Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA La reforma de los Estatutos VIERNES 3 s 11 s 2006 ABC Rajoy sale personalmente a defender el Estatuto andaluz en el Congreso El líder de la oposición sostiene que el término realidad nacional es sólo un adorno retórico s Zapatero, que llegó dos horas tarde, aplaude que el PP deje atrás su interés partidista J. L. LORENTE MADRID. El Pleno del Congreso aprobó ayer prácticamente por unanimidad el nuevo Estatuto de Andalucía. De esta forma, la reforma andaluza sale del Congreso para su remisión al Senado con el voto a favor de toda la Cámara- -salvo las dos abstenciones del BNG y EA- -y se convierte en el texto estatutario con más apoyo parlamentario de los aprobado en esta legislatura. Una de las notas más destacadas de la sesión fue la firme defensa que el líder de la oposición, Mariano Rajoy, hizo del proyecto de ley aprobado por la Comisión Constitucional tras el pacto al que llegaron los dos partidos mayoritarios hace diez días. El presidente del PP ha querido respaldar al líder regional Javier Arenas e involucrarse al máximo en el debate parlamentario con su decisión de ser el mismo el que defendiera el nuevo Estatuto desde la tribuna de oradores de la Cámara. Ya sea por la importancia que los populares dan a esa Comunidad autónoma (los votos de los andaluces son clave para que Rajoy puede llegar a la Moncloa) o por acallar las voces que desde ciertos sectores del partido se han levantado- -sólo en privado- -para cuestionar que el PP aceptase el término realidad nacional en el preámbulo del texto, lo cierto es que Rajoy se deshizo en elogios a la reforma pactada. En este sentido, quiso dejar claro que se trata de un Estatuto ejemplar inequívocamente constitucional y que cierra el paso a cualquier veleidad nacionalista El presidente del PP sostuvo que el texto no habla de nación andaluza, ni de soberanía, ni de derechos históricos, ni de relaciones bilaterales y sigue definiendo a Andalucía como nacionalidad en el seno de la unidad indisoluble de la Nación española. Para el líder de la oposición, la expresión realidad nacional ha quedado en el preámbulo como una referencia a una opinión particular en un pasado remoto. Poco más que una cita literaria o un adorno retórico subrayó. Dicho esto, quiso zanjar la supuesta división dentro de su partido. Tras tachar la formula pactada de alambicada señaló que es el punto de encuentro que ha permitido la aprobación consensuada del Estatuto. Ni el PP podía admitir más ni el PSOE ha querido menos. Pero eso es el consenso, señorías. No faltará quien piense que hemos cedido demasiado y que lo correcto era no aceptar ni las banalidades. Yo no pienso así. Estando a salvo los principios, quiero acuerdos, aunque sean imperfectos. De suyo, los acuerdos son siempre imperfectos señaló el líder del PP. Según Rajoy, el asunto de la El diputado del PP Gabriel Cisneros está estable tras sufrir un infarto cerebral El vicepresidente tercero del Congreso, Gabriel Cisneros, se encuentra estable e ingresado en el hospital Ramón y Cajal de Madrid, después de sufrir ayer un pequeño infarto cerebral Cisneros, de 66 años de edad y uno de los padres de la Constitución, se sintió indispuesto mientras asistía a la sesión plenaria del Congreso de los Diputados que debatía la reforma del Estatuto de Andalucía y, tras ser atendido por los servicios médicos de la Cámara Baja fue conducido al centro sanitario, donde quedó ingresado. SEGUNDA JORNADA DE ALIVIO PARA EL PP Rajoy impuso la disciplina (defendió a Arenas frente a Zaplana) y, como en Cataluña, se decantó por hacer oposición sin riesgo de quedar fuera del sistema POR ÁNGEL COLLADO MADRID. Sigue la temporada de alivios para el Partido Popular. Después de aguantar el tipo en las elecciones catalanas, a pasar el trago de apoyar la reforma del Estatuto andaluz con disquisición histórica sobre una realidad nacional en la que no creen ni los proponentes- -el nacionalismo no ha lle- gado aún al PSOE andaluz- -pero compensada con la alusión a la indisoluble unidad de la nación española consagrada en la Constitución. Con los argumentos de que si nos quedamos fuera nos barren o ¿cómo íbamos a hacer campaña en el referéndum contra un texto que alude a la unidad de España? en el Grupo Popular cumplieron con el requisito de votar a favor después de escuchar a un Mariano Rajoy muy convincente en sus explicaciones y aplaudido por todos sus diputados, incluido el portavoz, Eduardo Zaplana, aunque con escasa pasión. Si en Cataluña el éxito del PP fue resistir ante el cerco nacionalista y las ayudas de algunos afines del mundo mediático a quien más perjudicaba las posibilidades de Josep Piqué- Ciudadanos el Pleno del Congreso de ayer sirvió a Rajoy para exhibir la disciplina del Grupo Popular. Cuentan en fuentes de la dirección del PP que fue su presidente quien, por primera vez desde que llegó al cargo, se enfrentó directamente a un miembro de su equipo- -Zaplana- -para dar la razón a otro- -Arenas- -ante las dudas del portavoz parlamentario sobre el apoyo a un texto estatutario con un preámbulo tan peculiar. Lo de aludir a un pasado de amago nacionalista andaluz y revolucionario, por completo ajeno a la historia del PP y del PSOE actuales, pudo ser un pretexto para dejar fuera del acuerdo al principal partido de la oposición y dar cobertura y continuidad al Estatuto catalán, según reconocen en fuentes populares. Pero también es cierto que Arenas ha logrado corregirlo hasta dejarlo sin sentido. De hecho, incluso tiene problemas de encaje gramatical. Al margen de los detalles,