio de la CNE y de la CNMV Si el culebrón Endesa va a terminar aquí podría parecer en parte un alivio, porque aunque no se pone fin a todo el capítulo de las admoniciones por parte de la CE, al menos se suaviza la posición del Gobierno español en el expediente abierto para que se retiren las nuevas competencias que se le dieron en este contexto a la CNE. Pero no piensen que se ha terminado la saga. Está claro que la opa de Gas Natural era la expresión de los planes del gobierno tripartito de la Generalitat de dotar a Cataluña de una compañía energética poderosa, así que areedicióndel tripartito, muy probablemente volverán los intentos de controlar una empresa nacional catalana. Si acaban formando un Gobierno nacionalista entre Convergencia y Esquerra tres cuartos de lo mismo, porque en realidad el mayor interés por catalanizar la energía se dice que partía de Carod Rovira. Y si es una combinación socio- convergente también, porqueestaría Montilla en la salsa. Ignoro cual será la respuesta de E. ON a esta nueva circunstancia, que para eso tiene sus analistas. En cuanto a los catalanes, si quieren como presidente al ex ministro de Industria, que se preparen. P Una maqueta del A- 380 en el stand de Airbus en la reciente feria aeronáutica de Zhuhai (China) AFP Airbus pone rumbo a China para superar su profunda crisis Consigue un pedido de 170 aviones a cambio de instalar una planta de ensamblaje para el modelo A 320 en Tianjin M. LARRAÑAGA MADRID. Que Louis Gallois se integrara en el séquito que acompañó al presidente francés, Jacques Chirac, en su reciente visita a China no era una casualidad. Gallois no viajaba por viajar, sino que lo hacía con el encargo de rematar una faena que llevaba meses negociándose entre Airbus y las autoridades chinas. Se trataba de lograr para el constructor aeronáutico europeo el mayor pedido de aeronaves realizado por China este año y, de paso, concluir los últimos flecos de un acuerdo con las autoridades de ese país por el que el consorcio tendrá presencia industrial en China. No eran tareas fáciles. El pedido de los aviones no era, ni mucho menos, un asunto cerrado y cuando Gallois llegó a China se encontró con que en este país ya estaba el enemigo Randy Baseler, vicepresidente de aviación comercial de Boeing y, sin duda, su mejor vendedor, se encontraba en Pekín con la agenda repleta de citas, como siempre. Baseler suele ser la sombra que planea en cualquier negociación importante de Airbus. En el caso de la factoría, la negociación estaba muy avanzada y a Airbus le interesaba desde el principio contar con una base industrial en China, un país que, según las previsiones de la rival Boeing, va a necesitar 2.900 aviones en los próximos 20 años. Sin embargo, las autoridades chinas aprovecharon las Emirates anula pedidos La aerolínea Emirates ha anunciado la rescisión de un contrato de 3.300 millones de euros con Airbus para la compra de diez A 340- 600 que debían serle entregados en 2007. La explicación oficial es que solicitó a Airbus aplazar el pedido para sustituir estos aviones por otros con menor gasto de combustible pero que no ha recibido una respuesta. Sin embargo, en el mercado se interpreta como una demostración de fuerza en la negociación por los retrasos del A 380, del que Emirates es una de las aerolíneas que ha realizado pedidos. EADS mantiene la política del reparto de poderes entre Francia y Alemania M. L. MADRID. Con crisis o sin crisis, nada cambia en EADS, al menos en lo referente al equilibrio de poder entre Francia y Alemania. Tras el nombramiento de Louis Gallois como máximo responsable de Airbus, se esperaba con interés los nombramientos de consejero delegado y de presidente de Eurocopter. Y no hubo sorpresas: un francés y un alemán. El francés Fabrice Brégier fue nombrado consejero delegado de Airbus y cederá su puesto en la presidencia de Eurocopter al alemán Lutz Bertling. El nombramiento de Brégier era esperado, por lo que sólo faltaba por completar el nombre de quién asumiría la máxima responsabilidad en la filial de helicópteros. En un segundo escalón, otro alemán, Hans Peter Ring, director financiero de EADS, asumirá también la dirección financiera de Airbus desde el primero de enero de 2007. La presencia del vicepresidente de Boeing en Pekín añadió tensión a la negociación de Gallois circunstancias para apretar las tuercas en la negociación. De entrada, el pedido y la factoría se negociarían como un todo y debían quedar cerrados en el breve plazo de que disponían. Gallois jugó sus cartas con maestría y con el apoyo total de Chirac desde la esfera diplomática. Se hizo con el pedido y dejó a Baseler con la miel en los labios. Y, además, consiguió que las autoridades chinas aceptaran sus tesis respecto a la planta de ensamblaje: montaría exclusivamente aviones de la familia A- 320, de corto y medio radio, y las transferencias de tecnología serán las indispensables para asegurar al 100 que la calidad de estos aviones será exactamente la misma que los de las plantas europeas. Las autoridades chinas hubieran deseado mucho más. En concreto, querían tecnología suficiente en esta fábrica como para que se convirtiera en el embrión desde el que desarrollar una futura industria aeronáutica china, que es uno de los objetivos confesos y declarados de este país o, simplemente, una futura integración de China en el consorcio. Ni una cosa, ni la otra, pero tampoco exactamente lo contrario. Las dos partes salieron contentas del acuerdo industrial, pero en el camino, Louis Gallois se dejó una concesión que no estaba en el programa: que la industria china aporte un 5 del valor añadido bruto del futuro A- 350. De esta forma logró Gallois un contrato que se antojaba fundamental: 150 unidades del A- 320 y 20 del A- 350 que sirven de alguna manera para acortar la enorme distancia conseguida por Boeing en materia de pedidos a lo largo de este año. La suma de Chirac más Gallois logró, esta vez, vencer a Randy Baseler.