Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 VIERNES deESTRENO VIERNES 3 s 11 s 2006 ABC Parábola del mestizaje Consiga mañana, con ABC, la sexta entrega de la colección de cine protagonizada por Audrey Hepburn, Los que no perdonan por tan sólo 7,95 euros, más el precio del periódico POR MANUEL LUCENA MADRID. A finales de los años cincuenta se realizaron unas cuantas películas memorables por atrevidas, pues fueron capaces de hablar de lo innombrable: la marginación, la soledad, el alcoholismo, la falta de afecto y el racismo. Salvadas las distancias, pues no se trata de una obra sobre jóvenes airados, sino de una digresión matizada sobre la capacidad de manejar el propio destino, la fuerza solidaria de la familia y la tribu cuando la individualidad tropieza con el drama de la pertenencia, Los que no perdonan pertenece a esta saga de dramas sociales de entretenimiento. Audrey Hepburn es Rachel Zachary, una niña india Kiawa secretamente adoptada tras el asesinato de su familia por los blancos. El desvelamiento de su origen por los nativos, que vienen un día a reclamarla, crea una situación insostenible, pues los Zachary deben hacer frente tanto al rechazo de los demás blancos como a las incursiones de los Kiawa que vienen a raptarla. La revelación de la verdad lleva a Cash a una violenta reacción contra su hermana y al abandono de la familia, pero retorna para ayudarlos a defenderse de un ataque indio en el que Rachel mata a su hermano de sangre, Pájaro perdido Con esta acción fratricida pero necesaria sella su destino, pues ya nadie podrá dudar qué bando ha elegido. Con independencia de la extraordinaria elección de la delicada y a todas luces urbanita Hepburn para el papel protagonista (el esfuerzo que hizo para lograr el acento western adecuado no fue entonces valorado como debía, quizás porque el cliché dominante indicaba que eran raciales y carnales latinas las que asumían esos papeles de mujeres de frontera) Burt Lancaster compuso un patriarca Ben Zachary duro y creíble hasta en la fuerte atracción erótica hacia su hermana Rachel, Lillian Gish (Mattilda Zachary) fue la madre coraje perfecta y Audie Murphy (Cash Zachary) mostró a cabalidad en qué consisten el odio y la redención. El rodaje fue largo y accidentado, hasta tal punto que el gran John Huston abjuró años después de su creación. En el rodaje de una escena a caballo, este se asustó por el ruido de los disparos y Hepburn sufrió una caída- -de ello se culpó el director- -que le lastimó gravemente la espalda. Tuvo que permanecer en reposo cierto tiempo, pero con gran profesionalidad se sobrepuso para terminar la película. Por Director John Huston Título original- The Unforgiven Guión- -Ben Maddow Actores- -Audrey Hepburn, Burt Lancaster, Lillian gish, Audie Murphy, Doug McClure Música- -Dimitri Tiomkin Vestuario- -Dorothy Jeakins otro lado, esta es más rica y compleja de lo que los melindrosos críticos contemporáneos apreciaron. Los escenarios son fastuosos, hay episodios de tremenda tensión y por debajo del exceso de testos- terona y la masculinidad a raudales late un nada disimulado poder matriarcal, celebrado como consumación del orden natural de las cosas. Si el lejano oeste no fue así, se le debió parecer bastante. TO BE CONTINUED TONTOS DEL CULO ace unos cuantos años, Spike Jonze y su socio Jeff Tremaine (dos de los tipos que más han influido en la generación MTV) se sacaron de la manga un show llamado Jackass (tontos del culo) donde unos cuantos personajes anónimos, entre los que se contaban nombres como los de Bam Marguera, Steve- O o Johnny Knoxville, se dedicaban al noble arte del masoquismo, utilizando para ello todo tipo de objetos y artimañas. El programa, emitido- -cómo no- -por la MTV fue un exitazo tremendo y pronto le salieron imitadores: de Wild Boyz a Dirty Sanchez pasando por Viva la Bam (donde Bam Marguera se dedicaba a atormentar a su padre) El sufrimiento humano- -como la estupidez- -son géneros que han dado días de gloria a la televisión. En Japón existe incluso un nombre para los shows que se dedican a fastidiar al personal: Gambaru El ejemplo más fabuloso (por utilizar una palabra entusiasta) es el de Nasubi un programa en el que encerraron a un tipo en una casa durante un año haciéndole todo tipo de perrerías. Eso sí, sin premio ni nada, que si no pierde la gracia. Tampoco los concursos ni- Toni García H El último intento de reality en la televisión inglesa es un programa en el que siete voluntarios sufrirán el mismo trato que los presos de Guantánamo pones desperdician la oportunidad de molestar un poquito a los participantes y los castigos van desde besar a un abuelo que se ha quitado previamente la dentadura a recibir unos electro- shocks sin importancia. Cuanto peor el castigo más grande la audiencia. En Europa (porque aquí no podemos ser menos) los más decididos son sin duda los chicos del Canal 4 inglés, que han exhibido realitys como el del tío que pretende ser tu amigo (en realidad es un actor) y se dedica a cabrear a tus familiares y amigos (a los que naturalmente no puedes decir que ese cabrón es un actor) Si resistes el tirón (puede que tus padres dejen de hablarte, tu novia te abandone o unos skins te den una paliza) te llevas unas cuantas libras. Su último invento es un show donde siete voluntarios van a sufrir el mismo tratamiento que los presos de Guantanamo durante unas semanitas. ¿No es maravilloso? Si no les gusta siempre les quedará la posibilidad de pedir a algun amigo croata que les grabe el nuevo programa de Sinisa Labrovic, donde podemos ver la vida de seis ovejas las 24 horas del día, incluyendo cuando algunos escritores locales van a Una imagen de la película Jackass 2 leerles sus composiciones. Al final, el espectador puede decidir que ovejas libra del matadero y todos tan contentos. Los únicos que se han quejado han sido los defensores de los animales, a lo cual Labrovic ha replicado que el noble proposito del programa es enseñar que todos somos ovejas Para que luego digan eso de la televisión- basura... Insensatos.