Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 INTERNACIONAL Elecciones Legislativas en Estados Unidos VIERNES 3 s 11 s 2006 ABC Rafael Bardají Spitzer, el Garzón americano Al fiscal general se le conoce como el Sheriff de Wall Street por poner contra la pared a gigantes financieros, tiene virtualmente ganadas las elecciones a gobernador y su nombre se cita para la Casa Blanca POR MERCEDES GALLEGO CORRESPONSAL LA GUERRA DE VERDAD E l teniente general David Richards, el comandante de las tropas de la OTAN en Afganistán, lo ha dicho claramente: si de lo que se trata es de vencer, no tengo suficientes tropas para lograrlo Ni las va a tener, porque los países miembros de la Alianza, meses después de acordar el incremento de sus fuerzas en Afganistán, siguen sin proporcionar los refuerzos. Con todo, el problema no es solo de números. Es también una cuestión de visión y estrategia. No se ganará a los talibán si no se entiende que Afganistán es parte de un problema más amplio. Se sabe perfectamente que sin el apoyo que reciben desde Pakistán, los fundamentalistas afganos no podrían operar; como también se sabe que sin el dinero saudí las madrasas y otros centros de operaciones de los talibán no podrían funcionar. Es lo mismo que ocurre en Irak. La guerra allí sobrepasa con mucho las fronteras del país. Irán utiliza a parte de los chíies para librar su batalla contra América; Arabia Saudí coopera en la islamización radical a la vez que permite que su frontera sea un coladero para los terroristas vinculados a Al Qaida. Y también están los yihadistas venidos de medio mundo, incluida España. Y es que hay algo que une y da sentido a todos estos frentes abiertos y se llama Yihad, la guerra que el extremismo islamista está conduciendo contra el islam moderado, América y los valores del mundo occidental. Precisamente por eso la guerra contra el terrorismos islámico trasciende con mucho las capacidades policiales y no es ya una simple cuestión criminal. Es una guerra de verdad, a la vez global y total. Es su victoria o la nuestra y no va a haber puntos intermedios. El senador y expresidenciable John Kerry ha afirmado la semana pasada que si uno es culto y estudia, tiene éxito en la vida, pero que si es vago o tonto, acaba en Irak. Es un insulto a los ejércitos que, desgraciadamente, muchos en el socialismo español comparten. Pero lo verdaderamente tonto sería perder en Irak. SÍMIL CON EL JUEZ ESPAÑOL NUEVA YORK. Con su fachada plateada y sus grandes ventanales, el restaurante de carretera que lleva el nombre de la Interestatal 84 parece una postal de película norteamericana. En un día otoñal como el de hoy, las hojas de los árboles se han vuelto rojas, pero el Estado ha pasado a ser azul en el mapa político. Y Eliot Spitzer, el hombre de 47 años que abandera ese cambio de color con su candidatura a gobernador de Nueva York, quiere que el azul del Partido Demócrata se extienda a todo el país. Más, más, más. La ambición de Spitzer, todavía fiscal general del Estado, no tiene límites. Señora- -dice estrechando la mano de la anciana que acaba de soltar la cuchara- -éste es John Hall, se presenta a congresista, tiene que votar por él. Es muy importante que recuperemos la Cámara de Representantes Me siento muy halagado con la comparación, dada la labor que ha hecho en el campo de los derechos humanos BUSH Tengo profundos desacuerdos con él y, obviamente, recuperar la Cámara de Representantes será el primer paso para remediarlo Eliot Spitzer, candidato demócrata a gobernador de Nueva York italoamericana, con técnicas de teleserie. Spitzer montó un taller con el que pisarle el terreno para grabar sus chantajes y amenazas, pero cuando el caso estaba a punto de caramelo pactó con el líder mafioso para que pagase una multa a cambio de retirarse del sector. AP Fenómeno mediático La tranquilidad del dinner I- 84 ha cambiado como en una película a cámara rápida. El aparcamiento, que estaba medio vacío, se ha llenado de golpe, y de los vehículos han descendido voluntarios con pancartas, cámaras de televisión y judíos ortodoxos de tirabuzones y gabardinas negras. Es que él es judío apunta una mujer, deben ser los rabinos de su congregación Ya sabe que cuenta con nuestro apoyo a lo largo y ancho le dice enigmático uno de los pintorescos judíos con el que parece tener confianza. Spitzer, que con 38 puntos por encima de su rival tiene virtualmente ganadas las elecciones, le estrecha la mano con una sonrisa antes de seguir con la clientela del I- 84 Sus cruzadas legales contra los grandes de Wall Street le han granjeado el respeto de demócratas y republicanos hasta el punto de que casi el 30 de estos últimos piensan votar por él. Incluso Angelin Wise, que toda su vida ha votado por los candidatos republicanos y piensa hacerlo de nuevo el martes, admite que Spitzer ha hecho una buena labor como fiscal general y confía en que resulte igual de bueno como gobernador. Por eso ni siquiera intenta convencer a su marido, también republicano pero menos estricto, para que vote por su rival, John Faso, cuyo nombre sigue siendo desconocido para muchos neoyorquinos a pocos días de las elecciones. Algunos analistas creen que el propio gobernador George Pataki, que alberga aspiraciones presidenciales para el 2008, decidió no presentarse a la reelección ante la perspectiva de que Spitzer revolcase su imagen en las urnas. Spitzer promete reconstruir el Estado ética, política y económicamente En cuanto a la amenaza terrorista, simplemente es algo con lo que tendremos que vivir dice. Nadie espera, sin embargo, que se limite a las labores más locales del gobierno estatal, dada la afición para acaparar titulares que ha demostrado en sus ocho años como fiscal general. Ya cuando era fiscal de distrito se dio a conocer por apretarle las tuercas a la familia Gambino, heredera local de la mafia Hasta con la mafia Era sólo un ejemplo de lo que sería la estrategia de su carrera, forjar sectores completos e incluso políticas nacionales a partir de casos particulares. Los Gambino no son los únicos que han preferido pagar el peaje para no quedarse solos entre su dedo acusador y el veredicto del jurado. Desde que ganase el puesto electo de fiscal general, gracias a la inversión multimillonaria que hizo su padre en su campaña electoral, ha puesto contra la pared a gigantes financieros como Merril Lynch, en un caso con el que bordeó la autoridad del organismo regulador de la Bolsa y costó a la empresa 100 millones de dólares, además de una reputación dañada. El nuevo Sheriff de Wall Street se ha apuntado en las cachas de su revólver nombres tan sonados como Samsung Electronics, Goldman Sachs, JP Morgan Chase y Sony BMG Music. No había gigante demasiado grande para el Garzón norteamericano que, como el juez español, extendió su fama al traspasar fronteras con un caso contra las compañías térmicas de otros Estados a las que acusó de contaminar los cielos de Nueva York. Spitzer se muestra sorprendido con la comparación. Me sentiría muy halagado dada la labor que ha hecho en el campo de los derechos humanos se apresura a decir. Hacia el despacho Oval Como él, ha decidido que los órganos de gobierno son una buena plataforma para llevar a cabo sus sueños de Justicia. El ex general Wesley Clark reconoció haberle tenido en su selección final de favoritos para acompañarle como candidato a vicepresidente y su nombre aparece ya en las quinielas para la Casa Blanca del 2008, junto con la senadora Hillary Clinton. Y mientras defiende la carrera de su correligionario de partido hacia el Capitolio, uno se lo puede imaginar perfectamente en el papel. Durante los últimos seis años hemos tenido un Congreso que se ha limitado a rubricar las políticas del presidente Bush con las que muchos estamos en profundo desacuerdo explica antes de partir hacia la siguiente emboscada de votantes. Tengo profundos desacuerdos filosóficos con él, y obviamente recuperar la Cámara de Representantes será el primer paso para remediarlo El primero, sí. La carrera es larga, pero su padre reconoce ya que sueña con pasar la noche en el Dormitorio Lincoln. Gran parte de las empresas alemanas en EE. UU. apoyan a los republicanos Más de dos tercios de los donativos que realizan las filiales estadounidenses de grandes empresas alemanas durante las campañas electorales van a los republicanos. En total 1,7 millones de dólares, según publica la edición en Alemania del diario Financial Times Deutschland Doce filiales de empresas alemanas donaron 2,5 millones de dólares para las actuales elecciones y el 68 de ellos, es decir, 1,7 millones de dólares fueron para las arcas republicanas, según una evaluación del instituto estadounidense Center for Responsive Politics