Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 MADRID SÁBADO 4 s 11 s 2006 ABC Ignacio Ruiz Quintano Mil directores y profesores debaten sobre el futuro de la escuela católica El Ayuntamiento y la Comunidad destinarán 25 parcelas, con un total de 274.000 metros cuadrados, a nuevos colegios, algunos de ellos concertados M. ASENJO MADRID. El cardenal arzobispo de Madrid, monseñor Antonio María Rouco Varela, pidió ayer libertad jurídica y política para que la escuela católica pueda actuar y cumplir su finalidad y alertó del peligro de que el Estado se atribuya la soberanía monopolizadora en materia de educación. El cardenal pronunció estas palabras en el acto de apertura del primer congreso de las Escuelas Católicas de Madrid que durante este fin de semana se celebra en la capital bajo el lema Una historia con futuro y en el que participan más de mil directores, profesores y titulares de centros. Rouco advirtió que en una configuración jurídica en la que el Estado se cree el dueño de la educación es difícil que haya libertad para tolerar una escuela católica u otro tipo de escuela Asimismo, insistió en el valor de las familias como parte necesaria para el desarrollo de las escuelas católicas, y subrayó el papel del matrimonio para crear civilización del amor y el de las escuelas católicas como una forma de vivir testimonialmente la fe cristiana Acompañaron al cardenal, el alcalde de la capital, Alberto Ruiz- Gallardón; el consejero de Educación, Luis Peral; y los presidentes de las Escuelas Católicas madrileña y nacional, Javier Agudo y Miguel Ángel Velasco, respectivamente, así como la secretaria regional, Julia García de Garay. Alberto Ruiz- Gallardón reconoció que las Escuelas Católicas de Madrid son una historia con futuro y así lo entiende el Gobierno de la comunidad y la sociedad madrileña como prueba el hecho, según destacó, de que más de un 65 por ciento de los padres seleccionan en primera opción un centro concertado y, más en concreto, de la Federación de Religiosos de la Enseñanza y Centros católicos (FERE- CECA) Conscientes de esa demanda, Ruiz- Gallardón se mostró partidario, al igual que lo hizo el consejero de Educación, de seguir trabajando para lograr satisfacer al máximo la voluntad de los madrileños corrigiendo las actuales carencias. MUJERES onde esa virgen de la amargura que es la ministra Salgado prohíbe fumar, la presidenta Aguirre ¡Esperanza sí que tiene huevos! la jalean sus intelectuales) prende un puro y con el humo echa boinas. Salgado es la ministra de la salud de un país que tiene escandalizados a británicos y a daneses (a Shakespeare y a Hamlet) por haberse convertido en la reserva abortista de Europa, es decir, en un matadero infantil. ¡Salud, compañeros! La Italia fascista se presenta en medio del siglo XX como el único pueblo que tiene la doctrina de la salud acostumbraba decir Mussolini con orgullo. Así que aquí, los que iban a legalizar los canutos, van y prohíben fumar y beber, incluida el agua del grifo, según el propósito de la ministra Narbona, que, como buena militante progresista, no parece gran amiga del agua. Los progres nos quieren espesos, y a las chicas, que no den rabia de buenas. Al decir chicas, no nos referimos a las ministras Narbona y Salgado, que parecen sacadas de aquel comité de despedida que las damas contra el vicio organizaron en La diligencia de John Ford para asegurarse de que abandonaban el pueblo la puta y el doctor. Y tampoco nos referimos a Esperanza Aguirre, a pesar de su empeño Peggy Sue de ponerse una falda de la Prada con los colores, no de la República, que ésa ya la lució la modista en la boda real, sino de la Comunidad, con sus siete estrellas representativas, no de los cielos despejados de Madrid, sino de las siete escuelas de astronomía árabes que hubo en Madrid cuando Goytisolo ni siquiera soñaba con pasarse a la ironía de Bob Hope vestido de orientalista. Al decir chicas nos referimos, por ejemplo, a Guadalupe Bragado, la persona más votada para el Ayuntamiento de Leganés, a pesar de su escasa inteligencia política al decir de unas viragos progresistas que odian sin medida a la belleza femenina. A un lado, una mujer joven y bella. Y al otro lado, estantiguas como surgidas de un sueño de Quevedo o directamente del Averno. En medio, a gritos, el pobre Simancas: ¡Aprendamos de Zapatero! ¡Luchemos por la igualdad de las mujeres! ¡Paridad! ¡Paridad! ¡Paridad! D Homenaje y despedida Como prólogo del Congreso, el alcalde, Alberto Ruiz- Gallardón, hizo entrega a Julia García de Garay, secretaria regional de FERE- CECA y EyG, de una placa conmemorativa por el trabajo realizado a los largo de diez años al frente de las Escuelas Católicas de Madrid. En un entrañable acto y como despedida al cesar en su cargo, Gallardón elogió la capacidad de trabajo, la vocación de servicio, amor y entrega de la madre Julia en estos años. El cardenal Rouco pide libertad jurídica y política para que estos centros puedan desarrollarse Madrid está en deuda con vosotros, pero es una deuda de futuro dijo. Ruiz- Gallardón, quien asumió un compromiso de mejora y atención a la red concertada, y reclamó a los más de 1.000 directores de colegios católicos madrileños reunidos en este congreso que continuaran educando en excelencia para el servicio a los demás La madre Julia, secretaria regional de FERE, recibió una placa colegios católicos y la Consejería de Educación tiene la obligación de atender esa demanda. Para ello, aseguró que continuará promoviendo concursos para crear nuevos centros concertados en aquellas localidades o distritos donde hace falta, continuará elevando los módulos de gastos generales y atendiendo, dentro de las posibilidades presupuestarias, las demandas de los centros concertados. Además y consciente de las dificultades de financiación que encuentran estos centros, Peral pidió a sus responsables que colaboren en la atención de esa demanda estudiando nuevas fórmulas (fundaciones, co- ABC Más centros concertados Por su parte, el consejero de Educación de la Comunidad de Madrid, Luis Peral, elogió la trayectoria ejemplar de la escuela católica madrileña a lo largo de más de 400 años, y reconoció la labor social de los religiosos dedicados a la educación, destacando como rasgo de los colegios religiosos su ideario, su esfuerzo y exigencia. El máximo responsable de la educación regional reconoció que los padres quieren más laboraciones de órdenes religiosas y entidades privadas) y fomentando la participación de los laicos comprometidos con los colegios católicos en la gestión, dirección y docencia. Por su parte, Miguel Ángel Velasco, presidente nacional de las Escuelas Católicas, puso de relieve el buen hacer, generosidad y entrega de éstas a lo largo de sus muchos años de existencia. Han sido- -enfatizó- -un factor fundamental en el desarrollo cultural de la propia ciudad, del entorno cercano y de España en su conjunto Destacó también la enorme repercusión que han tenido y tienen en la vida social, cultural, política y religiosa de Madrid y de toda España. Intervención de Aguirre Con posterioridad a la apertura, la presidenta regional, Esperanza Aguirre, intervino en una de las sesiones y defendió la necesidad de llegar a un acuerdo en materia educativa que garantice que en materias básicas se enseñe lo mismo en todas las autonomías.