Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 SÁBADO 4- -11- -2006 ABC DEPORTES www. abc. es deportes Me paso el día mirándome la pierna, pero no me habla Samuel Eto o s Delantero del Barcelona Su imagen televisiva tirando los auriculares cuando Drogba empató dio la vuelta al mundo. Se le han quitado las ganas de volver a ver a su equipo, al menos en el estadio. Prefiere apurar su recuperación para romper los pronósticos médicos y jugar antes POR ENRIQUE ORTEGO FOTO ELENA CARRERAS BARCELONA. El hermano Samuel vive con su familia y su equipo de amigos en la zona alta de Barcelona. Un piso enorme para disfrute de muchos de sus compatriotas, que saben que el corazón de Eto o es un gran centro comercial y siempre está dispuestos a abrirles su hogar. Se habla francés. La decoración es muy original, recargada, pero con gusto. Samuel, al ver que va a haber sesión fotográfica, pide un paréntesis. Se va a a cambiar de ropa y vuelve a la media hora hecho un pincel. que no viera fútbol. Me movía mucho y podía ser malo para la lesión, empujaba todos los balones que estaban cerca del área. De todas formas me he visto todos los partidos del Barça y no he visto ningún otro -Su casa es como el Corte Inglés en Navidades. -Sí, han pasado por aquí todos mis compañeros, directivos, periodistas. Han venido de Italia, Francia... -Será que es buena gente y tiene muchos amigos... -Siempre intento hacer el bien en la vida. Mire la televisión lo que está diciendo sobre la pobreza en el mundo. Para que haya tantos millones de pobres es que hay millones de ricos. Qué mala gente... ¿Y del Real Madrid le han llamado muchos? -Sí, pero no le voy a decir quién. Me han llamado para animarme, no para que se lo diga a la Prensa. Uno de ellos Mijatovic, que es mi amigo desde hace muchos años. También me llamo el abuelo. Luis me quiere de verdad. ¿Cuenta los días que lleva aquí postrado? -Cinco semanas y tres días. ¿No ve que le he hecho ya un hueco al sillón? Todos los días descuento uno. No los tacho en un calendario. Los tengo metido en la cabeza. Eto o, convaleciente en su casa de Barcelona durante la entrevista -Me dicen que está ya un poco desesperado. ¿Y qué quiere? Es Dios quien decide en la vida y me tengo que hacer con esta situación. Sólo puedo comportarme con tranquilidad. Esperar aquí sentado a que vengan mis amigos, aunque ahora ya salgo más a la calle. Me paso el día mirándome la pierna, cuando hago los ejercicios, cuando estoy sentado, pero nunca me dice nada. Me gustaría que hablara, pero no habla. ¿Se da cuenta lo que le echa de menos su equipo? -Eso es la ley de la Prensa. El que no juega siempre es el mejor. Siempre se valora al que no está. Cuando juegas parece que no eres importante. Es una ley del fútbol que no vamos a poder cambiar ni yo ni nadie. EL BARCELONA -Está usted muy delgado. -He bajado dos kilos. Sufrir adelgaza y ya ha visto cómo sufro en los partidos. Hasta ahora empujaba los balones desde aquí, pero el martes en el estadio no pude contenerme. Un partido así no se puede escapar nunca, hermano. Al principio los médicos me recomendaron -Pero en este caso es una realidad que se puede comprobar, no un tópico. -Siendo egoísta, lo más importante para mí es que me echaran de menos mis compañeros y el entrenador. Ellos son los que realmente saben quién era Eto o y lo que aportaba al equipo. Ellos me valoraban antes y me valoran ahora. No entiendo que se pueda dudar de este equipo, no podemos golear siempre y tampoco creo que hayamos perdido el hambre de triunfos SU AUSENCIA siempre va a marcar goles. Siempre. Porque el equipo crea el suficiente fútbol para ello. Simplemente hay que esperar y te llegará el momento de marcar. De hecho Guddy, desde que le dije eso, ha marcado más goles, el martes el último. ¿Y además de que falta usted, qué le pasa al equipo que no está al nivel de estos dos últimos años? (Sonríe y mueve la cabeza) -No entiendo que se pueda dudar de este equipo porque haya perdido dos partidos y empatado uno. Era el Chelsea y empató fuera de tiempo. Es duro ser grande como es el Barça y que se pueda dudar, pero es como lo de que el bueno siempre sea el que no juegue. El fútbol está montado así. De este equipo no se puede dudar. Es imposible. Estamos líderes, estamos vivos en la Champions dependemos de nosotros. Yo mantengo que este equipo cubrirá de títulos un ciclo muy largo El Barcelona le echa de menos, pero el equipo estaba mejor el año pasado E. YUNTA BARCELONA. El barcelonismo y el antibarcelonismo centran la crisis azulgrana en la ausencia de la perla negra. Los números, sin embargo, silencian las opiniones. Sin discutir la importancia del camerunés en el funcionamiento del equipo, las estadísticas dictan que el problema es principalmente del conjunto, no de un jugador. En la octava jornada del campeonato 05- 06, el cuadro de Rijkaard era sexto con 13 puntos, tres victorias, cuatro igualadas, una derrota, 17 goles a favor- -9 de Samuel- -y 10 en contra. El líder era el Getafe, con 17 puntos. En la octava jornada actual, sin Eto o, el campeón es líder con 19 puntos (dos más) seis triunfos (tres más) un empate, una derrota (igual) 19 goles a favor (dos más y sólo cuatro los ha marcado el africano) y siete en contra (tres menos) Su puesto en cabeza no le exime de las críticas, basadas en su flojo rendimiento en Europa. -Ahora que no está uno se da cuenta del valor de sus goles, que siempre abrían en el marcador, sus desmarques, sus movimientos con y sin balón, su juego para el equipo... -Pero no estoy y el equipo se acostumbra a jugar sin mí. Lo que no puede ser es que se nos exija que goleemos todos los partidos. En mi puesto está Jugando Gudjhonsen. Somos distintos. Hablé con él cuando vino a verme. Le dije que estuviera tranquilo. Que fuera él mismo. Que se olvidara de mí y de los que pudiera escuchar. El delantero centro del Barcelona Es la ley del fútbol, el que no juega siempre es el mejor. Lo que de verdad valoro es que me echen de menos mis compañeros y el entrenador BALÓN DE ORO No sé si lo iba a ganar seguro y ahora no sé si no me lo van a dar. Si Dios quiere tendré tiempo para ganarlo. Es un premio individual, pero se gana gracias al equipo -A lo peor han perdido ese hambre devorador de triunfos que tenían. -No, eso sí que no ha cambiado. No lo noto. Yo no estoy en la cabeza de otros, desde luego, y hablo por mí. Yo quiero ganar todos los partidos. Yo nací así, con una ambición sin límites. ¿No será que el equipo ya no defiende con el balón, que lo tiene