Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA DOMINGO 5 s 11 s 2006 ABC Rajoy hace campaña activa a favor del Estatuto de Andalucía Señala que, gracias al PP, el texto es constitucional y no una copia del catalán s Anima a desarrollarlo plenamente ABC GRANADA. Primero fue su decisión de defender en persona, el pasado jueves ante el pleno del Congreso, el Estatuto de Andalucía; más tarde, expresó su apoyo explícito al líder de los andaluces populares, Javier Arenas, ante algunas posturas críticas de su partido, con el recordatorio de que había sido él el que había tenido la última palabra sobre el pacto con el PSOE; y, ayer, Mariano Rajoy volvió erigirse en defensor del texto andaluz durante la presentación en Granada de los candidatos del PP a las ocho capitales de provincia. Está claro que Rajoy quiere acabar con susceptibilidades internas, pero también rentabilizar de cara al ciudadano el acuerdo antes de que los socialistas, con Manuel Chaves a la cabeza, lo presenten como algo propio e intransferible. Así, explicó, ante cerca de 2.000 personas, que la contribución de los populares había sido conseguir que el nuevo Estatuto andaluz fuera constitucional y no una copia de otro que es malo para ellos y para el conjunto de España en referencia al de Cataluña. En este sentido, dijo sentirse satisfecho y honrado porque, a su juicio, el PP ha sido útil a los ciudadanos y no ha creado un problema donde no lo había Ahora le toca a los gobernantes, señaló el líder del PP, hacer más y mejores cosas y estar a la altura de las circunstancias animando a los andaluces a que, si no es así, cambien el signo de su voto en las próximas elecciones autonómicas. Consideró que el Estatuto es lo que sienten y lo que quieren los vecinos de todos los municipios de Andalucía, y que refleja el sentido común y El PSOE pide a Ibarra que reflexione antes de recurrir al Constitucional ABC MADRID. El portavoz parlamentario del PSOE, Diego López Garrido, pidió ayer al presidente de la Junta de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, que reflexione antes de tomar una decisión definitiva sobre la presentación de un recurso de inconstitucionalidad contra el nuevo Estatuto de Andalucía. López Garrido, que comparte asiento con Rodríguez Ibarra en la ejecutiva federal del PSOE, defendió que el texto es plenamente constitucional y sostuvo que no abre la puerta a que Andalucía interfiera en los intereses hidráulicos extremeños. El dirigente socialista, en declaraciones a Europa press, mostró su sorpresa ante la noticia de que Rodríguez Ibarra estudia llevar al Tribunal Constitucional los artículos de la norma andaluza relativos a la gestión del Guadalquivir y el flamenco. El portavoz parlamentario hizo hincapié en que el artículo sobre el río Guadalquivir deja muy claro que se refiere únicamente a su gestión en el territorio andaluz no en otras comunidades autónomas, y siempre dentro del marco de la ordenación de aprovechamientos hidráulicos que tiene el Gobierno del Estado de acuerdo con el artículo 149 de la Constitución No hay ningún problema de constitucionalidad insistió López Garrido, quien dijo estar convencido de que un estudio detenido del Estatuto andaluz llevará a la conclusión de que no hay ningún problema en absoluto para la autonomía extremeña No va a afectar nunca a los intereses hidráulicos de Extremadura por que lo que haga Andalucía, tendrá que hacerlo siempre en el marco de las competencias el Estado destacó. López Garrido afirmó también que el artículo sobre el flamenco no implica que otras comunidades distintas a la andaluza no puedan ocuparse de esta forma de expresión artística. No hay ninguna interferencia en competencias de otras comunidades autónomas concluyó. Protesta de afectados de Fórum y Afinsa Unas 20 personas afectadas por el caso de fraude de las empresas Fórum y Afinsa interrumpieron ayer el acto de clausura de presentación de candidatos del PP a la alcaldía de las ocho provincias de Andalucía, que se celebró en Granada, y pidieron al PP que no les ignore Tras la mediación de dirigentes del PP, no hubo que desalojar a los afectados, que continuaron en sus asientos hasta el final del acto. Los manifestantes iban con unas pancartas en las que se leía: El Gobierno nos roba y la oposición nos ignora lo que es normal en la calle permitiendo mayores niveles de autogobierno. Por su parte, Javier Arenas dijo que se trataba de un texto muy andaluz y muy español LABERINTOS El tripartito no sería tan malo para Zapatero, pero seguiría siendo bastante malo. Perdería el arrimo de CiU y se haría manifiesto que ha dejado de mandar en Cataluña No es fácil aguantar el tipo cuando te rompen la cara apenas la asomas por el vano de la puerta. Otros suben algo, otros bajan algo, y contra todo pronóstico, mete tres diputados en el Parlament un partido bisoño: Ciutadans. El resultado es meritorio por varios motivos, además de la bisoñez. Uno, es la menguada financiación. Otro, el hecho de que los medios de comunicación locales habían decidido ignorar la existencia de la formación hasta última hora. ¿Qué ha provocado que el partido de Rivera haya obtenido, pese a todo, cerca de noventa mil votos? La repuesta, en mi opinión, es sencilla. Precisamente por su índole marginal, Ciutadans ha dicho con gran desahogo cosas que mucha gente estaba deseosa de oír. Aparte de esto, parece que Rivera da bien, en la acepción concreta que este concepto recibe en el mundo del marketing político. Se han puesto las semillas de algo que a lo mejor crece y se convierte en un árbol. Lo comprobaremos relativamente pronto. La afirmación anterior de que la política catalana sigue como siempre, sólo que un poco peor, era lo que los ingleses llaman un understatement O sea, una verdad amortiguada. Leves corrimientos a la baja, en sucesión permanente, anuncian con frecuencia un cambio de fase. El Estatut, carta fundacional de la Cataluña nueva, se aprobó con una participación de menos del 50 sobre el censo electoral. El miércoles pasado, la participación fue excepcionalmente baja- -la segunda más baja de la democracia en aquella región- y el 2 de votos en blanco supuso un récord histórico. Es evidente que crece la descoordinación entre la clase política y la sociedad. Es evidente, también, que la clase política no tiene tiempo ni paciencia para reparar en estas menudencias. Lo primero es lo primero, o sea, apañar una mayoría en el Parlament. La gran pregunta, en este instante, es si Zapatero podrá imponer al PSC la solución que más le conviene a él y más conviene a CiU: un acuerdo entre Álvaro Delgado Gal D espués de las últimas elecciones, la situación política en Cataluña sigue como siempre, sólo que un poquito más abollada. El PSC cosecha un mal resultado, pero no tan malo si se tiene en cuenta el contexto: pésimo balance de gobierno, un candidato pobre, y secuestro del Estatut por CiU gracias a las fintas y diabluras de Zapatero. CiU gana dos escaños. Ahora bien, lo hace en un momento irrepetiblemente favorable, y por tanto el avance es modesto, o mejor, melancólico. Más importante quizá: Mas ha desarrollado una campaña muy floja, y crece la sensación de que no tiene bulto para llenar el hueco que ha dejado Pujol. El PP sale airoso, aunque haya perdido un punto. ambos partidos para que Mas ocupe la Generalitat. La plasmación precisa del acuerdo es importante, pero menos, evidentemente, que el acuerdo mismo. Lo que sí es importante, es que este arreglo no es el que prefiere el PSC. Lo que quiere el PSC es reconstituir el tripartito y no verse alejado de una situación de preeminencia artificialmente acortada por Zapatero. Pase lo que pase, se perfila la bronca en el medio o corto plazo. Si el PSC no da su brazo a torcer, se erige a ERC en dueña del campo. ERC, muy agraviada por la Moncloa, puede buscar un acomodo con CiU, y entonces tendríamos un gobierno puramente nacionalista en Barcelona y a un Zapatero en situación límite. Quiero decir, sin el apoyo, en el Congreso, de CiU ni de Esquerra. Esto sería bastante explosivo. Los analistas concurren en considerar más probable la reedición del tripartito. No sería un desenlace tan malo para Zapatero, pero seguiría siendo bastante malo. Perdería el arrimo automático de CiU y se haría manifiesto que ha dejado de mandar en Cataluña. La fórmula socioconvergente, la más cómoda en el corto plazo para Zapatero, encierra costes solapados, aunque en absoluto pueriles. Alimentaría el resentimiento del PSC, largamente maltratado por el PSOE. Y, sobre todo, expondría a Cataluña a una ruptura de sus ya precarios equilibrios internos. La socioconvergencia representa el equivalente regional de una gran coalición, y las grandes coaliciones sólo se justifican en sazones de gran crisis y de una concomitante gran política. De lo que se trata ahora, por el contrario, es de juntar garbanzos para ir tirando. No hay un proyecto, una idea ambiciosa. Un fracaso de los socioconvergentes dejaría a Cataluña sin alternativas... ortodoxas. El oasis se convertiría en el campo de Agramante. Una última observación: la cansina victoria de Mas ha devaluado al PP en Cataluña. No porque el PP haya fracasado, sino porque el hombre que necesita notarios para que crean lo que dice- -y ni siquiera con ésas- se ha quedado demasiado lejos de los sesenta y ocho escaños que aseguran la mayoría absoluta. Esto complica la estrategia de un avenimiento con CiU después de las generales, en la hipótesis, claro, de que el partido de Rajoy consiga ganar las elecciones por mayoría simple. Al PP le faltarían cromos que intercambiar con los convergentes. Todo se va enredando, en un país cada vez más laberíntico.