Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 DEPORTES SÁBADO 4 s 11 s 2006 ABC La garganta profunda del caso Balco se enfrenta a cinco años de cárcel AGENCIAS LOS ANGELES. El controvertido preparador de atletas Trevor Graham fue acusado formalmente de falso testimonio durante las audiencias que investigan los casos de dopaje que están sacudiendo al deporte estadounidense y en particular el caso Balco, según confirmaron fuentes judiciales. Trevor Graham, preparador entre otros del campeón olímpico y mundial de 100 metros Justin Gatlin- -actualmente sancionado por dopaje- podría enfrentarse a cinco años de cárcel si se confirma la acusación de que mintió durante las investigaciones de la justicia estadounidense sobre los escándalos de dopaje entre los atletas de primer nivel. La denuncia es una muestra de lo lejos que hemos ido en la lucha contra el dopaje y de lo bien que funciona el trabajo conjunto con la justicia explicó Terry Madden, jefe de la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA) Graham envió en 2003 a la USADA una jeringa que contenía la sustancia de diseño tetrahidrogestrinona (THG) lo que destapó el escándalo del laboratorio californiano Balco. Entonces se le prometió inmunidad, pero no por el delito de falso testimonio. Graham siempre mantuvo en todas las audiencias que nunca suministró a sus atletas esteroides anabolizantes, algo que, según la denuncia, es falso. Armstrong sonríe al mirar a la atleta Greta Waitz durante su conferencia de prensa de ayer REUTERS Armstrong quiere ser keniano El récordman del Tour pretende bajar de 2: 45 en su primer maratón y correrá mañana en Nueva York en promoción de unas zapatillas chic. Jalabert, Olano, Escartín, Luis Enrique y Jofresa probaron los 42 kms. POR JOSÉ CARLOS CARABIAS MADRID. En nombre de su carácter competitivo y, sobre todo, de su magnetismo para el universo comercial, Lance Armstrong se ha propuesto emular mañana a los superdotados de Kenia. Pretende patentar su apellido en el maratón de Nueva York. Catorce meses después de ajustarse su séptimo maillot amarillo como ganador del Tour, se calza ahora las zapatillas. Desafía al tiempo, a su ego, a la edad. Quiere bajar de dos horas y cuarenta y cinco minutos en carrera a pie durante cuarenta y dos kilómetros, una hazaña para un debutante. Otro reto para su palmarés de superviviente. Desde que descubrió las ventajas de la fama, desde que un torrente de dólares invade su cuenta corriente, Armstrong no da un paso sin un patrocinador de la mano. Sucedió con las pulseras amarillas Live strong (Vive fuerte) que han colonizado medio mundo a favor de su fundación contra el cáncer. Sucedió con las empresas que han ocupado su pechera en las sucesivas conquistas del Tour. Y sucede ahora con la multinacional del deporte que quiere promocionar las zapatillas Nike tecnología punta, vanguardia chic, un calzado con receptor inalámbrico incorporado, el iPod de moda para recibir información mientras se consume asfalto. Armstrong acepta la embarcada del maratón de Nueva York en campaña promocional de la marca que le ha acompañado durante siete veranos en el Tour de Francia, en pasarela para las zapatillas mágicas que cuentan las pisadas, calculan la distancia recorrida, descifran las calorías quemadas y te avisan a viva voz sobre cuando el playlist está a punto de terminarse. La nueva aventura del ex ciclista de 35 años tiene el soporte de su pasado. Lance Armstrong es quien es porque en su Austin natal, en su hogar convulso de madre soltera y padres postizos, comenzó a practicar el triatlón (natación, ciclismo, atletismo, todo en uno) los fines de semana. La natación le llevó al ciclismo y de ahí a la gloria del Tour. Compañeros, médicos y competidores coinciden. Armstrong es hormigón armado, antes y después del cáncer. Durante todos los inviernos, se machacaba haciendo carrera continúa como preparación para el Tour. Tiene un cuerpo muy definido muscularmente cuenta su ex compañero Chechu Rubiera, que ha renovado dos años por el Discovery Channel, el equipo ciclista cuya propiedad compartida con otros dos socios ostenta Lance Armstrong. Como todos los concursantes, el heptacampeón del Tour tendrá que acudir un par de días antes a los expositores en la Gran Manzana para recoger su dorsal (el 1002, en recuerdo del mes y el día que le diagnosticaron el cáncer) a validar el chip y a pagar su inscripción. Tendrá que madrugar de lo lindo (diana a las cinco de la mañana) viajar hasta el imponente Verrazano Bridge y ocupar su lugar en los campamentos de salida por el color de su dorsal junto a los 30.000 corredores que se prevén en la salida. No tengo delirios de grandeza y es demasiado tarde para realizar un entrenamiento intensivo ha declarado Armstrong a la revista Runner. A un ritmo de cuatro minutos por kilómetro, el americano confía en superar sin pájaras matadoras la barrera de los 21 kilómetros que nunca ha rebasado en carrera continua. No será, desde luego, el primer ciclista que quiere emular a Paul Tergat (el hombre- récord del maratón, 2.04: 55) y a su pléyade de kenianos. La resistencia y el fondo de la bici van de cine para el atletismo de largo recorrido. Laurent Jalabert acabó en 2: 53 en su debut en Nueva York. Y Abraham Olano hizo 2: 54 en la carrera de San Sebastián. Fernando Escartín probó con uno, el de Vitoria, y no desentonó, 2: 56. El baloncestista Rafa Jofresa también se movió en esas cifras cuando dejó la canasta. Y el ex futbolista Luis Enrique detuvo el cronómetro en tres horas y catorce minutos el año pasado en la Gran Manzana. Declaración ante el juez Es alarmante que el gobierno tome esta medida, pese a que Graham tuvo el valor de destapar el caso Balco dijo el abogado de Graham, Joseph Zeszotarski, que aclaró que la estrategia de defensa todavía no está definida. Graham deberá comparecer ante el juez el próximo 16 de noviembre. Además del campeón olímpico y mundial Justin Gatlin, otros atletas de Trevor Graham se han visto salpicados por la marea incesante del dopaje. El controvertido preparador ya entrenó a Marion Jones, triple campeona olímpica y que siempre estuvo vinculada con el caso Balco pese a no haber dado nunca positivo. El ex novio de Marion Jones, Tim Montgomery, ex plusmarquista mundial de los 100 metros, también estuvo en la órbita de Graham y ahora está cumpliendo una sanción de dos años por evidencias, pese a no haber dado tampoco nunca positivo en un control. Escartín: Se pasa mal por el impacto con el asfalto Fernando Escartín, tercero en el Tour 1999 y ya retirado como Armstrong, vive enganchado al golf y a su trabajo de promotor turístico en el Pirineo. Y también probó el maratón. Se pasa mal por el impacto con el asfalto. El traqueteo constante con la carretera te hace polvo los gemelos, los cuádriceps y los tendones. Para nosotros que estamos acostumbrados al deslizamiento de la bicicleta sobre el asfalto, la carrera a pie se te hace durísima no por los kilómetros, sino por el pim pam pum constante. A los ciclistas no nos asusta la capacidad de sufrimiento. Si es que al final y aunque no se crea, todo es cuestión de cabeza...