Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 INTERNACIONAL SÁBADO 4 s 11 s 2006 ABC Gabriele Torsello ayer poco después de ser liberado AP Liberado el fotógrafo italiano secuestrado en Afganistán EFE ROMA. El fotógrafo Gabriele Torsello, capturado el pasado 12 de octubre en Lashkargah (Afganistán) fue liberado ayer y, como en el resto de secuestros de ciudadanos italianos en zonas en conflicto, ha vuelto a surgir el misterio sobre si el Gobierno italiano pagó un rescate. Gabriele Torsello fue liberado después de 23 días de un secuestro que aún muestra muchas incógnitas, como quién y con qué propósito raptó al fotógrafo, quién se ocupó de las negociaciones para su liberación y sobre todo si se ha pagado un rescate. Las autoridades italianas desmintieron inmediatamente que la liberación del fotógrafo haya supuesto el pago alguno de un rescate. El secuestro fue perpetrado por una banda con fines económicos. Torsello, que hace años se convirtió al islamismo, explicó que los 23 días de cautiverio los pasó en una habitación donde no entraba la luz y que tuvo siempre encadenados los pies. Un pequinés pasa delante de un cartel que anuncia la cumbre sinoafricana que tiene lugar este fin de semana en la capital china REUTERS Histórica cumbre entre China y África para cambiar ayuda por materias primas Los intereses de Pekín permiten que sobrevivan regímenes como Zimbabue o Sudán, que violan los derechos humanos PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. Jirafas, elefantes, cebras, hipopótamos y hasta las pirámides de Egipto se asoman estos días a las vallas publicitarias que inundan Pekín, aportando una surrealista nota de color a esta gris ciudad oriental y dando la bienvenida a la histórica cumbre sinoafricana que tiene lugar durante el fin de semana. A partir de hoy, los dirigentes de 48 países del continente negro, entre ellos 40 jefes de Estado, se reúnen con los máximos dignatarios de China en el mayor evento diplomático organizado por el régimen comunista en toda su Historia. Mientras Estados Unidos y Europa ignoran a África, el gigante asiático despliega la alfombra roja para recibir a todas las naciones que componen este olvidado y paupérrimo continente, a excepción de las cinco que reconocen a Taiwán y han rechazado la invitación de Pekín. Bajo el lema Amistad, cooperación, desarrollo y paz este encuentro será un enorme bazar en el que China va a ofrecer ayuda económica e inversiones en África a cambio de lo que más necesita: materias primas y recursos naturales con los que alimentar su extraordinario crecimiento, así como un gigantesco mercado todavía virgen y desechado por las multinacionales occidentales en el que colocar sus baratísimos productos. comerciales se han quintuplicado en cinco años y superarán los 40.000 millones de euros este ejercicio, doblándose en 2010. En este sentido, el gigante asiático requiere imperiosamente materias primas y recursos naturales de África como petróleo, gas, hierro, cobre, madera o algodón. Sin ir más lejos, un tercio del crudo que importa China procede de países como Congo, Nigeria, Libia, Sudán o Angola, que ya ha superado a Arabia Saudí como su principal suministrador. Además, la segunda mayor petrolera estatal, Sinopec, buscará yacimientos de crudo y gas en Liberia, al tiempo que un consorcio chino ha suscrito un contrato de 2.300 millones de euros para explotar una mina de hierro en Gabón. A cambio, estas naciones recibirán descomunales inversiones en proyectos de colaboración. Entre ellos, destacan la construcción en Nigeria de la línea ferroviaria más larga de África, que recorrerá 1.315 kilómetros y costará 6.500 millones de euros, o la puesta en marcha en Ghana de una central hidroeléctrica de 400 megavatios. Pero la ayuda del régimen comunista no es desinteresada, ya que Pekín se consolida en un vasto mercado para la imparable producción de la fábrica global donde ya ha vendido 380 aviones y numerosos artículos que van desde las motocicletas hasta los transistores, pasando por las armas. Haciéndose eco de los recelos de las potencias occidentales, el presidente del Banco Mundial, Paul Wolfowitz, ya ha criticado el balón de oxígeno que China ha dado a regímenes acusados de violar los derechos humanos, como Zimbabue o Sudán, al impedir con su derecho de veto en el Consejo de Seguridad las resoluciones de la ONU en su contra. Además, Wolfowitz ha alertado del nuevo riesgo de endeudamiento que sufre África debido a los préstamos chinos. Frente a todas estas críticas, Pekín se defiende argumentando su política de no interferir en los asuntos internos de otras naciones. Tras librarse del colonialismo blanco, África podría caer ahora en el seductor colonialismo amarillo porque, como dijo Deng Xiaoping, gato blanco o negro, lo importante es que cace ratones Apoyo diplomático Frente al expolio de la época colonial, el coloso oriental ofrece a los países en vías de desarrollo el ejemplo del progreso logrado durante el último cuarto de siglo. Además, Pekín rompe una lanza a favor del multilateralismo y obtiene así el apoyo del bloque africano en la pugna con Estados Unidos por la hegemonía mundial y los recursos del planeta. Y es que ahora resulta que África tenía mucho más que ofrecer de lo que parecía. No en vano, durante la cumbre se firmarán más de 2.500 acuerdos entre China y los 48 países participantes. Gracias a los intereses del dragón rojo en el continente negro, los intercambios Tras librarse del colonialismo blanco, el continente podría caer ahora en el seductor colonialismo amarillo