Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 3- -11- -2006 99 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo Nace en España un bebé sano de un embrión congelado durante trece años Es un caso único en el mundo s La madre adoptó el embrión de una pareja que lo donó tras una fecundación in vitro N. RAMÍREZ DE CASTRO MADRID. Esta es la historia de cómo la vida se abre paso por extremas que sean las condiciones. O de cómo la propia naturaleza desafía los límites teóricos y legales de la congelación de embriones. Médicos del Instituto Marqués de Barcelona publican en la edición on line de la revista Medicina Reproductiva un caso único en el mundo: el nacimiento de un bebé completamente sano que fue concebido por fecundación in vitro y cuyo embrión permaneció durante trece años congelado antes de implantarlo en su madre. Se trata de la primera vez que prospera un embarazo con embriones criopreservados durante tanto tiempo. La literatura científica sólo ha recogido el nacimiento de unos mellizos en Jerusalén en 2003, a partir de cuatro embriones congelados doce años antes. El nacimiento de este pequeño, sin ningún problema de salud, es una prueba más de que el tiempo de congelación no tiene por qué afectar a la supervivencia de los embriones que permanecen almacenados en las clínicas de infertilidad. El principal riesgo de la congelación por tiempo indefinido es la degradación de las proteínas del embrión, que pueden hacer fracasar la gestación. La doctora López- Teijón, responsable del Servicio de Reproducción Asistida del Instituto Marqués ña, la antigua legislación establecía ese plazo, aunque cumplido el tiempo no indicaba qué hacer con ellos. Motivo por el que hoy las clínicas almacenan miles de embriones. La ley de reproducción vigente no establece un límite temporal, sólo indica que la congelación se prolongará durante el tiempo que la mujer esté en condiciones de ser madre. Después deberían donarse a otras parejas o cederlos con fines científicos, lo que lleva aparejada su destrucción. El caso español no es sólo un hito científico, tiene una historia detrás. Los que hoy son sus progenitores no son realmente sus padres biológicos. El embrión era uno de los muchos que permanecían almacenados en espera de destino. Los padres biológicos se habían sometido a una fecundación in vitro que acabó con un embarazo. Del tratamiento sobraron seis embriones que fueron congelados a 196 grados bajo cero en el Instituto Marqués. Allí permanecieron criopreservados hasta EFE que llegaron sus actuales padres a la clínica de Barcelona. Adopción tras varios fracasos Era una pareja con problemas severos de fertilidad. Ella tenía 40 años y trastornos en la ovulación que le impedían ser madre sin ayuda; él una azoospermia (ausencia de espermatozoides) que obligaba a recurrir a un donante. Pese a lo difícil de su caso, se sometieron a dos tratamientos de fecundaPasa a la página siguiente Sin fecha de caducidad Esa es la razón de que muchos centros dedicados a la reproducción, e incluso las legislaciones de algunos países, establezcan un límite de congelación de cinco años para los embriones conservados. En Espa-