Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 VIERNES deESTRENO VIERNES 3 s 11 s 2006 ABC La ciudad perdida EE. UU. 2006 143 minutos Género- -Drama Director- -Andy García Actores- -Andy García, Dustin Hoffman, Bill Murray, Inés Sastre Crónica musical y costra cubana E. RODRÍGUEZ MARCHANTE Lo primero que hay que celebrar es que esta película inestrenable se estrene, a pesar del vacío. El proyecto de años y años de Andy García, junto a Guillermo Cabrera Infante, salió tal cual era previsible: respondón. Son ganas de arruinarle el día a todos aqellos que se enfundan tan alegremente esas camisetas con el careto del Che Guevara, pues en tres o cuatro escenas de Ciudad Perdida se ennegrece el retrato con la imagen de un ser chulesco, sanguinario, engreído, fascista- -o estalinista- -y que mata sólo para divertirse y entre vacía cháchara revolucionaria. Tan ajustado a la realidad histórica como políticamente incorrecto. Y el cubano exiliado Andy García propone un paisaje desolador del estado de rebelión en La Habana de Fulgencio Batista, un sivergüenza también sanguinario, y el paisaje también desolador de los primeros tiempos de revolución y fusilamiento, al menos desde el punto de vista de una familia que se disgrega como la arena al secarse. Pero la película es la siempre nostálgica empresa de ligar el agua y el aceite: la grasa ideológica que ya ha hecho costra con las décadas hay que disolverla en parte con una historia romántica, exacerbada, llena de amargores entre el personaje de Andy Garcia, un Rick incapaz de mantener abierto su Bar, y el de Inés Sastre, con un punto de Ilsa enjaulada, y tan sublime, elegante y trágica en su destino de estrofa mágica del himno... Y es tan inoportuno el fresco ideológico, tan feo y vomitivo, que pinta Andy García (con la brocha sabia y precisa de Cabrera Infante) que convierte en útil y comprensible su contrapunto: la relación amorosa estéticamente desbocada, impúdica en sentido visual, frondosa, floreada y de anuncio con esa pareja tan guapa y melancólica, en constante desenlace: el tiempo no está con ellos dos. Lujosa película, hecha en otro sitio y que habla, sabiendo lo que dice, de una Ciudad reluciente y Perdida. Película insoportable para las consignas de décadas, y para los que sólo tolerarán de ella el personaje loco y lúcido de Bill Murray y el correcto políticamente, ése sí, de Dustin Hoffman, un mafioso en la Cuba prefidelista. Andy García, durante la entrevista en el hotel Casa Fuster de la Ciudad Condal ELENA CARRERAS Cabrera Infante me dijo que era mi sastre y me hizo el traje a medida Andy García recaló en Barcelona para presentar La ciudad perdida No ha sido fácil recaudar nueve millones de dólares para rodar y ver la luz de su primera película. Tras dieciséis años, el actor cubano estrena hoy en España el filme que protagoniza junto a Bill Murray e Inés Sastre MARÍA GÜELL BARCELONA. Un buen habano y un ron añejo. Con estos dos aliados lidió Andy García una ronda de entrevistas en el Hotel Casa Fuster, digno escenario de un película de época. Precisamente un largometraje ambientado en la Cuba de los años cincuenta le trajo a la Ciudad Condal. Su debut como realizador con La ciudad perdida le da la oportunidad de rendir tributo a la tierra que le vio nacer. Es un homenaje a la música cubana y a la época dorada de Cuba- -concreta el actor- También es un homenaje a Cabrera Infante que escribió el guión y un recuerdo a mi familia que sufrió el exilio Andy García recuerda muy bien cuando salió de Cuba Yo tenía cinco años; mi padre no hablaba inglés pero mi madre sí porque era profesora de inglés, con lo puesto empezamos una vida nueva en Miami pa de las ideas políticas lo mismo que les pasa a los miembros de esta gran familia cubana que he querido retratar La suerte de codearse en Hollywood con la plana mayor del séptimo arte le ha brindado la oportunidad de contar con actores de la talla de Bill Murray Y Dustin Hoffman. Yo quería contratar a actores que admirase y en el caso de Bill Murray quería que fuese la voz de Cabrera Infante en la historia; con Dustin Hoffman fue muy interesante porque después de reunirnos para hablar del proyecto él me propuso algunos cambios en su papel que, por supuesto, hicimos En cuanto a la cuota española, el rol protagonista de la actriz y modelo Inés Sastre fue todo más casual. La vI en la revista Town and country y tuve un flechazo. La llamé y quedamos en Los Ángeles. En el primer encuentro le puse una canción de Bola de Nieve para ver cómo reaccionaba y se emocionó tanto que no dudé en que el papel era para ella, Además, le había encantado su personaje En La ciudad perdida ha condensado muchas cosas. Muchas no, muchísimas- -subraya García- Por ejemplo, hay guiños a películas que han marcado mi vida, como Doctor Zhivago Casablanca o El Padrino II hay un poco de todo. Yo soy un fanático de Coppola; le admiro mucho y lo veo como un gran profesor de cine No podemos pasar por alto que Andy García es el protagonista de su primera película como director. Cabrera Infante me dijo que era mi sastre y me hizo el traje a medida La relación con el escritor cubano destila por el filme y en la charla sobre el filme que se estrena hoy en España. Es una de las personas más importantes que he conocido en mi vida y podría contar inumerables anécdotas de nuestros encuentros en su casa de Londres, donde tenía los libros apilados en montañas No quiere pasar por alto que el autor de Cine o sardina vio la película antes de cerrar los ojos y le gustó. Dieciséis años después La ciudad perdida culmina un proyecto que empezó hace dieciséis años. Ni más ni menos. Pero llega en un momento político muy interesante porque ahora estamos ante una posible transición, pues Fidel ha cedido el poder, o por lo menos eso nos han hecho creer, porque tenemos que tener claro que en Cuba no hay libertad de Prensa, así que todos son especulaciones reflexiona García. El filme que rodó durante 35 días en la isla de Santo Domingo Santo Domingo tiene tintes autobiográficos. Mi familia vivió una fragmentación por cul- El filme, que se rodó íntegramente en la isla de Santo Domingo, tiene tintes autobiográficos