Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 2- -11- -2006 43 El BCE prepara a los mercados para una subida de tipos en diciembre hasta el 3,5 Jean Claude Trichet, presidente del Banco Central Europeo El Gobierno de Evo Morales pagará a las petroleras según el dinero que inviertan Las diez compañías que operan en el país destinarán 2.800 millones de euros entre 2007 y 2010 s De esa cantidad, 800 millones corresponderán a Repsol YPF JAVIER GONZÁLEZ NAVARRO MADRID. Van pasando los días y se van conociendo, a cuenta gotas, más detalles de los contratos firmados el viernes y sábado pasados entre el Gobierno boliviano y las 10 petroleras extranjeras que operan en el país, entre las que se encuentra la española Repsol YPF. Así, ha trascendido ahora que los ingresos del Estado establecidos por el decretazo de Evo Morales del 1 de mayo pasado- -cuando anunció la renacionalización del gas y del petróleo- -en el 82 de las rentas del negocio de los hidrocarburos no será un porcentaje fijo, sino que variará en función de las inversiones que realice cada compañía. Aunque se mantendrán fijos tanto los ingresos por el IDH (impuesto directo a los hidrocarburos) como las regalías (32 y 18 respectivamente) la parte variable será el 32 que recibe la estatal YPFB, que será, cuando entren en vigor los nuevos contratos, la propietaria de todos los hidrocarburos del país. Eso quiere decir que aquellas petroleras que más inviertan, más ingresos podrán recibir. IMPUESTOS Y PETROLERAS EN BOLIVIA En porcentaje Hasta el 1 de mayo de 2006 Regalías 18 Decretazo de Evo Morales (1- 5- 06) Regalías 18 Ingresos petroleras 18 Contratos firmados el 29- 10- 06 Regalías 18 Ingresos petroleras 18 (3) IDH (1) 32 Ingresos petroleras 50 IDH (1) 32 YPFB (2) 32 IDH (1) 32 YPFB (2) 32 (1) Impuesto Indirecto a los Hidrocarburos. (2) Compañía estatal. (3) Variables según cada yacimiento Contratos a medida Los 69 nuevos contratos firmados por el Gobierno de Evo Morales y las 10 petroleras extranjeras que operan en el país están redactados a medida de cada yacimiento. Los campos de hidrocarburos más importantes, como Itaú, Incahuasi, San Alberto, San Antonio y Margarita generarán al Estado boliviano unos ingresos del 82 de las rentas. En otros yacimientos más pequeños, las petroleras obtendrán unos beneficios superiores al 20 La duración de las concesiones varía entre los 23 y los 31 años. En ningún caso alcanza los 40 años que querían las petroleras. Cada trimestre y en dólares Hay que recordar que, según los nuevos contratos, es YPFB quien pagará a las petroleras, trimestralmente y en dólares, en función de la actividad que desarrollen. Es decir, que estas compañías han pasado a ser en la práctica prestadoras de servicios. Hasta ahora se conoce que Repsol YPF tiene previsto invertir unos 800 millones de euros en los próximos años para impulsar su negocio en Bolivia después de mantener casi congeladas durante los últimos meses unas inversiones de 400 millones de euros. La francesa Total ha anunciado inversiones por valor de 1.600 millones de euros en los yacimientos de Itaú y Incahuasi. Sin embargo, el ministro de Minas y Energía de Brasil, Silas Rondeau, ha afirmado que es muy temprano para dar señales de nuevas inversiones en Bolivia El ministro de Hidrocarburos boliviano, Carlos Villegas, dijo ayer que las petroleras invertirán 2.800 millones de euros entre 2007 y 2010. En cualquier caso, todavía deben concretarse cada uno de los 69 contratos que corresponden a otros tantos yacimientos. Los más importantes, los de Itaú, Incahuasi, San Alberto, San Antonio y Margarita, generarán a las petroleras unos ingresos del 18 y del 82 para el Estado boliviano. En otros campos más pequeños, los beneficios para las compañías superarán el 20 Esos 69 contratos no entrarán en vigor seguramente hasta enero del año que viene, ya que han de cerrarse todos ellos para mandarlos al Congreso boliviano, que quiere darles prioridad para que estén aprobados lo antes posible. La duración de las concesiones a las petroleras varía en cada yacimiento y oscila entre los 23 y los 31 años, lejos de los 40 años que pedían las compañías. ABC