Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 3 s 11 s 2006 Inestabilidad en las ex repúblicas soviéticas INTERNACIONAL 41 Rusia subirá más del doble la tarifa de gas a Georgia a partir de enero Esta nueva medida de presión económica se anuncia durante la visita del ministro de Exteriores georgiano a Moscú R. M. MAÑUECO CORRESPONSAL MOSCÚ. Rusia no parece tener intención de renunciar a su propósito de poner a Georgia de rodillas. En una nueva vuelta de tuerca, Moscú anunció ayer que su vecino caucásico podría verse abocado a pagar por los suministros de gas más del doble del precio actual. El ministro de Exteriores georgiano, Guela Bezhuashvili, de visita oficial en la capital rusa desde el miércoles, ha declarado que el trasfondo de la medida es más político que económico Debido al bloqueo impuesto a Georgia por el Kremlin hace un mes, Bezhuashvili tuvo que volar a Moscú desde Bakú, la capital de Azerbaiyán. El miércoles se entrevistó con su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, pero las conversaciones continúan en punto muerto. En una situación ya de por sí tensa, el gigante energético ruso Gazprom se encargó ayer de echar un nuevo jarro de agua fría a las deterioradas relaciones entre Moscú y Tiflis. El portavoz de la compañía, Denís Ignátiev, declaró que hemos enviado a Georgia la propuesta de elevar la tarifa de gas a 230 dólares a partir del 1 de enero. El país caucásico paga ahora 110 dólares por cada mil metros cúbicos de gas. Ignátiev matizó que se trata sólo de una proposición que aún deberá ser negociada dejando así la puerta abierta a cualquier componenda que pudiera incluir concesiones políticas. Utilizado como pretexto la detención, a finales de septiembre, de cuatro militares rusos acusados de espionaje, Moscú cortó todas las comunicaciones con Georgia por tierra, mar y aire. Los oficiales rusos fueron liberados de inmediato, pero ello no fue impedimento para que Rusia intensificase su presión con más sanciones económicas y la expulsión masiva de inmigrantes georgianos. Desde el comienzo de la crisis, han sido repatriados más de 5.000. El motivo aducido por Moscú es que esas personas no tenían en regla sus papeles. Según reconoció Lavrov hace unos días, Moscú quiere que Georgia retire sus tropas del desfiladero de Kodori, situado en las inmediaciones de la región separatista de Abjasia. El Kremlin exige además que cese el acoso a Osetia del Sur. Una multitud defraudada exige la dimisión del presidente de Kirguistán R. M. M. MOSCÚ. Una multitud de cerca de 30.000 personas ocupó ayer la plaza de Ala- Too, en pleno centro de Bishkek, la capital de la ex república soviética de Kirguistán, para exigir la dimisión del presidente del país, Kurmanbek Bakíyev, llegado al poder en marzo del año pasado tras la llamada revolución de los tulipanes Los organizadores de la concentración han anunciado que no abandonarán la plaza hasta que Bakíyev no deje el cargo o acepte una reforma constitucional que limite considerablemente sus poderes en favor del Parlamento. El plazo de gracia que la oposición concedió a Bakíyev para acometer las reformas que prometió hace año y medio, cuando arrebató el poder a Askar Akáyev, se ha agotado. Eso fue lo que vino a decir ayer a los congregados en la plaza junto al edificio del Gobierno y la Presidencia Omurbek Tekebáyev, ex presidente del Parlamento y uno de los líderes de la oposición. Omurbek afirmó que Bakíyev ha hecho lo mismo que su predecesor: Adueñarse de todo el país Esperábamos mucho más de él, bienestar y justicia gritó otro de los oradores. Bakíyev se reunió en la víspera con representantes de la oposición y dijo estar dispuesto a promover la aprobación de una nueva Constitución que reduzca sus prerrogativas. Ayer, sin embargo, el presidente kirguiz cambió de idea y aseguró que no hará nada bajo la presión de la calle. Quien tampoco está dispuesto a dimitir urgido por la oposición es el primer ministro, Félix Kúlov. Ambos dirigentes han advertido que no permitirán la desestabilización del país. Tiflis denuncia el móvil político El ministro georgiano de Exteriores, Guela Bezhuashvili, afirmó ayer que la decisión de Rusia de duplicar el precio del gas a Georgia tiene un trasfondo político y sirve para presionar a Tiflis dentro de su actual conflicto con Moscú. Esto era absolutamente esperado Creo que en este precio hay más política que economía dijo Bezhuashvili sobre la subida del gas. Bezhuashvili, jefe de la diplomacia georgiana, ayer en Moscú Ambos enclaves pertenecen a Georgia, pero se autoproclamaron independientes a comienzos de los 90. Algo que tampoco gusta en Moscú es el actual acercamiento entre Tiflis y la OTAN. Si Georgia cede a las pretensiones de Rusia, podría conseguir una factura de gas más razonable. De lo contrario, pagará casi lo mismo que Ale- AP mania o Rumanía. Bezhuashvili constató ayer que Rusia juega una vez más la carta del gas para someter a sus vecinos, como hizo a principios de año con Ucrania. Mientras tanto, países como Bielorrusia o Armenia se benefician de tarifas irrisorias. Georgia, no obstante, amenaza con vetar el ingreso de Rusia en la OMC.