Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 2- -11- -2006 MADRID 55 La muerte en euros Féretros: Entre los 73 y los 6.000. Coche fúnebre: A partir de 166. Capilla ardiente: Oscila entre los 83 y 222. Sepultura 99 años: 4.348. Nichos 10 años: 723. Nicho doble (99 años) 3.789. Funda de lona para traslados: 71. Filtro depurador de gases: 33. Libro de firmas: el más barato, 32. Placa de incineración: 20. Spray desinfectante: 8. Sudario: 17. Urna: La más cara, 1.820 euros. Coronas de flores: La más barata, 33 euros. La más cara, 1.154. Decoración de capilla: 16.000. Servicio religioso: 150. Los difuntos en otras religiones Además de los cerca de 200 cementerios católicos que hay en la región, las comunidades musulmana y anglicana disponen de cementerio propio para enterrar a sus muertos según sus preceptos religiosos POR JESÚS BASTANTE MADRID. Todas las religiones veneran a sus muertos en una tradición que hunde sus raíces en las postrimerías del primer milenio de nuestra era. Aunque la celebración, hoy, del Día de Difuntos, es una costumbre cristiana (fundamentalmente católica) todas las confesiones recuerdan a sus familiares fallecidos, dentro de una cosmovisión similar que habla de otra vida posterior a la terrenal. Además de los cerca de 200 cementerios católicos situados en la Comunidad de Madrid, las comunidades judía, musulmana y anglicana disponen de cementerio propio para enterrar a sus difuntos según sus preceptos religiosos. Pero fundamentalmente, la de hoy es una jornada tradicionalmente católica. están unidas en torno a la creencia en la vida eterna. Con la festividad de Todos los Santos, la Iglesia recuerda a todos los santos sin distinción, y hace también una llamada a que todos los fieles católicos vivan su vocación a la santidad según sus propios estados de vida. Para el arzobispo castrense, Francisco Pérez, esta celebración fue cambiando con el transcurrir de los siglos. Así, en Siria esta solemnidad era el viernes después de Pascua. Al principio del siglo VI, el Papa Bonifacio IV trasladó a él una multitud de reliquias de mártires, sacadas de las Catacumbas, consagrándolo, el 13 de mayo de 610, para ser templo de la Santísima Virgen y de todos los Mártires. Por este motivo empezó a celebrarse en ese día la fiesta de Todos los Mártires, trasladada por Gregorio IV (827- 844) al 1 de Noviembre con el título de Todos los Santos extendiéndose a toda la Iglesia Por su parte, la Comunidad Anglicana cuenta con un cementerio en el distrito de Carabanchel. la ventanilla de su automóvil y adquiría un ramillete. Se nota que ha venido menos gente que el año pasado. Los crisantemos no han tenido mucho éxito, se prefiere los claveles explicaba la florista del cementerio de San Isidro. Los responsables de los puestos de flores que salpicaban la entrada al cementerio de la Almudena tampoco estaban muy contentos con la venta. Esperábamos mucho más, los ilegales no hacen mucho daño porque no podemos competir con sus precios. Además, mucha gente ya se las trae de casa comentaban. Cientos de coches peregrinaron ayer hacia los campos de cipreses. A pesar de que se recomendaba el uso del transporte público, fueron demasiados los que optaron por el automóvil, creando tapones en las entradas y salidas. Yo es que ni me quería acercar, pero me ha tocado. Te tiras perfectamente media hora haciendo cola. Es todos los años lo mismo contaba un taxista. lleva al frente de este cementerio madrileño lo que más le ha llamado la atención es el aumento de la incineración, que ha pasado de un 12 por ciento a un 30. Muchos la prefieren por cultura y también influyen los deseos del difunto, hay gente que quiere esparcir las cenizas por el mar o la montaña, por ejemplo explica. Abánades asegura que hay una serie de fechas clave a la hora de acudir a los camposantos: el cumpleaños del muerto, los aniversarios, el día de la madre, el día del padre y las fechas cercanas al día de Todos los Santos. sotros tenemos corazón indican. Las historias y anécdotas se amontonan en su conversación intentando descubrir qué historias son las que más les han marcado. Lo peor siempre suele ser cuando te toca cavar la sepultura de un niño explica Julián. Ramón asiente, aunque también añade aquellos casos en los que ha tenido que preparar la fosa para una familia entera: Cuatro miembros, los padres y dos hijos. Murieron asfixiados cerca de aquí Hay gente a la que le da igual cómo estén las tumbas durante el año, pero un día como hoy tienen que estar relucientes. Es mejor eso que nada, pero es un engaño explicaba María Teresa, que ayer paseaba junto a su marido y una sobrina cerca del Jardín del Recuerdo, un espacio verde destinado para los que optan por la incineración. Dicen que de la veneración a los muertos depende en gran manera el respeto entre los vivos. Quizá la tradición del día de Todos los Santos, tal y como denuncian los más ancianos, se esté muriendo con sus difuntos. Ojalá no ocurra, ¿quién iba a cuidar de nosotros? preguntaba un octogenario. Islam y Judaísmo En Madrid existen 3 cementerios musulmanes. Pronto habrá un cuarto, después de que el Consistorio aprobara, el pasado mes de marzo, la cesión de una parcela de 10.000 metros cuadrados en el Cementerio Sur de Carabanchel para la realización exclusiva de enterramientos islámicos. En Griñón existe otra necrópolis musulmana. Los islámicos no tienen un día señalado de visita al cementerio. Su religión no admite la incineración, y sigue un ritual de entierro absolutamente planificado. Así, el rito comienza con el baño y amortajamiento del fallecido. Posteriormente, se procede a la oración fúnebre antes de darle sepultura. El cuerpo se entierra sin ataúd y sin elementos de valor. La Comunidad Judía de Madrid cuenta con un cementerio hebreo en la carretera de Vicálvaro, así como otro en Hoyo de Manzanares. Como los musulmanes, los judíos no cuentan con un día específico para recordar a los difuntos. Durante el funeral los allegados rasgan una pieza de ropa como símbolo de duelo. En el budismo los muertos suelen ser incinerados, mientras que los hinduistas creen que, en el momento de la muerte, el alma abandona el cuerpo, que se ha vuelto inservible. La vida eterna Tanto la liturgia de Todos los Santos como el Día de Difuntos comenzaron a celebrarse en el año 998 en la abadía benedictina de Cluny (Francia) que pronto se extendió por toda la Iglesia y en el siglo XIV tenía también lugar en Roma. Desde entonces, ambas celebraciones Una profesión de muerte El cementerio de la Almudena cuenta con 40 enterradores. Es una profesión muy dura, tanto a nivel físico como moral asegura uno de ellos, Ramón. Sus manos están llenas de callos y sabañones. Cada día cavamos unas cinco o seis sepulturas, y lo hacemos a pala. Cada una de ellas tiene toneladas de tierra explica Julián, otro enterrador del cementerio. Su jornada laboral discurre de ocho de la mañana a tres de la tarde, llueva, nieve o haga calor Estos profesionales confiesan haber llorado mientras cavaban alguna sepultura. No- La incineración, cada día más Se calcula que un millón y medio de personas acuden cada año a los cementerios de la región. Gabino Abánades es el director del de la Almudena desde 1986. En los veinte años que