Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 INTERNACIONAL DOMINGO 5 s 11 s 2006 ABC ¿Osama bin Laden? ¡Eso es un invento de los norteamericanos! Sami ul Haq Líder religioso paquistaní e inspirador del movimiento talibán Tiene prohibida la entrada en medio mundo. Pero en Pakistán, Sami ul Haq es una autoridad. El Gobierno de Musharraf vigila todos sus movimientos, en particular desde que los rebeldes talibanes han vuelto al ataque TEXTO Y FOTO: FRANCISCO DE ANDRÉS ENVIADO ESPECIAL AKORA KHATAK (PAKISTÁN) La madrasa de Jamia Haqania, a cien kilómetros de la ciudad de Peshawar, alberga en sus instalaciones a cerca de 3.000 alumnos internos procedentes de todos los puntos de Pakistán. Antes, esta madrasa atraía a alumnos de muchas repúblicas centroasiáticas. Hoy los extranjeros están prohibidos por disposición del Gobierno, en particular los afganos. Y es que aquí, en Jamia Haqania, se formaron los principales líderes talibanes. Somos una institución muy prestigiosa, algo así como Oxford y Cambridge afirma sin pudor el clérigo mulana Sami ul Haq, que concilia la dirección de la madrasa con las tareas de senador y líder de uno de los primeros partidos religiosos de Pakistán. Las madrasas están- -añade- -para salvar nuestras raíces religiosas en todo el subcontinente. Los ingleses quisieron destruirlas con sus sistema de escuelas y universidades, pero nuestra misión es rescatarlas -La educación está en crisis en Pakistán, y sin embargo las escuelas donde sólo se estudia el Corán crecen de modo exponencial. ¿No cree que es una tendencia extraña? -Nuestro Gobierno debe cambiar su estrategia educativa. Si exigieran los estudios religiosos en las universidades, las madrasas no harían falta. Los ingleses quisieron separar al islam del mundo, y no repararon en la fuerza de nuestra fe musulmana. ¿Es cierta la crítica de que en muchas madrasas se predica la violencia y el extremismo? -No es verdad. No hay extremismo en nuestra religión porque el islam es la religión de la paz. Lo demás es propaganda de Estados Unidos, que chantajea al resto del mundo. ¿Qué le importa a Norteamérica que yo lleve turbante o me deje barba? Vivimos 800 años en España y nuestra convivencia fue excelente. ¿Dónde está el extremismo? -Se le acusa de haber educado y en cierto modo inspirado a los estudiantes afganos que luego lucharon contra los soviéticos y contra los norteamericanos... -Yo nunca he enseñado a mis alumnos que vayan a luchar. Si algunos de ellos lo han hecho, no soy responsable de sus actos posteriores. Tengo algunos alumnos que han seguido sus estudios en Estados Unidos, y tampoco soy responsable de ello. ¿Qué interpretación da en sus clases del yihad, la guerra santa? -El yihad es parar la mano a quien quiere ocupar tu casa, tu tierra, de modo ilegal. Tú levantas la mano para parar la del otro. Esta es la enseñanza que doy siempre a mis alumnos: levantarse en armas para defender tu propiedad. ¿Me puede poner un ejemplo de un país musulmán que haya ocupado un país cristiano? -Esa guerra defensiva ¿incluye para usted la posibilidad de acciones terroristas? -Pero, ¿qué es antes de nada el terrorismo? Cuando los judíos pasan sus tanques por encima de los niños palestinos, ¿es eso terrorismo? Y cuanto éstos lan- Sami ul Haq, en un momento de la entrevista en el atrio de su residencia en la madrasa. De fondo, una fotografía en la que aparece en un mitin con un kalashnikov en una mano y un Corán en la otra zan piedras contra los soldados, ¿es eso terrorismo? ¿Qué opina de Al Qaida, y de su líder Osama bin Laden? -Al Qaida no existía antes del 2001. Apareció después de los ataques del Once de Septiembre. Creo francamente que es una invención de los norteamericanos. Osama bin Laden actuó durante 13 años en esta región y no era el líder de ninguna organización como la que ahora se le atribuye. -Supongo que los talibanes sí son adversarios de carne y hueso... -La guerra de los talibanes es go les llamaron terroristas. ¿Qué ha pasado? -La práctica del suicidio es cada vez más habitual entre los yihadistas El suicidio está explícitamente prohibido por el Corán. ¿Por qué es lícito cuando se realiza por una causa política? -Sí, es cierto que el Corán prohíbe el suicidio. Pero si el suicida cree que le van a matar, puede matarse y matar al mismo tiempo. Eso sí, siempre que se haga en un contexto de guerra. El Corán prohíbe matar a inocentes, pero en la guerra y en el amor todo está permitido Nuestro refrán dice que durante la guerra nadie te da dulces (La entrevista llega a su término. Estamos en los últimos compases de la conversación cuando un niño con uniforme escolar y mochila se acerca a besar al venerable mulana, antes de desaparecer por el fondo. Es mi hijo nos dice sonriente. Luego dicen que soy un anticuado, y tengo a mis hijos estudiando en colegios modernos añade con tono irónico. Dan ganas de contestarle: ¿Y por qué no en su madrasa? Pero no es el mejor momento. Ni quizás el mejor lugar) El Corán prohíbe matar a inocentes y suicidarse, pero en la guerra y en el amor todo está permitido justa porque Estados Unidos ha invadido su país. Cuando luchaban contra la Unión Soviética, los norteamericanos les llamaban freedom fighters luchadores por la libertad. Lue- Por favor, sean tan amables de romper el ayuno AKORA KHATAK. La llegada de la corresponsal de Sky News acompañada de su cámara y de un intérprete, a los que se ha concedido otra entrevista, arranca una sonrisa complaciente a Ul Haq. Un sirviente aparece con tres tazas de té- -somos tres los occidentales- unas pastas sospechosas y un platillo de arroz. La colega y yo nos excusamos. Estamos en Ramadán y queremos respetar las costumbres musulmanas decimos a la par, casi escandalizados. El mulana vuelve a sonreír condescendiente, y nos ruega que bebamos y comamos porque somos sus huéspedes Nuestros guías también lo son, pero se da la circunstancia de que son paquistaníes, ergo musulmanes. Entonces, con gesto magisterial, Sami ul Haq, maestro de talibanes, nos explica que el profeta Mahoma alojaba en las mezquitas a las delegaciones de cristianos y judíos que llegaban cansados del viaje, a pesar de que ese lugar sagrado estaba prohibido a los infieles. No hay pues escapatoria. Mi colega inglesa, el cámara rubicundo y yo mojamos los labios en el té. Pero las pastas serán para otros huéspedes.