Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 2 s 11 s 2006 Necrológicas AGENDA 61 Clifford Geertz s Antropólogo Intérprete de las interpretaciones También sociólogo y psicólogo, no se consideraba un patriota de la antropología Clifford Geertz, creador de la llamada Antropología simbólica y considerado uno de los teóricos contemporáneos más influyentes de los Estados Unidos, ha fallecido a los 80 años en Filadelfia. Geertz vivía en Pricenton (Nueva Jersey) de cuya Universidad era profesor emérito. Nacido en San Francisco, California, en 1926, interrumpió sus estudios para servir en la Marina norteamericana durante la Segunda Guerra Mundial (1943- 45) Se licenció en Filosofía en el Antioch College (Ohio) y seis años más tarde se doctoró en Antropología en la Universidad de Harvard. Comenzó su actividad académica en el prestigioso MIT (Massachussets Institute of Technology) y pasó por varias escuelas antes de formar parte del equipo de antropólogos de la Universidad de Chicago (1960- 70) posteriormente se convirtió en profesor de ciencias sociales de la Universidad de Princeton, de cuyo Instituto de Estudios Avanzados fue nombrado profesor emérito en los años noventa del pasado siglo. El antropólogo recibió el doctorado honorífico del Bates College en 1980. Geertz estuvo influenciado y escribió mucho sobre la obra del antropólogo francés Claude Lévi- Strauss, figura hegemónica de la antropología en los años sesenta del siglo XX. También recibió influencias de Weber, Langer, Foucault, Paul Ricoeur, Gadamer, Wittgenstein y Bourdieu. Geertz, cuyos trabajos se desarrollaron en diversos escenarios geográficos, como Java, Bali, Sumatra y Marruecos, sostenía que para estudiar la cultura desde un punto de vista antropológico es imposible aplicar una ley o una teoría determinada. Para él la única manera de estudiar las conductas humanas dentro del contexto cultural al que pertenecen es a través de la experiencia y de la observación del investigador. Por ello desarrolló numerosos trabajos de campo, viviendo años en los sitios que estudiaba. La conductas deben ser estudiadas como la arqueología estudia el suelo, capa a capa -decía Geertz -desde la más externa, donde los símbolos culturales se manifiestan más claramente, hasta la más profunda, donde se encuentra la matriz de esos símbolos. En la Universidad de Chicago, ABC Geertz se convirtió en el campeón de la antropología simbólica que pone particular atención al papel del imaginario (o símbolos en la sociedad. Los símbolos son el marco de la actuación social. La cultura, según la delinea Geertz en su famoso libro La interpretación de las culturas (1973) es un sistema de concepciones expresadas en formas simbólicas por medio de las cuales la gente se comunica, perpetúa y desarrolla su conocimiento sobre las actitudes hacia la vida La función de la cultura es dotar de sentido al mundo y hacerlo comprensible. El papel de los antropólogos, por tanto, es intentar (pues la comprensión total de los hechos sociales no es posible) interpretar los símbolos clave de cada cultura (a esto se llama descripción densa) Geertz entiende la antropología como observación en pro- fundidad, registro y análisis. Sus trabajos abordan los ámbitos del poder, el cambio político y económico, los mitos, la religión, la familia, etc. Así investigó en religión, especialmente en el Islam, en los bazares comerciales tradicionales, en el desarrollo económico y en la estructura política; así como en la vida aldeana y familiar. Últimamente trabajaba en la cuestión de la diversidad étnica y sus implicaciones en el mundo moderno. Analizando la naturaleza simbólica de los rasgos culturales, los significados que tienen en el entorno donde se producen y tienen validez o constituyen identidad, los denomina las estructuras simbólicas Trata de romper con la observación distante y curiosa del antropólogo que analiza la escena desde fuera y propone la inmersión en el ambiente, la descubierta, a través de la vivencia humana y cercana de las redes de significación tejidas por quienes pertenecen a una cultura. Geertz reformuló el concepto de cultura que aparece como una construcción en la que participan los distintos individuos de un conjunto humano localizado territorialmente, que comunican sus fuentes de iluminación simbólica (la estructura simbólica) a las generación que les suceden. Entre sus muy numerosas obras destacan Agricultural Involution (1963) La interpretación de las culturas (1973) Mito, símbolo y cultura La Religión en Java (1976) El antropólogo como autor (1989) y Ensayos de antropológica interpretativa (1990) Jean- Baptiste Jerome Colonna Jean- Baptiste Jerome Colonna, alias Jean- Jé considerado como el último padrino de la isla francesa de Córcega, murió ayer sin que la justicia haya logrado ponerle la mano encima por sus graves delitos. Fuentes de seguridad corsas anunciaron la muerte del padrino de 67 años, en un accidente de tráfico ocurrido en el departamento de Córcega del Sur, en el Mediterráneo. Un informe parlamentario de 1998 se refería a él como el único padrino de Córcega. La vida rocambolesca de este hombre, que vivió como prófugo de la justicia durante diez años en Iberoamérica, acabó en el asfalto cuando el coche que conducía se estrelló contra un puente. Según la hipótesis policial, Jean- Jé pudo sufrir un infarto cardíaco cuando se encontraba al volante del automóvil, perdiendo así el control Jean- Baptiste Jerome Colonna en 2004 AFP del mismo. El nombre del último padrino corso salió a relucir en el conocido caso de la French Connection, una organización criminal que en los años cincuenta y sesenta del siglo XX hacía transitar heroína del sur de Francia a Estados Unidos. En 1978 Jean- Jé fue condenado a 17 años de prisión por haber sido uno de los organizadores de la French Connection, pero recurrió la sentencia y, por motivos turbios, no volvió a sentarse en el banquillo por este caso. En 1985, cuando prescribieron los cargos, regresó a su tierra, tras pasar diez años prófugo en Suramérica. En su pueblo natal de Pila Canale Jean- Jé llevaba una vida discreta y, según el citado informe parlamentario, conservaba actividades en torno a la hostelería, el juego y las discotecas Nunca fui, ni seré el padrino de Córcega aseguró en una entrevista en 2002, en la que admitió que se había codeado con ese círculo para vengar a su padre, asesinado en 1955. Silvio Varviso El director de orquesta suizo Silvio Varviso falleció ayer en la ciudad belga de Amberes, a los 82 años, tras una corta enfermedad, anunció la Vlaamse Opera (Ópera Flamenca) Varviso había dirigido la Vlaamse Opera durante los últimos quince años. Nacido en Zurich en 1924, era hijo de un profesor de canto, Varviso estudió con el director austríaco Clemens Krauss. Tocaba el piano, el violín y el clarinete. A los 20 años dirigió por primera vez una representación de La flauta mágica de Mozart, en Saint- Gall (Suiza) Posteriormente trabajó en Basilea, París, Berlín, Stuttgart, San Francisco, Nueva York y Estocolmo. Silvio Varviso dirigió cuarenta representaciones del Festival de Bayreuth, y según la Vlaamse Opera de Amberes sus grabaciones de óperas wagnerianas son aún un punto de referencia Entre sus grabaciones se cuentan El Barbero de Sevilla de Rossini, con Teresa Berganza; Anna Bolena de Donizetti, con Marilyn Horne; La Sonámbula de Bellini, con Joan Sutherland; Don Carlos de Verdi, con Plácido Domingo; y Aída de Verdi, con Birgit Nilsson y la mezzosoprano belga Rita Gorr. Mireya Hernández La escritora y periodista panameña Mireya Hernández ha fallecido tras una larga enfermedad en Panamá. Fue ganadora en cuatro ocasiones del Concurso Nacional de Literatura Ricardo Miró. Mireya Hernández estaba siendo tratada de su enfermedad en Cuba. Profesora de Lengua y Literatura española, nació el 13 de febrero de 1942, en la ciudad de Panamá. Ejercía como locutora de radio y colaboraba en diarios y revistas sobre todo en periodismo cultural. Ha ejercido también como relaciones públicas en el Instituto Nacional de Cultura, en el Instituto Nacional de Deporte, la Asamblea Legislativa, y la Presidencia de la República. En 1976 obtuvo el Premio de Prensa del Sindicato de Periodistas de Panamá en la sección Entrevista.