Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA Elecciones catalanassEl ideario de Ciutadans VIERNES 3 s 11 s 2006 ABC Somos un partido laico y estamos a favor de los matrimonios homosexuales Albert Rivera s Presidente y candidato de Ciutadans un tripartito? No. Sería totalmente imperdonable. Han sido tres años desastrosos, de crispación, de enfrentamiento con el resto de España. Haremos una labor de oposición al gobierno que salga, vigilaremos la constitucionalidad en el proceso de desarrollo del Estatuto y aplicaremos una política racional y no de confrontación y de sentimientos, de buenos y malos catalanes. Ciudadanos medita presentar listas en Madrid en mayo de 2007 La agrupación madrileña espera decidir antes de un mes y medio CRISTINA DE LA HOZ MADRID. Los tres escaños obtenidos por Ciudadanos han llenado de optimismo a una organización que ya piensa en clave nacional. Así al menos lo manifestó ayer su líder y nuevo diputado autonómico, Albert Rivera, a todo aquel que le quisiera escuchar. Lo cierto es que lo que nació como una plataforma de intelectuales de izquierdas hartos del debate identitario al que se ha sumado el socialismo catalán ya había expresado antes del 1- N su disposición a intentar también el asalto municipal, aunque sólo de los ayuntamientos catalanes, para, posteriormente, ir a las legislativas con listas en el resto de España. Los mimbres con los que cuenta Ciudadanos son la constitución de agrupaciones en ciudades como Madrid, Valencia, Málaga, Sevilla, Salamanca o Palma de Mallorca. De hecho, la de Madrid es junto a la catalana la más numerosa en número de inscritos, con casi trescientos, que van creciendo exponencialmente según su coordinador, el economista Enrique Calvet. Registrada la agrupación de manera formal apenas hace dos meses- -en concreto el 3 de septiembre- lo importante ahora es que la gente sabe que existimos señala Calvet en declaraciones a ABC. En todo caso, la decisión sobre si la Agrupación Territorial de Madrid- Partido de la Ciudadanía se presenta a las próximas elecciones locales y autonómicas del último domingo de mayo de 2007 llevará tiempo, reflexión y mesura. No somos tontos ni alocados aunque el tiempo de espera no parece demasiado dilatado, desde el momento en que el coordinador madrileño estima que en mes o mes y medio puede estar tomada la decisión. ¿Y en cuanto a la adopción? -Todavía no nos hemos manifestado. Estos asuntos los debemos abordar con calma. -Ha habido quien les ha llamado abortistas. -Nosotros respetamos la legalidad vigente. Nos parecen bien los supuestos actuales. Somos un partido laico. Ninguno de sus adversarios le ha felicitado. Rivera ha logrado tres diputados. Lidera un partido laico, de izquierdas, que defiende que la moral pertenece al ámbito privado y que no se puede legislar POR MARÍA ANTONIA PRIETO BARCELONA. Abierta la brecha en Cataluña, Ciutadans aspira a llevar la rebelión ciudadana al resto de España. Albert Rivera dice compartir los valores de la socialdemocracia y el liberalismo progresista y, en asuntos como el aborto o el testamento vital, deja claro que la moral no debe ser un condicionante político ¿Tienen una opinión sobre los usos de las células madre? -Siempre estaremos a favor de la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos y la moral no debe ser un condicionante político. Pero, como cualquier debate científico, debe abordarse desde un punto de vista técnico. Es necesario un espacio neutral de convivencia y todos los partidos intentan imponer su moral. -El nuevo gobierno, ¿podrá contar con Ciutadans para el impulso de políticas sociales? -Por supuesto. Siempre estaremos a favor de la igualdad de oportunidades, del bienestar social y de la libertad individual por encima de los derechos históricos o territoriales. Estamos con los valores de la socialdemocracia y del liberalismo progresista. ¿Le ha llamado algún candidato para felicitarle? -No. ¿Qué venderá Ciutadans en el resto de España si no hay nacionalismo que condenar ni castellano que defender? -Ya tenemos agrupaciones en Madrid y otras ciudades, pero ahora tenemos que analizar con cautela dónde presentamos listas a las municipales. Aspiramos a ser un partido bisagra. Le pondré un ejemplo. El PP se opuso al Estatuto catalán y resulta que vota que Andalucía es una realidad nacional y en Valencia apoya que la lengua propia es el valenciano cuando criticó que en Cataluña la lengua propia sea el catalán. El PP y el PSOE actúan por intereses de poder. Muchos ciudadanos están hartos y esos son los que nos dan su apoyo. Sede nacional en Barcelona A diferencia del resto de los partidos de ámbito nacional que tienen su sede nacional o federal- -según la nomenclatura de cada uno- -en Madrid, las agrupaciones de Ciudadanos dependen orgánicamente de una dirección nacional radicada en Barcelona, y será con ésta con la que se tome, de forma colegiada, la decisión sobre la expansión electoral del nuevo partido político. Hay que hacerse antes las siguientes preguntas: ¿Tenemos los recursos? teniendo los recursos, ¿nos interesa ir a las elecciones de mayo próximo o esperar a las generales? si vamos a las elecciones de mayo de 2007, ¿presentamos candidatura autonómica o sólo municipales? ¿qué candidatos tenemos? se pregunta Calvet. Los promotores de Ciudadanos son conscientes de las dificultades de trasladar un mensaje que si en Cataluña se identificaba con un indisimulado antinacionalismo en el resto de España intenta explorar una especie de tercera vía para electores que no se sienten identificados ni con PSOE ni con PP. Ciudadanos recibió ayer algunos apoyos llamativos como el de la eurodiputada socialista Rosa Díez, que se felicitó entusiásticamente de los resultados cosechados por esta formación y vaticinó su futura expansión por toda España. También el filósofo Fernando Savater se sumó a las congratulaciones. -Sabemos poca cosa de su proyecto social. ¿Qué opina por ejemplo del testamento vital? -Tenemos tres meses de vida. Todavía no tenemos una opinión en todos los terrenos, pero sí un ideario. Somos un partido de corte laico, que no anticlerical. No contemplamos un poder público moral ni una moral impuesta políticamente. La moralidad pertenece al ámbito individual de cada uno. ¿Dónde está la clave de su éxito? -Hemos acudido allí donde había un mayor hartazgo con el comportamiento de la clase política y sobre todo con la actitud del nacionalismo. Nos han apoyado los feudos clásicos del PSC en el cinturón industrial, así como una parte del electorado del PP que no estaba de acuerdo con la estrategia de pactos de Piqué, que se ha ofrecido insistentemente a CiU. ¿Tienen opinión sobre los matrimonios entre homosexuales? -Estamos a favor de los matrimonios entre homosexuales. Xavier Pericay ¿Qué lectura hace de los resultados? -Estamos ante una situación preocupante, porque cualquier pacto derivará nuevamente en un gobierno nacionalista. Se habla incluso de un acuerdo entre CiU y ERC, que sería un suicidio para Cataluña. La otra posiblidad, la del tripartito, sería más de lo mismo, la reedición de un fracaso. LA RONDA ás allá de certificar el alarmante descrédito de la política, puesto de manifiesto en una abstención escandalosamente alta, en un voto en blanco que dobla el de hace tres años y en la aparición de una nueva formación parlamentaria, Ciutadans- Partido de la Ciudadanía, que ha enarbolado desde sus orígenes la M ¿Y un gobierno en minoría de CiU con apoyos del PSC? -Este escenario generaría mucha inestabilidad. -Siendo ustedes de centro- izquierda, ¿se plantearían votar la investidura de Montilla? ¿Hablamos de Montilla en bandera de la regeneración política; más allá de todo ello, las últimas elecciones al Parlamento de Cataluña no han arrojado ningún resultado excesivamente novedoso, nada que permita hablar de un cambio sustancial en el equilibrio entre las distintas fuerzas en liza. Si bien se mira, las piezas del tablero apenas se han movido. Es verdad, los socialistas han sufrido un fuerte revés, pero este revés no ha sabido aprovecharlo su principal rival, Convergencia i Unió. Dicho de otro modo: aun cuando CiU haya ganado dos diputados con respecto a 2003, y se los haya quitado previsiblemente a Esquerra, se trata de una victoria fútil. Esquerra sigue siendo el partido decisivo, el que tiene la sartén por el mango. Sus escaños tanto pueden servir a CiU para retornar al poder, como al resto de la izquierda para reeditar un gobierno a tres bandas. Ayer Josep Lluís Carod- Rovira, respondiendo a una solicitud de Artur Mas, afirmó que estará encantado de hablar con el líder convergente. Pero en seguida recordó que él también está en su derecho de hacer lo propio con José Montilla y con Joan Saura. Y de hacerlo a un tiempo, sin esperar a que otro le dé la vez. Empieza, pues, la ronda. Durante los próximos días asistiremos a una comedia parecida a la que vivimos hace tres años. Y aquí quien dice una comedia dice una tragedia. Y, si no, que se lo pregunten a Mas.