Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA Elecciones catalanas s PP y ERC VIERNES 3 s 11 s 2006 ABC El PP confía en que el resultado confirme un cambio de tendencia para Zapatero Cataluña sigue siendo una plaza complicada para los populares s Un discurso como el de Ciudadanos nos hubiera convertido en un partido de ultraderecha dicen CRISTINA DE LA HOZ MADRID. Por puro efecto de traslación, si las elecciones catalanas del año 2003 constituyeron el preludio del triunfo del PSOE en las generales de 2004, la actual pérdida en escaños y votos del PSC puede anticipar un cambio de tendencia para Rodríguez Zapatero. Esta es una de las conclusiones del análisis que hace un destacado dirigente popular, en clave nacional, de los comicios del miércoles. La reflexión oficial tendrá lugar hoy en la reunión del comité ejecutivo, tras el cual comparecerá Mariano Rajoy. Prosigue el análisis de la dirección popular: Si el votante socialista en Cataluña reacciona ante un proceso electoral no acudiendo a votar o votando a una fuerza política alternativa como Ciudadanos ¿qué estará pasando con el votante socialista de, por ejemplo, Andalucía? Es más, agrega que fuera de Cataluña hay un núcleo importante de socialistas hartos de Rodríguez Zapatero El altísimo nivel de abstención es considerado un dato muy relevante dentro de la argumentación de los populares. Las expectativas de cambio actúan a modo de espoleta sobre la participación, incrementándola. Pero a pesar de que se percibía como más que probable el triunfo de los convergentes, el electorado del PSC no ha respondido para impedirlo y ha preferido quedarse en casa Tercer fenómeno de unos comicios cuando menos peculiares: la irrupción de Ciudadanos de Cataluña En este punto, las distintas fuentes populares consultadas por ABC confían en que se trate de un fenómeno pasajero, de una mera llamada de atención, que no se consolide electoralmente. a pesar de las críticas de algunos dirigentes, como Alejo Vidal- Quadras, respecto a que no se ha capitalizado el voto no nacionalista, los distintos medios consultados coinciden en afirmar que un discurso como el de Ciudadanos nos hubiera convertido en un partido de ultraderecha. Además, el PP no puede hacer una campaña con nuestro candidato desnudo ironizan. Pero tras el pormenorizado análisis sobre los fallos ajenos, admiten que Cataluña sigue constituyendo para ellos un problema electoral, sobre todo si aspiran a ganar de nuevo las legislativas. La Comunidad catalana es junto a la andaluza uno de los principales graneros de diputados nacionales y la diferencia electoral entre PSOE y PP viene determinada por la actuación del electorado de ambas regiones. Así, aunque el resultado del miércoles ha sido recibido con alivio por la dirección nacional, es cierto que el varapalo de los socialistas catalanes no se puede atribuir a un éxito propio del PP. Tampoco deja de preocuparles la campaña que algunos medios de comunicación, se supone que ideológicamente cercanos, han hecho a favor de Ciudadanos de Cataluña, hasta el punto de que la parte mediática se está convirtiendo en un auténtico quebradero de cabeza. En unas elecciones generales, en las que vas a tener la necesidad absoluta de agrupar el voto, a nada que haya una fisura, estamos perdidos dicen en Génova. Candidato desnudo Creen que el voto de la formación liderada por Albert Rivera se ha nutrido en una tercera parte por votos del PP y en dos terceras partes, del PSOE. Dados los porcentajes de representación de socialistas y populares en Cataluña, el fenómeno nos afecta casi por igual Pero Carod, ayer, tras la reunión de la Ejecutiva de su partido EFE Carod augura el fin del PSC si traga con la sociovergencia ERC rehúye posturas maximalistas y concede a CiU la iniciativa para negociar À. GUBERN BARCELONA. ERC, parte necesaria para la futura gobernabilidad de Cataluña siempre y cuando no fructifique la sociovergencia advirtió ayer al PSC de las consecuencias que para su futuro tendría esta posibilidad. Josep Lluís CarodRovira, que podría ver cómo la llave de la gobernabilidad que presume de ostentar se queda sin cerradura que abrir, consideró que es mucho más peligroso para el PSC que para la misma ERC una hipotética imposición del PSOE en la línea de forzar un acuerdo entre socialistas y CiU. Aunque ERC se quedara a las puertas de la Generalitat, Carod consideró que la sociovergencia tendría consecuencias que irían mucho más allá de esta legislatura: Un PSC como subsistema de la calle Ferraz sería letal para su futuro Para el republicano, quien más preocupado debe estar por la injerencia del PSOE es más el PSC que la propia ERC: Si la sociedad catalana percibe que el PSC, además de no existir en Madrid- -sin grupo parlamentario propio- -tampoco existe en Cataluña, se acabará preguntando para qué sirve este partido En todo caso, y casi como no queriendo ver otra posibilidad que no sea el regreso de ERC a la Generalitat, los republicanos volvieron a bailar el tango que mejor se les da, el de el dejarse querer. Por si acaso, Carod evitó mostrar físicamente la llave que sí enseñó en 2003, aludiendo a programa social y desarrollo del Estatuto como condiciones. En todo caso, nada de maximalismos que pudiesen frustrar su regreso. Carod, que auguró una negociación rápida, señaló que es Artur Mas (CiU) quien debe abrir el baile y explicar qué música quiere Los populares creen que fuera de Cataluña hay un núcleo de socialistas hartos de Zapatero NOTAS AL MARGEN Miquel Porta Perales UNA FEDERACIÓN DEL PSOE l descalabro socialista en las autonómicas catalanas podría reabrir una cuestión que el oficialismo reinante en el PSC considera cerrada desde que en 1978 surgió el Partit dels Socialistes de Catalunya como consecuencia de la fusión del Par- E tit Socialista de CatalunyaCongrés, el Partit Socialista de Catalunya- Reagrupament y la Federación Catalana del PSOE. Fusión que, en realidad, fue una absorción: el primer partido aspiró a los otros dos. Así fue como desapareció el PSOE en Cataluña y apareció un socialismo nacionalista que- -según los documentos- se desarrolla en una nación concreta, Cataluña, con un marco territorial, una historia y una lengua propia, una economía y una sociedad diferenciada La cuestión que podría surgir después del descalabro: el PSC, ¿ha de ser un partido federado con el PSOE o una federación del PSOE? Cuando el sector nacionalis- ta liderado por Pasqual Maragall ha sido expulsado del poder, cuando el catalanismo social de Montilla ha sufrido un serio varapalo y ha fortalecido el nacionalismo de CiU, cuando el socialismo catalán necesita el oxígeno que le proporciona el español, cuando ni Montilla ni Zapatero movilizan a un electorado natural ajeno a la deriva identitaria del partido, cuando eso sucede, la reconstitución de la Federación Catalana del PSOE- -aunque suponga pasar del fuego a las brasas- -asoma en el horizonte. Para ello, se necesita un PSC corajudo y sin complejos. Virtudes que escasean en un partido que es parte integrante del Régimen instalado en Cataluña.