Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 3- -11- -2006 Robert Lepage muestra en Madrid el lado más oscuro de Hans Christian Andersen 87 ¿Se ha vendido una obra de Pollock por 140 millones de dólares? Ayer saltó la noticia de que N 5, 1948 propiedad del magnate David Geffen, habría alcanzado esta astronómica cifra. De confirmarse, destronaría a Gustav Klimt ANNA GRAU SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. Continúa la escalada de delirio en los precios que se pagan por las obras de los genios de la pintura. El nuevo top del ranking podría ocuparlo un cuadro de Jackson Pollock, N 5, 1948 (1,2 metros por 2,5 metros) si se confirma que el magnate discográfico y cinematográfico David Geffen lo ha vendido por 140 millones de dólares, como afirmaba ayer The New York Times Geffen, de 63 años, ocupa el puesto 50 de las fortunas en Estados Unidos, según la revista Forbes con 4.400 millones de dólares de patrimonio. El prestigioso rotativo neoyorquino no era completamente categórico; no es tanto que se dude de la veracidad de la venta, como de que ésta aún podría torcerse en el último minuto. Quién le iba a decir a otro magnate, el propietario de casinos y balnearios en Las Vegas Steve Wynn, que por querer presumir iba a frustrar la que parecía la venta de arte más fabulosa de la historia hasta el día de hoy: le ofrecían 139 millones de dólares por El sueño de Picasso, que él había comprado en 1997 por 48,4 millones. O eso aseguró Wynn a un grupo de amigos a los que invitó a su oficina de Las Vegas para mostrarles la pintura, todo orgulloso. Con tan mala pata que, en el punto álgido de la exhibición, calculó mal la distancia (Wynn padece una leve disfunción de la vista, y además gesticula mucho) y de un infortunado codazo desgarró el lienzo. Nora Ephron (la guionista de Cuando Harry encontró a Sally se encontraba entre los presentes y escribió en su blog que el agujero en la tela era del tamaño de un dólar de plata Wynn llevó el cuadro a restaurar, pero ya nunca volvió a ser lo mismo. Oficialmente, porque la señora Wynn despertó en mitad de la noche diciendo: Esto es una señal del cielo, Steve; no vendas el cuadro No consta si coincidiendo con cierto desánimo del comprador. Toda esta peripecia con El sueño volvió a dejar como el cuadro más caro de la historia de la pintura una obra del austriaco Gustav Klimt. El potentado de la cosmética Ronald S. Lauder pagó recientemente 135 millones de dólares por un retrato de Adele Bloch- Bauer, la esposa de un industrial judío de la época. Una sobrina de Bloch- Bauer, Maria Altmann, pleiteó a cara de perro por su posesión contra el Gobierno de Austria. La sobrina sostenía que el cuadro había sido objeto de incautación ilegal bajo la bota nazi. Maria Altmann tenía 90 años y residía en Los Angeles cuando ganó el pleito. Poco después vendía el cuadro al magnate Lauder, que lo convirtió en la joya de la corona de la Neue Galerie fundada por él mismo en Manhattan. Esta operación había destronado previamente a otro cuadro de Picasso, Muchacho con pipa subastado por 93 millones de dólares en Sotheby s de Nueva York en 2004. El cuadro de Pollock es un trabajo emblemático, reconocible al primer vistazo, del padre del expresionismo abstracto o, si se prefiere, del Action Painting ¿Y quién paga, quién tira esta vez en el juego de la oca del arte que siempre salta de magnate en magnate? Pues, según The New York Times se trata de un hispano. Concretamente, David Martínez, financiero mexicano que ya se ha hecho notar en el mercado del arte adquiriendo piezas de Rothko y De Kooning por 143, 5 millones de dólares. Una avería eléctrica obliga a desalojar durante cuarenta minutos el Reina Sofía N. PULIDO MADRID. A este paso va a haber que pensar que realmente hay un gafe en este museo o que alguien le ha hecho un vudú al actual equipo directivo. No es normal tal cúmulo de desgracias en tan poco tiempo y en tan pocos metros cuadrados. ¿Sabes la última del Reina Sofía? se preguntan ya los visitantes del museo. Pues la última ocurrió ayer mismo. Y, para sorpresa de todos, no hubo que recurrir a una fuente externa para conocer la noticia, como suele ser habitual en el CARS. Por primera vez se adelantó el propio museo, que prefirió emitir un comunicado dando su versión de los hechos. Así ocurría a las siete y media de la tarde. La breve nota informativa rezaba así: Aproximadamente a las 17.00 horas de hoy jueves 2 de noviembre y en el transcurso de una ronda de vigilancia y control habitual, se ha detectado una avería en la entrada del fluido eléctrico del edificio Sabatini, situada fuera del mismo. Para subsanar dicha avería, ha sido imprescindible proceder al corte de la corriente eléctrica y, en consecuencia, al desalojo del edificio Sabatini, que se ha iniciado, a las 17.40 horas, con absoluta normalidad, funcionando correctamente los protocolos de seguridad previstos para estos casos. Una vez reparada la avería, cuarenta minutos después, se ha reabierto el edificio al público. El corte de suministro eléctrico no ha afectado a la ampliación, cuyos servicios han funcionado ininterrumpidamente Los cinco cuadros más caros de la Historia 1. Retrato de Adele Bloch- Bauer I de Klimt (135 millones de dólares) 2. Muchacho con pipa de Picasso (104 millones de dólares) 3. Retrato del Dr. Gachet de Van Gogh (82,5 millones de dólares) 4. Au Moulin de la Galette de Renoir (78 millones de dólares) 5. La masacre de los inocentes de Rubens (76,7 millones de dólares) El comprador podría ser el mexicano David Martínez, que ya ha adquirido obras de Rothko y De Kooning El museo reabrió hasta las nueve Fuentes del museo aseguran a ABC que no hubo en ningún momento riesgo para la seguridad de las obras, porque se cortó la luz cuando todos los visitantes habían salido del museo. Como el CARS cierra sus puertas a las 21.00 horas, muchas personas continuaron la visita del museo tras el incidente, que se suma a una ya demasiado larga lista, que incluye filtraciones de agua en los antiguos y nuevos espacios del museo, la pérdida de una escultura de Richard Serra de 38 toneladas, el levantamiento en armas de los conservadores, la caótica situación de los almacenes... Como en todo culebrón que se precie... continuará. N 5, 1948 de Pollock El artista, trabajando en su estudio, fotografiado en 1949 por Martha Holmes AP